EL PAIS › CHAVEZ ESTUVO EN LA CASA ROSADA Y FIRMO ACUERDOS ECONOMICOS CON KIRCHNER

“Estaremos allí, siempre ayudando”

El presidente de Venezuela se reunió con Kirchner y su esposa, Cristina Fernández. Confirmaron que los ministros de Economía de ambos países pulen el acuerdo para una nueva compra de bonos y firmaron nuevos convenios energéticos. Chávez dejó su vaticinio para octubre: “Hasta las piedras dicen que Cristina Kirchner será presidenta”.

En la antesala de la compra inicial de 500 millones de dólares en bonos a la Argentina por parte de Venezuela, Hugo Chávez hizo votos por la profundización de un acuerdo regional en América del Sur. El presidente bolivariano habló en la Casa Rosada, en el marco de la firma de convenios energéticos, en donde no se privó de vaticinar el triunfo del oficialismo en las elecciones de octubre. “Como dicen las piedras, Cristina Kirchner será la próxima presidente de los argentinos y las argentinas”, dijo.

Verborrágico, Chávez habló de todo y de todos. Apenas aterrizó en Ezeiza, se despachó contra George Bush, abordó su conflictiva relación con la comunidad judía y Brasil y también destacó el papel de Néstor Kirchner en defensa del Mercosur y contra el ALCA (ver aparte).

Hubo preguntas inevitables, vinculadas con los prometidos anuncios de cooperación financiera y energética. Chávez rememoró la generosa compra de bonos que realizó Venezuela en los últimos años –“4700 millones de dólares”, dijo– y la “voluntad sin límites” para adquirir nuevos títulos de la deuda. Aunque reconoció que “hay que hacer cuentas” antes de cerrar trato.

A propósito, los técnicos del Ministerio de Economía de Argentina están puliendo por estas horas las condiciones para colocar 500 millones de dólares de Boden 2015 que serán comprados por Venezuela para la concreción de una nueva emisión del Bono del Sur.

“Si el año próximo Argentina necesita de la ayuda de Venezuela, estaremos allí, siempre ayudando”, dijo Chávez, apenas bajó del avión, confirmando su decisión de auxiliar al país. El mandatario se limitó a decir que esta compra es para integrar una segunda colocación de Bono del Sur, un título por 1000 millones de dólares que reúne 500 millones en Boden y otro monto similar por bonos de Venezuela. Ahora resta definir la tasa en que será colocado el bono argentino, posiblemente un Boden 2015, por el que las autoridades del Ministerio de Economía confían en obtener una tasa menor al 11 por ciento anual. “Estos son títulos muy atractivos”, dijo Chávez, en referencia al Bono del Sur.

En el Salón Blanco de la Casa Rosada no hizo alusión a los bonos, pero sí al memorándum de entendimientos en materia energética (ver recuadro). Kirchner, en tanto, se preocupó en aclarar que el país no está pasando por ninguna crisis. Redujo todo a las “tensiones de crecimiento”, que demandan mayores inversiones.

El presidente argentino agradeció especialmente “el traslado de oficinas (venezolanas) de compra de productos petroleros a la Argentina”.

–De compra y venta –aclaró, rápido, Chávez.

–Sí, pero mejor que compren –le contestó sonriente Kirchner desde el atril.

El venezolano no limitó la profundización de un acuerdo regional al comercio, sino también a una alianza geopolítica. En ese sentido, consideró que “los ingleses arrebataron las Malvinas porque la Argentina estaba sola”. Y especuló con que si el bloque hubiera estado unido, los invasores “no pasaban el Caribe”.

Kirchner también bregó por la unidad. En ese sentido, reivindicó el Mercosur y la futura incorporación de Venezuela y “acercar lo más que pueda” a México. Apenas unos minutos antes, la embajadora en Venezuela, Alicia Castro, recordó en una charla informal un proyecto propio, que presentó en el 2003 como diputada, para integrar al Mercosur a la República Bolivariana.

Acaso por esa vocación de seducir al visitante, el rojo predominó en el vestuario oficial. Tanto que Chávez no pudo obviar un comentario sobre el atuendo “bolivariano” que ceñía a Cristina Kirchner. Hasta el sobrio ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sacó a relucir una corbata rojo-furioso símil a la del huésped.

El venezolano se salió del protocolo para saludar, en medio del discurso, al titular de Techint, Paolo Rocca, uno de los mayores inversores en Venezuela. Y agradeció a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y al diputado Miguel Bonasso.

Chávez se regodeó relatando la visita del actor norteamericano Sean Penn a su país. “Estaba cansado de leer que Venezuela es una dictadura y vino a conocer.” Le recordó, según dijo, que su país le exporta petróleo a Estados Unidos desde 1914 y que en cambio no recibieron nada a cambio, ni siquiera una “vaca preñada”. La alusión vino a cuenta por el ganado argentino que desembarcó en el país caribeño producto de un intercambio comercial anterior. “Porque a Sean Penn le mostré el parto de una vaca argentina”, aclaró, por si hiciera falta.

Hubo un aparte para Cristina Kirchner. Se congratuló con la manera en que lo defendió en su reciente paso por España. “Le agradezco a Cristina que la acosan. Y es difícil acosarla”, figuró.

Anoche, los Kirchner le brindaban una cena de honor a Chávez en Olivos. El venezolano estará hoy en el INTI para suscribir acuerdos de cooperación tecnológico-industrial, antes de partir hacia Uruguay. Los presidentes volverán a encontrarse en estos próximos días en Bolivia, donde se prevé una cumbre con el presidente de ese país, Evo Morales.


El contenido del acuerdo

El memorándum de entendimiento firmado ayer por los presidentes Néstor Kirchner y Hugo Chávez incluye la construcción de una planta regasificadora destinada a incrementar el suministro de gas licuado en el país y un tratado de seguridad energética, que contempla la creación de la empresa multinacional Petrosuramérica. Esta estará constituida por una corporación de empresas binacionales. Por este entendimiento, ambos países continuarán en forma conjunta con la actividad de “cuantificación y certificación” de reservas en la faja petrolífera del Orinoco, Venezuela.

A su vez, los mandatarios sellaron un tratado de seguridad energética que tiene como fin la integración y la cooperación en el sector energético, “complementando las fuentes de energía primaria disponibles, el intercambio tecnológico para la búsqueda de nuevas fuentes” y “fomentando el uso racional de energía”.

Compartir: 

Twitter
 

El buen clima y las bromas predominaron en el acto en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Por la noche hubo cena en Olivos.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.