EL PAíS › COIMAS EN LA POLICíA Y A FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD

Seis locales en la Capital

La denuncia de la hija de Raúl Martins incluye acusaciones contra funcionarios policiales y del Gobierno de la Ciudad que actuarían para proteger a los seis locales que funcionan en Buenos Aires.

 Por Raúl Kollmann

La hija de Raúl Martins también denuncia toda la actividad del ex agente de la SIDE en el mundo de la prostitución en Buenos Aires y los pagos que se efectuarían a dependencias de la Policía Federal y a funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En concreto, le imputa a su padre facilitación y promoción de la prostitución en seis locales de la Ciudad Autónoma, pero además señala con nombre y apellido quiénes son las personas que pagarían coimas a las comisarías, cuáles serían esas comisarías y dependencias de la Policía Federal y quiénes serían los dos funcionarios de la estructura del Gobierno de la Ciudad que habrían recibido dinero a cambio de evitar inspecciones y clausuras.

En el texto presentado ante la Justicia, Lorena Martins señala los locales que son propiedad de su padre, pero que en varios casos figuran a nombre de testaferros: el local nocturno Rouge y/o Brut, en la calle Vicente López 2257; New Manhattan y/o Fama, en Rivadavia 7373; