EL PAIS

Primeros afectados por el olor a coliflor de Botnia

Dos personas denunciaron haber sido afectadas por las emanaciones de la pastera, admitidas por la empresa. Los ambientalistas resolvieron llevar sus reclamos hasta la Capital y Montevideo.

 Por Miguel Jorquera

La protesta contra la puesta en marcha de Botnia se trasladará nuevamente a Buenos Aires y llegará hasta Montevideo. Mañana habrá un “escrache” frente a la embajada uruguaya en la Capital y el 12 de diciembre la Asamblea Regional Ambiental –integrada por organizaciones argentinas y uruguayas– realizará una movilización conjunta a Plaza de Mayo y sobre la capital uruguaya. Ayer, los asambleístas entrerrianos bloquearon los tres pasos fronterizos con Uruguay. Del otro lado del río, la Prefectura oriental seguía apostada sobre la frontera para garantizar que nadie ingresara a su territorio: “Mientras exista el peligro de que se produzca un solo incidente, vamos a precaverlo”, dijo el canciller uruguayo Reinaldo Gargano. En tanto, al mismo tiempo que los técnicos de la compañía finlandesa admitían que “los olores”, por acción del viento, podrían llegar a Fray Bentos, los asambleístas de Gualeguaychú denunciaron que dos personas que monitoreaban la actividad de la pastera cerca del puente San Martín fueron afectadas por las emanaciones de la planta.

El comienzo de la producción en la pastera finlandesa en Fray Bentos recalentó los ánimos de los asambleístas, que ayer decidieron en Gualeguaychú nuevas protestas y una marcha con la que volverán a Buenos Aires mañana. En una asamblea sobre la ruta 136, los ambientalistas resolvieron llevar su reclamo frente a la representación diplomática de Uruguay en la Argentina. “El escrache”, definieron, será el comienzo de una nueva ola de movilizaciones que traspasarán los límites de Entre Ríos. Otra preocupación puso en vilo a los asambleístas. “Dos personas sufrieron las emanaciones tóxicas, se descompusieron y se desmayaron”, dijo a Página/12 el asambleísta y dirigente agrario Alfredo De Angelis. De acuerdo con los primeros datos que manejan los ambientalistas, “todo comenzó con los fuertes olores que producía el funcionamiento de Botnia, que terminaron afectando a las personas”. Los afectados son Jorge Oggier y José Luis Naverlet, dos empleados de la Comisión Administrativa del Río Uruguay que cumplían funciones sobre el puente General San Martín.

Un comunicado emitido ayer por Botnia desde Uruguay afirmaba que el proceso productivo avanzaba en la “tamización y blanqueo” de la pasta de celulosa y había ingresado en la “fase de evaporación”, cuando “podrían percibirse algunos olores”. La ingeniera química Inés Eluén se encargó de definirlo: “Es posible que durante estas horas se sientan, en forma intermitente dentro del perímetro de la planta, ciertos olores similares al coliflor hervido, hasta que los múltiples sistemas de filtrado comiencen a funcionar”. Luego precisó: “En el correr del día y dependiendo de la dirección del viento, este olor podría llegar a Fray Bentos, ubicada a una distancia de cuatro kilómetros de la planta. Esperamos eliminar estos olores intermitentes de aquí a unos días”, dijo. Para los asambleístas de Gualeguaychú, los olores llegaron hasta la costa argentina, afectando a dos personas, que “tuvieron que recibir atención médica”. Los médicos –según los asambleístas– “evaluaran las causas de la afección y sus posibles consecuencias”.

Del lado uruguayo, la protesta también crece. Un grupo de delegados de la Asamblea Regional que se reunió el sábado en Colonia Agraciada, en el departamento de Soriano, resolvió declarar el 9 de noviembre –cuando comenzó a producir la pastera– como “día de duelo regional” y también le puso fecha a la marcha que organizaban con los ambientalistas argentinos. El 12 de diciembre, a la misma hora, habrá movilizaciones en Plaza de Mayo y en Montevideo.

La puesta en marcha de la pastera desató la bronca de los asambleístas entrerrianos que ayer cortaron todos los pasos fronterizos con Uruguay. Pero antes de caer la tarde, los ambientalistas de Concordia y Colón decidieron levantar los bloqueos. La ruta 136 –que conduce a Fray Bentos– seguirá cortada como desde hace casi un año. En Colón, los cortes programados de dos horas, entre las 20 y las 22, se prolongarán toda la semana. Y en Concordia, una nueva asamblea decidirá el miércoles nuevos cortes. En tanto, el gobierno uruguayo insistía en su denuncia de bloqueo. “Hay un grupo que tiene todo el derecho a protestar, menos el de hacer lo ilegal, como bloquear puentes, interrumpir el tránsito, violando el Tratado de Asunción”, dijo el canciller uruguayo. Después justificó el dispositivo de seguridad ordenado por su gobierno: “Si se largan lanchas contra los buques uruguayos, se forcejea y se tira un marinero al agua, no podemos permanecer indiferentes”.

Compartir: 

Twitter
 

La Prefectura de Uruguay se mantuvo apostada en la frontera para evitar el ingreso de asambleístas.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.