EL PAíS › ENTREVISTA A EVO MORALES ANTES DE SU LLEGADA AL PAIS PARA SELLAR EL ACUERDO POR EL GAS

“Me siento más dirigente sindical que presidente”

El próximo jueves, el presidente boliviano firmará con Néstor Kirchner el acuerdo por el volumen y el precio del gas para Argentina. Antes del viaje, Morales explicó a Página/12 los avances de su gestión y los planes para “refundar” su país, y denunció que EE. UU. “conspira” contra su gobierno.

 Por Pablo Stefanoni
Desde La Paz

El helicóptero de la Fuerza Aérea Boliviana carretea como un avión y en pocos minutos pueden verse las infinitas y áridas extensiones del Altiplano. El viaje es a la comunidad de Pampa Aullagas, la “Atlántida perdida” –según el cartógrafo inglés Jim Allen, la ciudad de Atlantis estaba en el altiplano orureño– y sede de una feria regional de llamas y quinua. El viaje de una hora fue el tiempo que el presidente Evo Morales le dio a Página/12 para hablar de sus primeros cinco meses de gobierno y de su próxima visita a Buenos Aires, el próximo jueves 29, donde compartirá la tribuna con Néstor Kirchner en la localidad de Hurlingham. Allí sellará el acuerdo que eleva el precio del gas que importa Argentina a 5 dólares el millón de BTU.

A poco de llegar a destino, Evo Morales divisó un paisaje que lo llevó a su primera juventud. “En este pueblito gané 100 dólares tocando con la banda Imperial”, recordó visiblemente emocionado; minutos después el helicóptero sobrevolaba su antigua casa de adobe en Orinoca. “Cada vez que regreso mis familiares y amigos me hacen llorar”, confesó. En medio de esos recuerdos, Morales repasó los temas más candentes de su gestión y reivindicó a Néstor Kirchner como un “patriota latinoamericano”.

–¿Qué acuerdo va a firmar el jueves 29 con Néstor Kirchner?

–Fundamentalmente, volúmenes y precio de exportación del gas. Pero también aspectos de inversión y créditos para industrializar el gas natural en nuestro territorio y otros proyectos productivos. También estamos trabajando de Cancillería a Cancillería en temas referidos a mejorar las condiciones de los bolivianos residentes en Argentina.

–¿Cree que Kirchner es parte del “nuevo nacionalismo” que recorre América latina?

–Sí, por supuesto, desde el momento que empezó a dignificar a Argentina oponiéndose a la injerencia de Estados Unidos es parte del patriotismo latinoamericano.

–La oposición dice que Bolivia cambió la dependencia de Estados Unidos por la dependencia venezolana...

–No hay ninguna dependencia con Venezuela y Cuba, estas dos naciones hermanas han expresado una gran solidaridad incondicional en favor de la integración latinoamericana. Y reconocemos esa ayuda, por ejemplo, Cuba nos está ayudando en el tema de la alfabetización junto con países como Holanda, Dinamarca, Suecia o Canadá. Italia o España apoyan en proyectos camineros y de riego, Argentina colaboró con medicamentos y alimentos después de los desastres naturales; quiero expresar mi homenaje a los militares argentinos que han muerto en Bolivia (en marzo pasado) por solidaridad. ¿Por qué Podemos (Poder Democrático Social) le tendrá tanto miedo a Hugo Chávez? Como Chávez está enfrentado con Estados Unidos, los instrumentos del imperio, de (George W.) Bush, como Jorge “Tuto” Quiroga, también enfrentan a Chávez. Pero no hay ninguna intromisión, hay cooperación solidaria, gracias a la inversión venezolana va a haber industrialización de nuestro gas.

–¿Las visitas de Hugo Chávez y sus declaraciones en Bolivia empeoraron la relación con la embajada de Estados Unidos?

–La embajada y el gobierno de Estados Unidos tiene una línea definida: agredir, provocar y conspirar contra nuestros gobiernos. Ahí está, por ejemplo, el caso de Leonilda Zurita, quien cuando era dirigente tenía visa de Estados Unidos y ahora que es senadora se la quitaron. Igual pasó con el viceministro de Aguas René Orellana. Cuando el cuerpo diplomático vinoa visitarme sólo estuvo ausente el embajador de Estados Unidos y a la noche estaba invitando a la residencia de la embajada a diputados, senadores y ministros a una comida. Son provocaciones. Segundo, la presencia militar norteamericana camuflada de estudiantes, que supuestamente vienen a estudiar quechua cuando, según informaciones fidedignas, están haciendo inteligencia. No es que la llegada de Chávez afecte o no afecte, la posición de Estados Unidos ya está decidida: conspirar contra nuestro gobierno.

–Colombia y Perú ya firmaron el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, y Venezuela dijo que “la Comunidad Andina de Naciones (CAN) está muerta”, ¿por qué insistir para resucitar el bloque ahora que usted es presidente pro témpore?

