EL PAíS › EL CONFLICTO POR LAS PAPELERAS MARCO LA REUNION DEL MERCOSUR

Llegó la contaminación a Brasilia

En el encuentro regional, Uruguay reclamó que se “eviten” los cortes y Argentina cuestionó la aplicación de aranceles a ciertas importaciones. El país vecino pidió hacer acuerdos fuera del bloque, otro punto de fricción.

La crisis entre Argentina y Uruguay por las papeleras marcó la reunión de Consejo del Mercosur en Brasilia, donde los cancilleres Jorge Taiana y Reinaldo Gargano se denunciaron mutuamente ante sus pares. En un clima de evidente malestar interno, el ministro de Relaciones Exteriores uruguayo planteó que “el gobierno de Argentina tiene no la obligación de reprimir”, pero sí la de “evitar” que (los cortes) se produzcan. El canciller argentino cuestionó la aplicación de aranceles a determinadas importaciones argentinas como una medida “claramente violatoria” de las obligaciones del bloque regional. El Uruguay, además, solicitó autorización para realizar acuerdos bilaterales por fuera del bloque regional, con lo que se desató otro punto de choque con la Argentina.

Los cruces tuvieron dos escenarios: hacia dentro, el plenario de los ministros de Relaciones Exteriores; hacia afuera, una conferencia de prensa en la que Taiana y Gargano terminaron siendo el centro, a pesar de que participaban de la rueda todos los cancilleres de la región.

La pelea había sido anunciada y no se separó de lo previsto: en el espacio de deliberación de los cancilleres, Gargano insistió en el plenario en que el bloqueo de los puentes internacionales “a través de los cuales circula el 60 por ciento de las mercaderías que entran y salen por tierra de Uruguay” implica “una violación del Tratado de Asunción”, la base del Mercosur. El funcionario solicitó incorporar el punto al temario, lo que no fue aceptado.

En respuesta a sus declaraciones, Taiana sostuvo al tomar la palabra que la posición de la Casa Rosada es “desalentar” los cortes sin usar la fuerza.

“La política es de persuasión, sólo actuamos en situaciones en las que hubiera violencia de los manifestantes”, sostuvo el canciller, quien responsabilizó a la gestión de Tabaré Vázquez de haber iniciado la crisis con “una violación reiterada” del Estatuto del Río Uruguay al haber habilitado unilateralmente la instalación de Botnia en la localidad de Fray Bentos.

Taiana achacó además a Montevideo la violación de las normas del Mercosur; el cuestionamiento estuvo vinculado a un reciente decreto de Tabaré Vázquez que aplicó un impuesto a los productos de provincias argentinas con regímenes de promoción industrial, que fue leído como una represalia por los cortes de ruta. “Se viola una obligación básica entre los socios al imponer un Estado parte a otros aranceles ad valorem en violación al tratado de Asunción”, reprochó Taiana.

En este marco, el encuentro preparatorio de la cumbre que en enero volverá a reunir a los presidentes quedó atravesado por el tema pastero.

La queja uruguaya contra los cortes fue reforzada por el ministro de Economía oriental, Danilo Astori, quien eligió un tono fuerte e incluso habló de represión. “¿Cómo puede funcionar bien un bloque aduanero donde un socio bloquea a otro?”, preguntó el funcionario. “Esperamos que el gobierno haga cumplir la ley. Ya hubo casos donde (el gobierno argentino) reprimió bloqueos a carreteras”. En relación con el Tratado con Estados Unidos, Astori señaló “Uruguay está hablando de seguir perteneciendo al Mercosur y poder realizar un número limitado de acuerdos bilaterales fuera de la región, incluso de libre comercio”.

De las deliberaciones participaron además los cancilleres de Paraguay, Rubén Ramírez; de Venezuela, Nicolás Maduro; la ministra de Economía, Felisa Miceli; y el presidente de la Comisión de Miembros Permanentes del Mercosur, Carlos Alvarez. El ex vicepresidente evaluó que el encuentro había sido “altamente positivo porque se pusieron los temas sobre la mesa; por lo menos se discutió, se analizó cada punto como antes no se había hecho”, lo que sirve “para esta reunión en particular y para el futuro”.

La conferencia de prensa estuvo tan centrada en la disputa que el canciller brasileño Celso Amorim salió a aclarar que la discusión sobre los cortes “no contaminó la reunión” sino solamente “la conferencia de prensa”. Amorim consideró en los debates “identificamos los problemas y si bien no coincidimos en todo, hubo una discusión responsable y profunda sobre las asimetrías, de manera tal que podamos encontrar recompensas dentro del Mercosur”. En el mismo sentido se pronunció su par paraguayo, Rubén Ramírez, quien argumentó que “la reunión fue muy productiva, con una profunda evaluación y autocrítica”.

Voceros de la delegación porteña dijeron que ahora esperan un nuevo contacto con el “facilitador” español, Antonio Yáñez Barnuevo, con la esperanza de que “se imponga el diálogo por sobre las miradas parciales”. Sin embargo, desde Montevideo relativizaron cualquier optimismo. Para el gobierno de Tabaré, publicaron los diarios del país vecino, la mediación no ha generado “ninguna propuesta concreta”.

Compartir: 

Twitter
 

De frente, Jorge Taiana, y a un costado, Reinaldo Gargano, junto a sus pares de Venezuela y Paraguay.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.