EL PAIS › CUAL ES LA ENFERMEDAD DE LA PRESIDENTA Y COMO ES SU TRATAMIENTO

“El pronóstico es excelente”

Dos especialistas consultados por este diario explican en qué consiste el carcinoma papilar. Ambos coinciden en que la evolución es muy buena y la perspectiva de curación es muy alta. Aquí, las preguntas y respuestas sobre la enfermedad.

 Por Pedro Lipcovich

“El pronóstico es excelente”, coincidieron, ante la consulta de Página/12, dos de los principales especialistas del país. Ello se debe a que, de los cuatro tipos de cáncer de glándula tiroides que existen, el que padece la Presidenta es, a la vez, el más frecuente y el más fácil de tratar. El tratamiento consiste en la extirpación de la glándula. La operación es de rutina para los especialistas y dura un par de horas. El posoperatorio inmediato requiere unas 48 horas. Después, se efectúa una “captación de iodo”, a fin de detectar si, en el cuello o en alguna otra parte del organismo, han quedado células de la glándula, caracterizadas precisamente por captar el iodo que ingresa al organismo. Si quedara alguna célula, se efectúa una aplicación de iodo radiactivo, que, según los especialistas consultados, elimina fácilmente las células tumorales; es una terapia más rápida y mucho menos agresiva que la quimioterapia utilizada para otros tipos de cáncer.

- ¿Qué es la glándula tiroides?

Es una glándula que se halla en la garganta, cerca de la tráquea. Tiene forma de mariposa, con un lóbulo derecho y uno izquierdo. La tiroides utiliza el iodo –mineral que se encuentra en la sal iodada, la que se consume habitualmente– para elaborar varias hormonas, cuya función es controlar la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y la rapidez con la que los alimentos se transforman en energía, es decir, lo que se denomina metabolismo; también controla la cantidad de calcio en la sangre.

- ¿Cuántos tipos de cáncer de tiroides hay y a cuál corresponde el que padece la Presidenta?

Hay cuatro tipos de cáncer de tiroides: el papilar –que padece la Presidenta–, el folicular, el medular y el anaplásico. El papilar es el más común: el 95 por ciento de los cánceres de tiroides pertenecen a esta variedad. También es el de mejor pronóstico.

- ¿Cómo se diagnostica el cáncer de tiroides?

Fabián Pitoia, jefe de Tiroides del Servicio de Endocrinología del Hospital de Clínicas, señaló que “el cáncer de tiroides se diagnostica cada vez con más frecuencia en la población gracias al uso de screening ecográfico de la glándula. Cuando se detecta un nódulo, se extrae tejido mediante una punción y se hace una biopsia para establecer si es maligno. El 95 por ciento de los nódulos de tiroides son benignos. Del 5 por ciento que resulta maligno, a su vez el 95 por ciento corresponde al carcinoma papilar, que es el de mejor pronóstico”.

- ¿En qué consiste el tratamiento?

Adrián Hannois, presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica, explicó que “se extirpa la glándula tiroides: eso permite ver qué extensión tiene el tumor. Se extirpan también los ganglios próximos. Sobre esta base se tiene una idea clara del pronóstico. Como estos tejidos tienen gran avidez por el iodo, una vez que se extirpó la tiroides se rastrea, administrando iodo, si quedó algún foquito en el organismo. De ser así, se cura rápidamente administrando iodo radiactivo”.

- ¿Cuál es el pronóstico?

“El pronóstico de un carcinoma papilar, correctamente diagnosticado y tratado es excelente, y la sobrevida de estos pacientes es casi idéntica a la de la población general”, destacó Pitoia. “El carcinoma papilar es de buen pronóstico –coincidió Hannois–: es imprescindible la cirugía y puede ser necesario administrar iodo radiactivo para eliminar totalmente las células malignas. La evolución es muy buena y el porcentaje de curación es alto.”

- ¿Qué precauciones debe tomar el paciente en su vida posterior?

Deberá tomar levotiroxina –sustituto de la hormona que producía la tiroides extirpada– durante el resto de su vida. Hannois señaló que “la administración de levotiroxina por vía oral permite que la persona a quien le fue extirpada la tiroides lleve una vida totalmente normal. Deberá hacer controles periódicos, mediante la prueba de captación de iodo, para verificar que todo siga bajo control: hay que esperar un tiempo para establecer la curación total”.

- ¿Por qué la coincidencia de cáncer en los presidentes?

“Parece frecuente que los presidentes tengan tumores –comentó Hannois–. Sucede que, de acuerdo con la OMS, la principal causa de muerte en la próxima década será el cáncer: sucede que otras causas de muerte, como las enfermedades infecciosas y cardiovasculares, se curan más; la tasa de curación del cáncer también aumentó mucho, pero de todos modos se ha transformado en una epidemia, especialmente en los países más desarrollados.”

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, difundió la noticia.
Imagen: Adrián Pérez
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.