EL PAIS › LA CAUSA DE LA CONTRAOFENSIVA EN LA CAMARA FEDERAL

Bonadío sólo se equivocó

La Cámara archivó la denuncia de Perdía y Vaca Narvaja contra el juez Bonadío, que los detuvo por ser jefes montoneros.

El teléfono del despacho del juez Claudio Bonadío ayer sonó con buenas noticias para él. La Cámara Penal Federal finalmente archivó la denuncia presentada por los ex jefes montoneros Fernando Vaca Narvaja y Roberto Perdía, quienes lo acusaron de haberlos detenido en “forma arbitraria” en la causa conocida como la “Contraofensiva”. La decisión de Bonadío, que se basó en el liderazgo que tenían los dos dirigentes dentro de la organización, había sido anulada por los camaristas al considerarla sin fundamentos. Sin embargo, en el fallo de ayer señalaron que si bien el desempeño del magistrado fue cuestionable, no constituyó ningún delito.
Con el mismo criterio, la Cámara también rechazó la apelación realizada por Mario Firmenich. El ex líder montonero nunca llegó a ser detenido pero debió enfrentar una orden internacional de captura, con lo que denunció a Bonadío por “haber tenido que permanecer durante más de 60 días sin poder concurrir a su hogar y a sus lugares de trabajo con el consecuente perjuicio económico”. Los cargos presentados por los tres dirigentes fueron por presunto prevaricato y privación ilegal de la libertad en la causa denominada “Contraofensiva”, que el juez tenía a su cargo y que investiga la desaparición de dirigentes montoneros que volvieron al país durante 1980 en la denominada “Contraofensiva”.
Basándose en el liderazgo que Vaca Narvaja y Perdía tenían dentro de la organización, Bonadío los consideró responsable de la muerte y desaparición de los 15 integrantes y dispuso su detención en septiembre de 2003. La medida fue apelada y un mes después la Cámara Federal anuló la decisión, liberó a los dos dirigentes y apartó a Bonadío de la causa. Inmediatamente, Perdía y Vaca Narvaja presentaron cargos acusándolo de haber procedido sin pruebas.
La decisión dada a conocer ayer por los camaristas ratificó el criterio aplicado en primera instancia por el juez federal Norberto Oyarbide, quien consideró que, si bien Bonadío había adoptado “una decisión equivocada”, no había cometido ningún delito. En igual dirección, los camaristas Gabriel Cavallo, Horacio Vigliani y Eduardo Freiler criticaron el desempeño del magistrado por entender que había “distorsionado” los elementos de prueba incorporados al proceso y por haber procedido entonces de manera “arbitraria”.
Sin embargo, más allá del carácter improcedente con que calificaron la decisión de Bonadío, la Cámara destacó la falta de pruebas que confirmasen que Bonadío incurrió en algún tipo de delito. El argumento a favor del magistrado destacó, en este sentido, que llegó a “una decisión equivocada por una errada evaluación de los hechos”. “Más allá del acierto o no con que el magistrado tomó las resoluciones tachadas de ilícitas por los querellantes, no surge de las constancias del proceso elemento alguno que puede hacer presumir la existencia de ribetes delictuosos en el accionar del doctor Bonadío”, concluyó el fallo.

Compartir: 

Twitter
 

El juez federal Claudio Bonadío zafó esta vez.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.