–Si la CAN volviera a sus principios fundacionales, que es fortalecer las economías nacionales y regionales, sería muy diferente. La CAN fue debilitada por los TLCS, que destruyen a los pequeños productores y a las comunidades campesinas. Sin embargo, tenemos la obligación de volver a esos principios y fortalecer este bloque, pero no en beneficio de la economía transnacional, sino la economía popular y comunal en la región andina.

–¿Cuál es su balance después de cinco meses en el gobierno?

–En cinco meses nos consolidamos como gobierno atendiendo demandas sociales y, al mismo tiempo, abordando los temas estructurales. Hemos aumentado los salarios y derogamos la flexibilidad laboral, impulsamos planes de alfabetización, carnetización y políticas de salud para los más pobres, como la Operación Milagro (de la vista, con apoyo cubano). Todo esto acompañado con fuertes políticas de austeridad y lucha contra la corrupción en el sector público. En el aspecto estructural, nacionalizamos los hidrocarburos y aprobamos la ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente, que será el espacio para refundar nuestro país. En estos cinco meses seguimos la consigna de mandar obedeciendo y hoy cosechamos un gran apoyo del pueblo boliviano (se refiere a que la última encuesta de Grupos Mori que da un apoyo de 81 por ciento a Evo Morales y 80 por ciento al vicepresidente Alvaro García Linera).

–Hace poco declaró sentirse cómodo con la denominación “compañero presidente” o “hermano presidente”, ¿qué distingue hoy al Evo presidente del Evo dirigente sindical?

–Yo me siento más dirigente sindical que presidente de la República, todavía a veces no creo que sea presidente. Más me gusta a mí que me digan Evo, compañero Evo, siendo que expresa una mayor confianza. Antes la gente de seguridad me decía señor presidente, ahora me dicen sólo presidente o “presi”. Comemos de igual a igual y eso generó una gran cercanía con la gente de la policía y las Fuerzas Armadas. No me convence eso de “señor presidente”, poco a poco me está gustando “hermano presidente” o “compañero presidente”, es parte del cariño que me expresan los compañeros.

–¿Por qué sigue siendo presidente de las seis federaciones cocaleras del Chapare?

–Fue la voluntad unánime de las seis federaciones, pero además es una garantía para ellos, que son mi familia grande. En la actividad sindical campesina realicé mi aprendizaje político, juntos marchamos, soportamos la represión, lloramos los muertos y heridos del Chapare y también juntos bailamos y festejamos nuestros triunfos. Es algo que jamás se puede olvidar. Por esa hermandad acepté seguir siendo dirigente.

–Las corporaciones médicas rechazan la presencia de médicos cubanos, ¿cuál es la respuesta del gobierno?

–Algunos médicos dicen “fuera los cubanos”, pero esos médicos no tienen sentimientos por las mayorías nacionales, por los pobres, por los campesinos e indígenas, que por primera vez tienen salud gratis. Los centros oftalmológicos construidos con la cooperación cubana tienen tecnología de punta, cuentan con especialistas, y lamento mucho que se opongan algunos médicos cuando la gran mayoría de la población está apoyando. Los médicos bolivianos muchas veces tratan a los indígenas de cochinos, hediondos, mientras que los cubanos trabajan con mucha amistad y cariño.

–Recientemente, acusó a la familia Monasterios, propiedad de la cadena Unitel, de haber adquirido ilegalmente sus tierras y anunció que su gobierno promoverá la creación de radios comunitarias como medios alternativos, ¿cuál es la relación con los medios de comunicación?

–Los empresarios no deben ser los únicos que cuenten con medios; los pobres, los campesinos, también tienen derecho a contar con sus propios medios de comunicación. Hoy la única oposición son los grandes medios de comunicación, que defienden los intereses de un puñado de familias que vivieron de la política y concentraron el poder económico. Eso tiene que cambiar, ahora que les quitamos la mamadera se molestan y cada día atacan al movimiento popular y al gobierno del MAS.

–¿Hasta dónde se va a avanzar con la “revolución agraria”?

–Estamos empezando a preparar la revolución agraria, que no es una simple distribución o redistribución de tierras, sino mercados para los productos y mecanización del campo. Hemos comenzado con las tierras fiscales y continuaremos con los latifundios que no cumplen con la función económica y social.

–Muchos dicen “para qué queremos la asamblea constituyente si ya tenemos un presidente que representa a los movimientos sociales”. ¿Para qué debería servir la constituyente?

–La asamblea constituyente no es solamente para tener un presidente indígena, la constituyente es para cambiar pacíficamente la estructura del Estado, es para recuperar el territorio y los recursos naturales, incorporar a la Justicia comunitaria –en este momento la Justicia es chantajista y corrupta– y refundar nuestra nación incorporando a las mayorías nacionales. Así revertiremos el pecado original de Bolivia: haber sido fundada excluyendo al 90 por ciento de su población.

–En la campaña se declaró socialista, ¿sigue siendo socialista?

–Claro, ésa es la meta.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.