EL PAIS › AUTOSERVICIOS CHINOS DESABASTECIDOS POR EL BOICOT

Con un vacío en el estómago

El Sindicato de Camioneros mantiene paralizado el reparto de bebidas y lácteos. Ayer bloqueó la salida de productos de La Serenísima. Los supermercadistas piden que intervenga el Gobierno.

La guerra entre el Sindicato de Camioneros y los propietarios de supermercados de origen chino sigue in crescendo. El boicot dispuesto por el gremio que encabeza Pablo Moyano, hijo del titular de la CGT, está provocando desabastecimiento en muchos comercios de ese tipo, principalmente en los dos primeros cordones del conurbano. Ayer, aparte de la paralización del reparto de bebidas y lácteos, la protesta de los camioneros se extendió a la planta de La Serenísima, en General Rodríguez. El gremio decidió bloquear el ingreso a la empresa, para garantizar que no salieran camiones con destino a los autoservicios asiáticos. Según los dirigentes de Camioneros, el boicot tiene como objetivo protestar por la agresión sufrida por un afiliado, Ariel Luque, quien recibió un balazo en el pecho tras discutir con el encargado de un autoservicio de Lomas de Zamora. El agresor se llama Zheng Benjing. El sindicato pide un resarcimiento económico para Luque y su familia. Los supermercadistas aseguran que Benjing no está asociado a la cámara del rubro y denuncian que la protesta busca beneficiar a las grandes cadenas de hipermercados.

Tras la intensidad que está alcanzando el boicot, los supermercadistas pidieron una audiencia con el ministro del Interior, Aníbal Fernández. Lo hicieron ayer. Sin embargo, en la cámara que los agrupa sostienen que el único que podrá desactivar el conflicto es el propio Néstor Kirchner, una vez que regrese de Madrid. “Esto sólo lo puede resolver el Presidente”, dijo a Página/12 el vocero de la Cámara de Autoservicios y Supermercados de propiedad de Residentes Chinos (Casrech), Miguel Calvete.

El bloqueo a las entradas de la planta de Pascual Mastellone en General Rodríguez comenzó muy temprano, a la madrugada, y terminó cerca de las 10. La idea de los impulsores era evitar que los camiones de La Serenísima abastecieran a los supermercados chinos. Para ese tipo de comercios, la falta de leche y derivados –productos que deben ser renovados diariamente– supone un golpe muy duro. Lo mismo puede decirse del reparto de cerveza y de las bebidas sin alcohol. “El bloqueo duró desde las primeras horas de hoy hasta las 10, cuando los trabajadores retomaron sus tareas y se normalizó la actividad en esa planta”, informó ayer el secretario adjunto de Camioneros, Jorge Silva.

Entre los supermercadistas de origen chino se percibe un clima de mucha preocupación. Ayer, consultados por este diario, los representantes de la colectividad reconocieron que la medida está vaciando las góndolas de los autoservicios, aunque todavía no pudieron medir cuantitativamente la caída en las ventas. “Los perjuicios son bastante grandes. Hay desabastecimiento en el primero y segundo cordón, básicamente, y se sintió más en el primero y segundo cordón del conurbano, donde hay más temor entre los repartidores. Se sintió en todas las góndolas. Falta leche, lácteos, aguas y gaseosas”, informó Calvete, portavoz de la Casrech.

Esa entidad está tratando de concluir con exactitud la magnitud de los perjuicios económicos: tiene un equipo de doce personas que hablan español y chino haciendo telemarketing y otros miembros están recorriendo los comercios para comprobar el deterioro en el terreno. La cámara de supermercadistas también está analizando la posibilidad de presentar una demanda en la Justicia contra Camioneros. Según ellos, la medida del sindicato no se podría encuadrar bajo el legítimo derecho de huelga, sino que se trataría de “una clara violación de la ley 20.680, la Ley de Abastecimiento”. “En sus artículos 4 y 5, esa ley prevé sanciones a los que obstruyeren la distribución de mercadería o hicieren cualquier acto que fuera monopólico”, argumentó Calvete, vocero de los comerciantes.

Si los supermercadistas recurren a la Justicia e interponen una demanda, ésta no será la única que deberá responder Camioneros. Anteayer se supo que el abogado Carlos Wiater presentó una querella contra su secretario general, Pablo Moyano, y el delegado Carlos Ayala, por presuntos dichos discriminatorios. “El italiano es jodido. El gallego es jodido. El judío es jodido. Pero con ellos nunca tenemos los problemas que hace tiempotenemos con los chinos”, dijo Ayala hace dos días, en lo que fue una especie de arenga a sus compañeros.

Compartir: 

Twitter
 

La batalla entre los hombres de Moyano y los supermercadistas chinos está en un pico de tensión.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared