EL PAíS › LA ONU ADVIERTE POR CRISIS DE ALIMENTOS

“Tensión sin precedentes”

 Por Sebastián Premici

“Aparentemente ha habido algún efecto, una consecuencia no buscada de los esfuerzos por obtener combustibles alternativos”, aseveró ayer Condoleezza Rice, secretaria de Estado norteamericana, durante una reunión de directores de las Naciones Unidas. Este “daño colateral” del que habla la funcionaria sería el alza mundial de los precios de los alimentos, producto de un incremento de las tierras agrícolas destinadas a los biocombustibles. La ONU anunció que creará un equipo de trabajo especial para hacer frente a esta crisis global con el objetivo de evitar “tensiones sociales en una escala sin precedentes”, aseguró su secretario general, Ban Ki Moon.

El Banco Mundial estimó que, durante los últimos tres años, los alimentos aumentaron un 83 por ciento, lo que produjo la “consecuencia no buscada” de 100 millones de nuevos pobres. Mientras tanto, Latinoamérica tendrá que dirimir entre su soberanía alimentaria o convertirse en proveedora internacional de materias primas para biocombustibles.

El incremento del precio mundial de los alimentos, provocado por la mayor demanda de India y China, y un vuelco hacia los biocombustibles, ya causó importantes protestas sociales en el Caribe, en Africa y Asia. Ban Ki Moon, director general de la ONU, anunció ayer desde Suiza que se destinará un fondo de 755 millones de dólares para crear un Programa Alimentario Mundial que sirva para enfrentar “el hambre generalizada, la desnutrición y las tensiones sociales en una escala sin precedentes”.

Sin embargo, la comunidad internacional ya le está solicitando a la ONU que impulse una moratoria en la producción de biocombustibles, posible causante del incremento de los costos de los alimentos. “Una medida de estas características podría reducir los precios del maíz aproximadamente un 20 por ciento y 10 puntos sobre el valor del trigo para 2009 y 2010”, reveló Joachim von Braun, director general del International Food Policy Research Institute de Estados Unidos.

La Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU (FAO) estimó que el gasto de los países más pobres para adquirir cereales aumentó un 74 por ciento en los últimos años, mientras que la canasta básica de alimentos estipulada por esta organización cuesta un 57 por ciento más que el año pasado. “Aunque creemos que los biocombustibles seguirán constituyendo una pieza extremadamente importante hacia una matriz energética alternativa, obviamente queremos estar seguros de que no tendrán efectos adversos”, aclaró Rice. Para el profesor de Agroecología de la Universidad de California Miguel Altieri, “los precios inflacionarios del petróleo incrementaron los costos de producción y los precios de los alimentos al punto de que hoy un dólar compra un 30 por ciento menos de comida que hace un año”.

El petróleo y los commodities agropecuarios están en el centro de la tormenta. La crisis financiera en Estados Unidos provocó que muchos fondos de inversión, en vez de invertir en dólares, busquen otros activos como la soja y los biocombustibles. Ecuación que arroja como saldo negativo una crisis internacional en el precio de los alimentos. “Si la administración de George Bush quisiera producir maíz para etanol y así reemplazar los hidrocarburos, debería necesitar 1,4 millón de hectáreas, más del doble de la extensión que existe actualmente. Y para la soja, se necesitarían 8,8 millones, seis veces más que el área actual”, resumió Altieri durante una conferencia realizada el año pasado en Buenos Aires.

Lula Da Silva, presidente de Brasil, aseguró ayer que “atribuir la crisis alimentaria a los biocombustibles es una distorsión absurda”. Su país es el principal productor de etanol a base de caña de azúcar de la región. Este año generará entre 26.400 y 27.400 millones de litros de etanol, de los cuales exportará 4200 millones. Más del 50 por ciento irá para Estados Unidos. “Latinoamérica tiene los recursos para enfrentar la crisis alimentaria que afecta al planeta, aunque se necesita voluntad política e inversión para que el campo vuelva a producir a mediano plazo”, recalcó el director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, Cherlton Brathwaite.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.