EL PAIS › EL TRIBUNAL CONDENO A LA MAYORIA DE LOS ACUSADOS POR EL CASO BLUMBERG

Los dos líderes, con reclusión perpetua

El tribunal dictó otras cinco penas de entre 10 y 20 años de prisión, y cinco más hasta ocho años. Absolvió a los dos policías federales acusados y mandó a investigar la actuación de los cuatro fiscales del caso. Para Blumberg, el fallo no fue suficiente y lo criticó con dureza.

 Por Carlos Rodríguez

Dos condenas a reclusión perpetua, otras cinco a penas de entre 10 y 20 años de prisión y cinco más que van de tres años y seis meses a ocho años de cárcel no fueron suficientes para el ingeniero Juan Carlos Blumberg, quien se declaró disconforme con el fallo que cerró el juicio oral contra la banda de Martín Diego “El Oso” Peralta, que secuestró y asesinó a su hijo Axel, en marzo de 2004. “Es un fallo de mierda, así de simple. Es cierto que tenemos dos cadenas perpetuas, pero el resto del veredicto es una vergüenza que atribuyo a los jueces” del Tribunal Oral Federal 2 de San Martín. Atrapado en la furiosa telaraña tendida a su alrededor por decenas de periodistas, Blumberg, el hombre que a partir de su drama familiar se convirtió en referente del centroderecha y en activista de las leyes de “mano dura”, se despachó a gusto contra el veredicto. Los jueces absolvieron de culpa y cargo a los otros cuatro imputados, uno de ellos el ex jefe de la División Antisecuestro de la Policía Federal Juan José Schettino. El tribunal remitirá las constancias de la causa para que se investigue si hubo irregularidades en la actuación de los fiscales federales Jorge Sica, Pablo Quiroga y Rita Molina, y al fiscal del juicio oral, Pedro García (ver aparte), que ayer no estuvo en la audiencia.

Antes de escuchar la sentencia, el comisario Juan José Schettino había asegurado en su descargo final que “bajo ningún concepto” podía ser acusado de haber encubierto a uno de los miembros de la banda, el comprador de autos robados Jorge Daniel Sagorsky, un “buche” de la Federal que mantenía contacto asiduo con el subcomisario Daniel Alfredo Gravina, segundo jefe de la comisaría 23ª. Sagorsky fue condenado a seis años y seis meses de cárcel. En la audiencia, que duró más de tres meses, se planteó un contrapunto entre los policías, imputados por encubrimiento y absueltos por falta de pruebas, y los fiscales, sobre todo Sica y Quiroga. Persisten las dudas sobre las desinteligencias entre los investigadores que impidieron detener al Oso Peralta en noviembre, en Córdoba, antes del secuestro y asesinato de Axel Blumberg. El homicidio de Axel fue cometido por José Gerónimo Díaz, mano derecha del Oso. Los dos, Díaz y Peralta, fueron condenados a reclusión perpetua por ser considerados, uno autor material y el otro instigador del homicidio de Axel Blumberg.

Schettino, que se encuentra en situación de “servicio pasivo” en la Federal, según le aseguró a Página/12, tuvo críticas hacia las acusaciones de Blumberg, a quien aludió sin nombrarlo durante su alegato. “Siempre he actuado honestamente en mi vida personal y en la profesional. No cometí ningún tipo de delito, bajo ningún concepto he encubierto a un delincuente ni oculté información” a los fiscales. “Hoy sigo siendo cuestionado desde la querella y los reclamos que se me formulan públicamente resultan absurdos”, aseguró Schettino. El fiscal Pedro García había pedido dos años de cárcel para Schettino y Gravina, mientras que los abogados de Blumberg sólo habían reclamado cinco años para el primero, mientras que desistieron de presentar cargos contra el segundo. Pese a ello, tras el fallo, Blumberg criticó las absoluciones de ambos.

