EL PAíS

Othacehé, Ishii y Solá replicaron a D’Elía y Barrionuevo metió la cola

Los conceptos de D’Elía sobre los “intendentes mafiosos” que se pasaron al kirchnerismo levantaron olas en el Frente para la Victoria. Barrionuevo aseguró que “es lo que piensa Kirchner”.

La polémica que inició el dirigente de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), Luis D’Elía, generó una rápida respuesta por parte de alguno de sus compañeros. Anteayer, D’Elía aseguró que en el Frente para la Victoria hay “intendentes mafiosos”. Su frase pareció completar la grilla de la película El Padrino. Si Eduardo Duhalde encarnaría al personaje de Marlon Brando, como dijo Cristina Kirchner, los consejeros de Corleone vendrían a ser los intendentes del conurbano bonaerense. El debate quedó instalado tras la polémica que, fiel a su estilo, hizo estallar D’Elía. Indignados, los intendentes contestaron ayer con dureza, igual que el gobernador Felipe Solá.
Las respuestas que recibió D’Elía provinieron desde aliados suyos en el kirchnerismo, como Solá, y dos de los intendentes aludidos por sus críticas, Raúl “Vasco” Othacehé (Merlo) y Mario “Japonés” Ishii (José C. Paz), hasta de enemigos declarados del Presidente, como el ex titular de Chacarita Luis Barrionuevo. Solá, quien el miércoles se había mostrado más tranquilo, cargó contra el piquetero con bastante dureza. “Quiero creer que D’Elía llama ‘mafioso’ a un estilo que a él no le gusta. Esa es una palabra con carga penal y si no hay que decir: ‘Bueno, D’Elía, si usted piensa que son delincuentes o no está con ellos, denúncielos’. Yo no estoy de acuerdo en llamar ‘mafioso’ a aquel que tiene un estilo diferente al de uno”, replicó el gobernador.
El miércoles, tras el impacto inicial de sus primeros dichos, D’Elía aclaró que si bien la mayoría de los intendentes se habían quedado con Duhalde, había un grupo que se había pasado al kirchnerismo. “En ese contexto, si se trata de confrontar entre dos proyectos de país distintos, la presencia de estos intendentes tiene una importancia de cuarto o quinto orden.” D’Elía precisó que había querido referirse únicamente a “Othacehé, que es un personaje paradigmático, y quizás a algún otro. Pero, sin embargo, no quiero dar más nombres para no irritar más”. Un día después, los intendentes nombrados salieron a contestarle al dirigente de la FTV.
Abogado, con una trayectoria que comenzó en Tacuara, Othacehé se sumó al Frente para la Victoria tras una serie de marchas y contramarchas. A fin del año pasado, participó del lanzamiento de la corriente de Solá bajo la consigna “Es tiempo de despegar”. Luego volvió al duhaldismo, hasta que hace un mes y medio su nombre quedó definitivamente incorporado a los del grupo de intendentes neokirchneristas. Acusado de mandar golpear a asambleístas en el verano de 2002, de reconocidos vínculos con la Justicia y las fuerzas de seguridad, Othacehé reaccionó con una dura crítica a D’Elía: “A veces parece un inimputable”.
Othacehé aseguró que había recibido un llamado del propio Presidente para expresarle su solidaridad. Un miembro del gabinete confirmó a Página/12 que ese llamado existió y que Kirchner dijo al intendente que no compartía los argumentos de D’Elía. Aparte del desagravio de Kirchner, los caciques ex duhaldistas se preocuparon por transmitir su enojo a sus interlocutores preferidos: el miércoles a la tarde, tras el acto de Pilar, se lo dijeron en persona al ministro de Defensa, José Pampuro. Othacehé adelantó que iniciará un juicio contra el dirigente de la FTV.
Otro de los intendentes controvertidos, el Japonés Ishii, se comunicó con su colega de La Matanza, Alberto Balestrini –que se encuentra en reposo, convaleciente de una gripe–, para pedirle que hablara con D’Elía y lo obligara a bajar el tono. Ayer, Ishii insistió con el tema y volvió a cargar contra el piquetero. “No tiene autoridad moral para decir eso. Es un gil útil para la política”, lo describió.
Como hábil tiempista, Barrionuevo aprovechó la controversia interna del kirchnerismo. Enemigo del Presidente, el candidato a senador por Catamarca consideró que lo dicho por D’Elía es lo que “piensan Kirchner y su esposa. D’Elía es el vocero de Kirchner. Dice lo que dice porque lo mandan de la Casa de Gobierno”. El dirigente gastronómico especula con que las tensiones internas del kirchnerismo hagan retornar –ahora o después de octubre– a muchos de los flamantes ex duhaldistas.

Compartir: 

Twitter
 

Felipe Solá advirtió a D’Elía “que haga la denuncia o que no acepte estar con ellos”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.