EL PAíS › SE CUMPLE UN AÑO DE LA GESTION DE JUEZ EN CORDOBA

“Entró en la cuenta regresiva”

Por Camilo Ratti
Desde Córdoba

“La luna de miel con los cordobeses todavía existe, pero entró en la cuenta regresiva.” La frase, repetida más o menos igual por todos los encuestados de Página/12, es una buena síntesis del primer año de gestión de Luis Juez al frente de la Municipalidad de Córdoba. Después de escuchar a consultores, opositores políticos y hombres del juecismo, la conclusión es que el período de prueba ya pasó y que llegó el tiempo de que la acción reemplace al discurso y a las promesas de campaña.
Sin embargo, la imagen positiva del intendente (un 70 por ciento según datos de las dos empresas que se dedican a medir la imagen de los políticos mediterráneos) todavía le dan aire para construir un modelo de gestión que hasta el momento no superó las buenas intenciones. “Debe reinventarse como estadista, porque ya pasó el tiempo del candidato o el tipo que apagaba incendios. Para gobernar una ciudad como Córdoba, o ser un futuro gobernador, hay que estar por encima de los problemas, no dentro de ellos”, graficó ante este diario Gustavo Córdoba, titular de Consultores en Políticas Públicas.
Según esta consultora, el primer año de gestión de Luis Juez, que se cumple hoy, fue “un aprendizaje” que sirvió para acomodarse, pero que debe necesariamente dar un salto cualitativo en la definición de un modelo de construcción política “para estar a la altura del desafío asumido en una elección histórica, que quebró el bipartidismo en la provincia y que aportó un aire de frescura a la política local”.
Sin embargo, la última encuesta realizada por esta empresa entre agosto y septiembre de este año, sobre un total de 400 casos, muestra una disminución del 15 por ciento en la imagen positiva de Juez, que pasó de un 92 por ciento en febrero a un 77 por ciento en agosto. “El porcentaje pasó directamente de lo positivo a lo negativo. Además, un 35 por ciento de los que lo votaron el año pasado no lo volvería a votar. Esto marca que la gente no vislumbra un rumbo, un plan de gobierno.” A pesar de ello, la encuesta arroja un dato que, según Córdoba, no debe soslayarse a la hora de evaluar una gestión o un dirigente: el 85,8 por ciento de los encuestados está de acuerdo en que hay que darle mas tiempo a Juez, contra un 12,5 por ciento que está en desacuerdo. “Este tiempo no es infinito, por eso el juecismo debe encontrar su identidad política y de gestión, para poder encarar un proyecto que satisfaga todas las expectativas que generó cuando le ganó a De la Sota.”
Para la Consultora Delfos, que maneja datos sobre la imagen de Juez como dirigente, no de su gestión, el intendente tiene hoy un 68 por ciento de imagen buena, contra un 4 por ciento de mala y 13 por ciento de regular, según una encuesta realizada entre el 20 y el 26 de noviembre pasado, sobre un total de 500 casos de personas mayores de 18 años, con una confiabilidad de un 95,5 por ciento y un margen de error de +/- 3.
Entre las múltiples acciones a mejorar, tanto los analistas como los juecistas admiten que el principal problema de esta gestión es su “gravísimo déficit comunicacional”. “En lo que más fallamos es en la comunicación con la sociedad. No sólo de los actos de gobierno que hacemos bien y que la gente ni se entera, como por ejemplo la salud, que ha mejorado notablemente, o el ordenamiento financiero de una municipalidad que estaba desquiciada y hoy tiene superávit, sino también en la forma en que Juez afronta los problemas. El no puede estar todo el tiempo en todos lados, respondiendo todo. Eso genera un desgaste terrible a su figura y desnuda una incapacidad de los que lo acompañan en la gestión”, reconoce un juecista que sabe del tema.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.