EL PAíS

Kirchner vuelve hoy de su “descanso de trabajo”

Pasó el fin de semana en El Calafate junto a Cristina Fernández, Alberto Fernández y Carlos Zanini. Analizaron el escenario para el 2005 luego de la salida del default y las candidaturas legislativas.

En público se mostró de paseo por El Calafate, haciendo bromas con los turistas y tomando mate en el patio de su casa. Sin embargo, hombres vinculados al Gobierno aseguran que, lejos de esa imagen relajada y veraniega, el presidente Néstor Kirchner y los integrantes de su mesa chica estuvieron desde el viernes pasado analizando los planes de gobierno para este 2005, sobre todo, el escenario que se le abrirá al país una vez que logre salir del default.
La primera dama, la senadora Cristina Fernández, viajó al sur junto al Presidente en las vísperas del fin de año y no volvió a la Capital luego de la tragedia de República Cromañón, por lo que ya estaba desde antes en El Calafate. En cambio, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini, viajó el viernes en el Tango 10, aunque en su caso no es tan raro porque es de Santa Cruz. Presencia más extraña para esos pagos, en cambio, fue la del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien –se dijo– fue un invitado especial del matrimonio presidencial.
Lo cierto es que los cuatro podrían reunirse cualquier día en Olivos pero, por algún motivo, decidieron hacerlo en El Calafate, rodeados de rumores que hablaron de algo así como “retiro espiritual”, toda una novedad para un gobierno que ni siquiera acostumbre a realizar reuniones de gabinete.
“A partir de este año esas cosas van a cambiar. Va a haber más reuniones y se van a discutir planes de cara al futuro. Lo que pasa es que Kirchner tiene toda su futura gestión atada a la salida del default”, explicó a este diario un hombre del oficialismo pero que no participa de las reuniones de la llamada mesa chica del kirchnerismo. Según este justicialista, una vez que el Gobierno consiga la salida del default se convertirá hacia un perfil más expansivo.
Sin embargo, las conversaciones en el sur se mantuvieron en estricta reserva. Se sabe que, justamente, el tema a discutir sería el escenario político para el año que recién comienza, que es electoral y en el que Kirchner aspira a consolidar su liderazgo a nivel nacional con una buena masa de legisladores que le respondan de manera incondicional. En esa batalla es decisivo lo que el Gobierno decida hacer con sus boletas en provincia de Buenos Aires y Capital Federal.
En ese sentido, es casi un hecho que Cristina Fernández llevará los colores del oficialismo en territorio bonaerense, pero hasta ahora el Gobierno no ha confirmado esa posibilidad y la propia interesada nunca habló sobre la cuestión. Es posible que, en el bucólico escenario de El Calafate, la mesa chica del kirchnerismo haya resuelto algunas de las cuestiones políticas más sensibles para el 2005.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner, Cristina Fernández y Alberto Fernández pasaron el fin de semana en El Calafate.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.