EL PAíS › AMENAZAS AL SECRETARIO GENERAL DE LA PRESIDENCIA Y A MADRES

Los desconocidos de siempre actúan

Oscar Parrilli explicó que recibieron una amenaza telefónica advirtiéndole que iban a hacer “desaparecer todo lo que se hiciera en la Escuela de Mecánica de la Armada”. También intimidaron a Hebe de Bonafini.

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, denunció ayer que en la Casa Rosada recibieron una amenaza telefónica en la que se advirtió que iban a hacer “desaparecer todo lo que se hiciera en la Escuela de Mecánica de la Armada”. El funcionario atribuyó el llamado a “los nostálgicos del terrorismo de Estado” y adelantó que el Gobierno realizará la correspondiente denuncia ante la Justicia. También la Asociación Madres de Plaza de Mayo fue intimidada a propósito de la creación del Museo de la Memoria. En su caso recibió en los últimos días diversos correos electrónicos de un supuesto “Comando 24 de Marzo”. “El mensaje fue que si no nos dejábamos de joder, nos iban a liquidar”, precisó la presidenta de esa asociación, Hebe de Bonafini.
Parrilli hizo público que el Gobierno había sido amenazado a raíz de la decisión del presidente Néstor Kirchner de transformar la ESMA en el Museo de la Memoria tras una visita que realizó a la Asociación de Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad. El secretario general de la Presidencia concurrió a esa entidad para solidarizarse por la destrucción de los árboles que el sábado pasado habían sido plantados en memoria de los desaparecidos de ese barrio porteño.
“Se señaló que todo lo que se hiciera en la ESMA iba a desaparecer”, reveló Parrilli acerca de la amenaza telefónica que se recibió en la Casa Rosada. El llamado tuvo lugar en las últimas horas de la tarde del jueves y fue realizado al conmutador de la Secretaría General de la Presidencia. Quien lo atendió fue un empleado de esa dependencia.
Si bien los autores de la amenaza no fueron identificados, Parrilli sostuvo que “son los nostálgicos del terrorismo de Estado a los cuales les duele la política que Kirchner está llevando adelante, que nosotros ratificamos plenamente”. También dio cuenta de la determinación del Gobierno de realizar la denuncia penal del caso para “encontrar a los responsables” de esa intimidación.
Parrilli realizó la visita al barrio porteño de San Cristóbal junto con el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, quien más tarde acompañó a Bonafini en una conferencia de prensa en la que las Madres de Plaza de Mayo dieron a conocer las amenazas que recibieron en los últimos días. “Se trata de una campaña de intimidación de los sectores nostálgicos del terrorismo de Estado”, dijo Bonafini en el mismo sentido que el secretario general de la Presidencia.
Las Madres de Plaza de Mayo venían siendo amenazadas telefónicamente en los últimos tiempos. “Dejaban mensajes con todo tipo de insultos”, recordó Bonafini.
El modus operandi, sin embargo, cambió después del acto por la creación del Museo de la Memoria: lo que empezaron a recibir entonces fueron correos electrónicos de un supuesto “Comando 24 de Marzo” con diversos textos amenazantes. Bonafini detalló que algunos mensajes decían “que si no nos dejábamos de joder, no iba a quedar ninguna; que hablaban en serio y que la ESMA es de sus dueños, que son los marinos”. Otro mensaje recibido por las Madres de Plaza de Mayo indicaba que las iban “a liquidar” e incluso llegó uno proveniente de Francia que sostenía que “los desaparecidos deberían haber sido 300 mil”.
Bonafini no dudó en dirigir sus sospechas a sectores vinculados con la Armada. “La Marina de Guerra –expresó– secuestró, torturó, violó y asesinó a tres de nuestras mejores madres: Azucena Villaflor, Esther de Careaga y Gladys Ponce.”
La presidenta de Madres de Plaza de Mayo también recordó que en los últimos días tanto ella como su hija sufrieron “detenciones sospechosas” por parte de policías a la salida de la autopista que une Buenos Aires-La Plata. Además, consideró como parte de la misma campaña el obsequio de un jabón con la leyenda “¡Limpieza General!” que distintos jóvenes les hicieron a varias integrantes de la asociación durante el acto del último miércoles en la ESMA. La revelación de los llamados intimidatorios a la Secretaría General de la Presidencia y a la sede de las Madres de Plaza de Mayo se suma a la amenaza que el propio Kirchner recibió por la creación del Museo de la Memoria. La intimidación al Presidente se concretó a través de un celular que habitualmente responde su secretario privado, Daniel Muñoz.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, acompañó la denuncia de Bonafini.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.