EL PAIS

Macri hizo “corto mano, corto fierro” con Lavagna

El empresario dijo que “ya no hay vínculo ni diálogo” con el ex ministro. Explicó que intentó armar una mesa de diálogo, junto con Blumberg, pero que ya no trabaja en esa dirección.

Mauricio Macri decidió no relegar más protagonismo y se largó a confrontar con otros candidatos para meterse de lleno en la campaña electoral, aunque todavía mantiene el hermetismo –que prometió romper a fin del verano– sobre cuál será el cargo al que finalmente se postulará. El empresario le puso fin al intento de acordar un frente opositor único con Roberto Lavagna, con el que “ya no hay vínculo ni diálogo” y lejos de cualquier gesto de modestia dijo que sólo él representa un “liderazgo nuevo”. Después cargó contra el Gobierno al afirmar que el kirchnerismo lo ve como el opositor “ideal” porque “quiere dividir el país en derecha e izquierda”, además de calificar como “monárquica” la posible decisión de Néstor Kirchner de “elegir a su cónyuge”, la senadora Cristina Fernández, como candidata presidencial para que “continúe en el cargo”.

El presidente de Boca Juniors volvió a exponer en términos futboleros su desencuentro con Lavagna, que ahora parece definitivo. “Propuse discutir en una mesa de diálogo y si me tocaba ir de aguatero, iba de aguatero, para que discutamos un proyecto en común. Y a eso obtuve como respuesta: ‘Yo soy candidato sí o sí’, y así es muy difícil que haya diálogo”, sostuvo Macri. “Hoy no hay vínculo, no tenemos diálogo”, insistió el líder del PRO para graficar su relación con el ex ministro de Economía.

Las declaraciones radiales de Macri cortaron de cuajo las ilusiones que aun mantenían algunos sectores de la derecha vernácula, de poder unir en un mismo frente opositor al diputado y al ex ministro. “Ya hice todos los esfuerzos que pude, y en estos momentos no estoy trabajando en esa dirección”, sentenció el diputado del PRO.

Pero Macri no sólo rompió lanzas con Lavagna sino que también salió a mostrarse como el único representante de un “liderazgo nuevo” en la oposición y criticó tanto al ex ministro de Economía de Kirchner como a la líder del ARI, Elisa Carrió. “Existe una oposición testimonial, que es la que viene haciendo la doctora Carrió desde hace años, otro que surge como nuevo, en términos de decisión, pero que se apoya en el radicalismo histórico, el doctor Lavagna, y está un liderazgo nuevo, que es de quien les habla”, remarcó Macri en una entrevista radial a Radio 10.

Después cargó contra el Gobierno y reiteró que es una “falta de respeto” la posible candidatura presidencial de la primera dama y senadora Cristina Fernández de Kirchner. “No vivo en una monarquía donde se elige al cónyuge para que continúe. Me parece increíble que (Néstor Kirchner) no fantasee con defender su gestión a través de una nueva elección y delegue en la mujer, que solamente ha tenido esporádicas apariciones”, criticó.

“No es bueno para la sociedad que ella sea candidata, más allá de que no es el Presidente, y por tanto debilita la posición del oficialismo”, aseveró Macri tras admitir que “es obvio” que la postulación de CFK incrementa la chance electoral opositora. Macri tampoco esquivó la consulta sobre la posibilidad de que el Gobierno lo considere el opositor “ideal” para los próximos comicios: “Sí, al Gobierno le viene bien porque quiere dividir al país en izquierda y derecha”, respondió.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri descartó el armado de una alianza opositora.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.