EL PAíS › RADIO PASILLO

Misceláneas

Los extremos de Cafiero. Crece D’Elía. ¿Espionaje a Maffei? Barrionuevo, golf y algo más. Rovira quiere cambiar la Constitución. Macaluse pisó el freno.

 Por Diego Schurman

La oveja negra



Antonio Cafiero se esmeraba en explicar aquello de que su prioridad pasaba por la familia y no por la política. Y no era un argumento al pasar, sino un deseo de preservar la relación con dos de sus diez hijos, Juan Pablo y Mario, sobre todo este último que no milita en las filas peronistas. Sin embargo, en Radio Ciudad le insistieron tanto que el inefable Antonio, con 83 abriles a cuestas, no pudo consigo mismo. “Mire... no discuto con mis hijos... tenemos diferencias, ahora más con Mario, que se me fue a la extrema izquierda.” Y remató: “Yo le digo a él: ‘¿si vos decís lo mismo que yo, para qué te vas a la extrema izquierda? ¿Por qué no te quedás en el peronismo?’”

- - -

Más poder para D’Elía



Aunque fue nombrado subsecretario de Tierras para el Hábitat Social, recién en los últimos días Luis D’Elía asumió con plenos poderes. Hasta entonces en el Gobierno existía una mesa que –dicen cerca del piquetero– lo seguía de cerca y monitoreaba todas sus decisiones. Esa mesa que integraban, entre otros, Luis Bordón (asesor del gobierno kirchnerista y padre del chico asesinado en Mendoza, Sebastián Bordón) y Mariano West (fundador de la ONG Madre Tierra y acusado por el propio D’Elía de haber instigado los saqueos en la provincia de Buenos Aires para que caiga Fernando de la Rúa), fue recientemente desactivada.

- - -

Cuatro veces no es error



Una extraña situación se vivió en el despacho de Marta Maffei. Dos viernes atrás, cuando el día expiraba, una persona amagó entrar y cuando notó que había gente dentro se disculpó y esgrimió haberse equivocado de puerta. La curioso es que esa situación se repitió en cuatro oportunidades y, en la última, los asesores de la diputada del ARI lo retuvieron y alertaron a la seguridad del Congreso. Cuando le preguntaron qué hacía en ese lugar, el hombre dijo ser un asesor de Mauricio Macri.

- - -

Jugadores



El juez Daniel Rafecas investiga a Luis Barrionuevo por un caso de coimas en el PAMI. Y en el expediente cuenta con una serie de datos aportados por el fiscal Carlos Stornelli sobre presuntas irregularidades cometidas por Enrique Gustavo Libertini, ex subgerente de Recursos Médicos de la obra social de los jubilados, para favorecer a una empresa vinculada al sindicalista gastronómico. El dato de último momento no es judicial sino deportivo: Barrionuevo y Libertini compartieron los links en Golfer’s country club, que está ubicado a 60 kilómetros de Buenos Aires, sobre la ruta 34 y a 4 kilómetros del ejido urbano de Pilar. Para muchos testigos no resultó novedoso: gracias a Libertini padre, Barrionuevo ingresó a ese country exclusivo en octubre de 1994 y levantó una casa de 240 metros cuadrados que figura a nombre de su esposa Graciela Camaño.

- - -

Uno que quiere quedarse



A la espera de la finalización de la reunión de presidentes frente a las imponentes cataratas, un grupo de funcionarios y asesores, argentinos y brasileños, disfrutaba de unos cafés en el lobby del Iguazú Grand Hotel. Y Carlos Rovira no perdió la oportunidad entonces para irrumpir en el lugar y ubicarse juntito al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el canciller Jorge Taiana. Para muchos fue un gesto más entre tantos del gobernador de Misiones, para otros se trató del cuidadoso trabajo de lobby que Rovira viene haciendo para lograr apoyo nacional a la reforma de la Constitución provincial para habilitar su reelección.

- - -

Sala conflictiva



Todo empezó cuando Eduardo Camaño, entonces presidente de la Cámara de Diputados, dispuso cerrar una sala de periodistas del anexo del Congreso. El legislador necesitaba el lugar y asignó a los trabajadores de prensa otra oficina en el tercer piso del edificio. Pero nunca lo habría formalizado porque las nuevas autoridades de la Cámara decidieron clausurarla, aparentemente ostentando un escrito del círculo de periodistas del Congreso que decía no reconocer esa sala. Como una bola de nieve, el conflicto fue creciendo y amenazó, vía Eduardo Macaluse, aterrizar en el Congreso. Pero evidentemente el diputado del ARI, quien había expuesto el tema en la comisión de labor parlamentaria, prefirió volver sobre sus pasos y no hacer del tema una cuestión de privilegio, como había planeado originalmente.

Colaboró: Martín Piqué

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.