EL PAIS

Kirchner y Lula, cara a cara para limar asperezas

Kirchner llegará hoy a Brasilia para participar de la cumbre de presidentes de América del Sur y Países Arabes. Mantendrá dos encuentros con su par brasileño.

En medio de un clima enrarecido, el presidente Néstor Kirchner llegará hoy a la tarde a Brasilia encabezando la delegación argentina que participará de la cumbre de presidentes de América del Sur y Países Arabes. Kirchner tendrá la oportunidad de limar diferencias con su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, esta misma noche en la cena que ofrecerá en su residencia de Granja do Torto y de la que también participará el venezolano Hugo Chávez. Mañana tendrán una segunda oportunidad de arreglar sus cuitas, pero a solas, en el programado encuentro bilateral.
Ayer arribó a la sede de la cumbre la avanzada de Cancillería, con Rafael Bielsa y su segundo Jorge Taiana a la cabeza, quienes hoy participarán de la ronda previa en la que discutirán el documento final.
Ayer, el subsecretario de Integración Económica de Cancillería, Eduardo Sigal, adelantó que la Argentina defenderá en Brasilia la necesidad de acordar “mecanismos que eviten los desequilibrios regionales y que se disparen automáticamente cuando se produzca una alteración brusca en el flujo comercial”. Pero opinó también que los “pequeños problemas” que subsisten en la relación bilateral con Brasil se pueden resolver si media “un trato personal y no mediático” de los jefes de Estado.
Kirchner partirá hoy a las 15 desde el Aeropuerto de Ezeiza junto a una reducida comitiva, que integrarán el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, Jorge Argüello. En Brasil, está previsto que se les sume el ministro de Economía, Roberto Lavagna (ver aparte). La única actividad que el Presidente tiene prevista para hoy es el asado que compartirá con Lula y Chávez.
La confianza que existía ayer cerca del Presidente –quien anoche volvió a Buenos Aires luego de pasar el fin de semana en Santa Cruz– era que, una vez más, el diálogo entre Kirchner y Lula conseguiría enderezar los inconvenientes generados por los cruces de declaraciones y por los endurecimientos típicos de una negociación regional. “No hay que preocuparse tanto por lo que haga Cancillería”, explicaban en la Casa Rosada para dar a entender que los que resuelven los tantos siempre terminan siendo los presidentes.
La ceremonia oficial de apertura de la primera cumbre entre mandatarios de América del Sur y Países Arabes será mañana a las 10, con la presencia de 34 delegaciones con 17 jefes de Estado presentes, de los cuales 15 serán sudamericanos y sólo dos árabes. Una hora más tarde, está prevista la primera reunión plenaria en el Hotel Blue Tree, donde también tendrá lugar el almuerzo posterior entre presidentes y la segunda reunión plenaria, por la tarde.
El miércoles, último día de la cumbre, la mañana estará reservada a los encuentros bilaterales y la tercera reunión plenaria, previa a la conferencia de prensa que servirá de cierre.
Más allá de las expectativas puestas en lo que pueda suceder entre Kirchner y Lula, en la Cancillería argentina marcaban la importancia de la cumbre entre dos bloques complementarios.

Compartir: 

Twitter
 

Kirchner, Lula y el venezolano Hugo Chávez compartirán un asado hoy en la residencia presidencial.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.