Los miembros de la banda, además del secuestro y asesinato de Axel Blumberg, fueron juzgados también por los secuestros extorsivos de Ana María Nordmann, Víctor Adrián Mondino y Guillermo Ortiz de Rosas. Ayer, a pocos metros de los acusados, se ubicaron entre el público la señora Nordmann y Ortiz de Rozas. La otra víctima, Mondino, ni siquiera declaró en el juicio porque después de su secuestro se fue a vivir a España. Los 16 imputados, incluyendo a los dos policías absueltos, se ubicaron justo en el centro de la sala de audiencias que, para este juicio, se montó en la sede de la Escuela Superior de la Prefectura Naval, en el puerto de Olivos. La sala estaba colmada de público y de periodistas de todos los medios. En la ocasión, los acusados estuvieron sentados cara a cara con los jueces Daniel Cisneros, Víctor Bianco y Luis Nieves.

“Este fallo es una mierda, una vergüenza. Esta gente mató y secuestró personas, había que separarlas de la sociedad”, repitió una y otra vez Blumberg (ver aparte). El padre de Axel recordó que él había pedido “penas ejemplares que no se dictaron”. Tanto el fiscal como la querella habían reclamado siete cadenas perpetuas, las de El Oso Peralta y José Díaz, dictadas por el tribunal, y las de Carlos Díaz, Sergio Damián Miño, Mauro Abraham Maidana, Andrea Mercado y Vanesa Maldonado, que recibieron penas de entre seis años y 8 meses y 20 años, pero no lo que pretendía Blumberg. Carlos Díaz, Miño, Maidana y Maldonado eran menores al momento de ocurridos los hechos. El único consuelo podría haber sido que el tribunal condenó a “reclusión perpetua” (la querella había pedido “prisión perpetua”, levemente menor) a los dos jefes de la banda, pero el ingeniero no lo consideró así.

La mamá de Axel, María Elena Usonis, y quien era su novia, Estefanía Garay, rodeadas por familiares y amigas, hicieron comentarios de reprobación durante la lectura del fallo. “Esto es una vergüenza”, se le oyó decir a la señora Usonis, que eludió dialogar con los periodistas. La mamá del joven asesinado llevaba puesta una remera con cintas negras que tenía el rostro de su hijo. En el caso de Axel Blumberg, el fallo de los jueces le apuntó, sobre todo, al trío formado por El Oso Peralta, José Gerónimo Díaz y su hermano Carlos Díaz. Se considera que llevaron la voz cantante en la decisión de asesinar al joven. Ellos fueron los que condujeron a Axel hasta el descampado de La Reja, en Moreno, donde cayó muerto el estudiante de 23 años, alcanzado por un disparo en la sien derecha, en la madrugada del 23 de marzo de 2004.

Ayer sólo se conocieron las condenas. Los fundamentos se difundirán en una audiencia pública que se realizará el 22 de noviembre. El veredicto consta de 54 puntos y los fundamentos están contenidos en un escrito de 900 fojas. Después del 22, las partes podrán apelar el fallo ante la Cámara de Casación Penal. Se supone que las defensas también elevarán sus quejas a la instancia superior, dado que el tribunal rechazó todas las nulidades que habían planteado durante la audiencia.

Durante el desarrollo de la audiencia, fue obvio que el comisario Juan José Schettino trató de evitar un encuentro cara a cara con el ingeniero Blumberg, quien después de conocer la absolución del ex titular de la División Antisecuestro, se quejó.

Schettino, acompañado por su esposa, recibió la felicitación de varios amigos y ex subordinados. El comisario sostuvo que ahora encarará “otra lucha”, para volver al servicio activo. “Yo sigo siendo Policía, pero hay que ver qué pasa.” A pocos metros, Blumberg, que tantas veces pidió más poder para la policía, se tomaba la cabeza por la absolución del ex jefe policial que varias veces anduvo sobre la pista del Oso Peralta, sin ningún éxito.

Compartir: 

Twitter
 

Martín “El Oso” Peralta y José “El Negro” Díaz, los dos condenados a reclusión perpetua.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared