EL PAíS › REPORTAJE A CARLOS “ANACONDA” NAIR MENEM

“Si papá lo hizo, es porque era lo mejor”

Su aparición en Gran Hermano “aceleró” su acercamiento a su padre, el ex presidente y hoy candidato a gobernador. “Hijo ’e tigre”, dice que le dijo, orgulloso por lo que tantos vieron en pantalla. Un diálogo con alguien que piensa ser actor, o tal vez entrar en política.

 Por Nora Veiras

“Manejo, fumo, tomo mate, coca cola; hago la entrevista... si me muero en un accidente va a ser culpa tuya.” Lo dice al pasar mientras volantea rumbo a Chilecito por un camino de curvas. Del otro lado de la línea es imposible no asociar. Las montañas hacen lo suyo y la comunicación se corta. Llama él. “De parte de Carlitos Menem”, anuncia. En los papeles todavía es Carlos Nair Meza, el hijo de la ex diputada formoseña que tuvo que hacer un juicio para que el ex presidente lo reconociera. La sentencia confirmó su identidad. Pero se sabe que la lógica menemista tiene otros valores. Recién cuando en “Gran Hermano Famosos” trascendieron las “dotes” del muchacho tatuado, el riojano dijo por TV: “Es mi hijo, es innegable, si uno lo ve y es el retrato de uno. Es Carlos Menem sin canas”. Y cuando se encontraron, lo elogió con un “hijo ’e tigre”. “Es por lo de las mujeres”, explica como si hiciera falta. Las chicas lo acosan en La Rioja, gritos histéricos preceden la llegada del hombre que aspira a ganar hoy el cuarto mandato como gobernador. A los 77 años, a Carlos Saúl no le queda otra que resignarse a que la exaltación la provoque su vástago de 25.

Metido dentro de una inmensa camisa violeta y con unos anteojos negros dignos de los magnates árabes, Menem padre, achicado por el inexorable paso del tiempo, se pasea montado en la caja de una camioneta junto a Carlos Nair.

–¿Qué te dijo cuando se vieron después de reconocerte públicamente? –le preguntó Página/12.

–Que se sentía orgulloso por cómo actué en el programa, que empiece a laburar un poco, tanto con él como junto a Zulemita.

–¿Laburar en qué?

–Acompañándolo en lo que sea.

–¿Te asignaron alguna tarea?

–Por ahora no.

–Firmás autógrafos.

–Por ahora es familiar, sentimental y de corazón.

–¿Te gustaría dedicarte a la política?

–Me encanta la política, me gustaría dedicarme a la política, pero todavía es muy apresurado para entrar a opinar. Los políticos se merecen mis respetos como ciudadanos. Vamos a ir viendo, paso a paso. Ahora tengo algunas propuestas en televisión.

–¿En qué?

–Me dijeron que estudiara teatro para ver qué puedo hacer yo.

–¿Te gusta la actuación?

–Es lindo, es un mundo bastante interesante.

–En política, ¿dónde te imaginás?

–En Formosa, en La Rioja, ir viendo paso a paso, al lado de mi viejo donde sea.

–¿Militaste alguna vez en política?

–Siempre estuve muy cerca, porque de hecho toda mi familia es política. Siempre estuve en actos, en acompañamientos.

–Una vez te preguntaron si votarías por tu papá y dijiste que tendrías que pensarlo, ¿por qué?

–Obviamente lo votaría, las propuestas de mi padre son buenas y las va a cumplir. Mi viejo es un político con una trayectoria inmensa y única. Es un verdadero peronista.

–¿Qué es ser un verdadero peronista?

–Es luchar por la causa del peronismo como dijo Perón. Todo peronista tiene que luchar por un bien común, nadie para beneficio propio. Mi viejo va a ser recordado como un prócer del peronismo.

–En realidad, ha sido muy criticado por traicionar la historia del peronismo.

–Imposible ¿por qué motivo?

–Por la política de privatizaciones, por las relaciones carnales con los Estados Unidos...

–Si él lo hizo es porque era lo mejor en ese momento. Yo analizo su lealtad. Sobre las privatizaciones, no sé, soy muy joven. Con el tiempo iremos viendo qué es lo positivo y qué lo negativo.

–También ha sido muy criticado por la corrupción y el enriquecimiento...

–Una cosa no tiene nada que ver con la otra. No tiene nada que ver el enriquecimiento con ser peronista de raza, mi viejo ha estado preso en muchas oportunidades. La Justicia no pudo demostrar nada por lo que se denunció a papá. Yo lo defiendo porque es mi padre, lo amo porque es mi viejo.

“La sangre no se hace agua, es sangre”, repite Carlos Nair y habrá que pensar que es genético: al confrontar el discurso que retumba del otro lado de la línea con el archivo queda claro que el joven asimila rápido. En una recopilación de “Televisión Registrada” sobre la saga familiar, el periodista Daniel Tognetti en el 2003 le recordaba que “tu papá en el juicio por filiación que le iniciaste dijo que vos serías el hijo del carpintero que estaba en tu casa”.

–Pueden decir que soy el hijo de cualquier albañil si quieren. Te puedo asegurar que cualquier albañil tiene más pelotas para reconocer a un hijo que un hombre que está queriendo gobernar un país –respondió por entonces. En la misma charla, contó que Menem le aconsejaba que “sea honesto, que la honestidad es lo único que hace al hombre. Entonces él no es hombre porque no fue honesto. Con gente que lo ayudó, no fue honesto, fue más garca que otra cosa”.

Hijo ’e tigre

Carlos Nair Menem nació, ironías del destino, un 17 de octubre de 1981. La maestra Martha Meza era por entonces la hija del ex intendente de Las Lomitas, el pueblo formoseño donde Menem había sido trasladado durante la dictadura bajo el régimen de libertad vigilada. En 1985, la mujer denunció que el padre de su hijo era el gobernador de La Rioja. Comenzó entonces una guerra que combinó la ayuda sotto voce de Menem para apuntalar la carrera política de Meza –fue diputada provincial, nacional y funcionaria de Desarrollo Social a partir de los ’90– con batallas furibundas de la ex primera dama Zulema, su hija y el propio Menem, que le inició juicio a la revista Noticias por haber publicado la historia de su hijo extramatrimonial.

En el 2001, cuando cumplió la mayoría de edad, Carlos Nair inició el juicio por filiación. La relación con el entonces Presidente era a escondidas. En el ’94, poco después de que se matara su primogénito, le había regalado el casco de Ayrton Senna, el campeón de Fórmula Uno al que admiraban los dos Carlos Junior, pero su identidad seguía siendo negada. En el 2003 se suicidó Martha Meza ingiriendo plaguicida. “Es muy fuerte que tu vieja se mate por culpa de tu padre”, le dijo por entonces a Tognetti. Ahora, frente al conductor de “Gran Hermano”, Jorge Rial, repite: “No hago cargo a nadie de la muerte de mi mamá”.

En noviembre del año pasado el juez Francisco Orella, de Las Lomitas, sentenció que Menem era el padre del joven a pesar de que el ex mandatario se negó a hacer el examen de ADN. “A partir de ahora, Carlos Nair tiene los mismos derechos, inclusive patrimoniales, que los otros hijos de Carlos Saúl Menem”, explicó su abogado patrocinante Daniel Alonso.

Hace apenas ocho meses, los abogados de Menem anunciaron que apelarían la sentencia. Carlos Nair, que andaba boyando por Formosa, decidió anotarse en “Gran Hermano Famosos”:

–“Me gusta experimentar cosas nuevas, me mandé de una”, explica y su destino cambió.

–¿Qué pusieron adentro del pantalón de Carlitos? –preguntaba una de las “famosas” mirando al joven dormido despatarrado en un sofá.

–Es para el canal porno –comentó otro.

–Lo picó la avispa del padre.

–Es ancha, es larga, es todo. Tiene vida propia –aportó otra y “Anaconda” pasó a ser la identidad mediática de Carlos Nair, inmortalizada en las imágenes de Youtube.

–En “Gran Hermano” te cargaron bastante por tu relación con las chicas, ¿qué te dijo tu papá? –le preguntó este diario.

–Hijo e’ tigre, nada más que eso, por el tema de las mujeres. No sé a qué hombre no le gustan las mujeres, siempre que sea heterosexual claro. Con mi padre nos estamos conociendo, es una buena persona. Estamos viviendo juntos ahora en La Rioja –dice y desmiente que esté de novio con la modelo Dolores Moreno, otra ex “Gran Hermano”: “Es una buena persona. Nos estamos conociendo”.

–A partir del reconocimiento público de tu papá se tejen muchas especulaciones en torno de la herencia...

–Me parece muy malo pensar en la herencia de mi padre, estando él en vida. Qué tiene, qué no, qué deja, a quién se lo deja, a quién no. Mientras viva mi papá las cosas son de mi papá.

Con Zulemita dice que “está todo bien”, que se están conociendo, abunda en que no tiene problemas en conocer a Máximo, el hijo de Cecilia Bolocco, “siempre que la madre quiera”. De Zulema Yoma opina que “es una señora que sufrió mucho”. Para la herencia de la familia unida hay que contar también a Antonella Carla, la hija de Amalia Pinetta con Carlos Menem Junior, a quien la Justicia reconoció como nieta del ex presidente después de un juicio de trece años. Tres hijos y una nieta para repartirse una herencia que nadie sabe a cuánto asciende. En la Justicia siguen abiertas varias causas para establecer la fortuna del hombre que gobernó y depredó el país durante diez años y medio. Para Carlos Nair, la historia recién empieza. Un Menem más entró a escena. Uno que piensa combinar la actuación con la política. Como diría el inolvidable Tato Bores: “Vermut con papas fritas y ¡¡Good show!!”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.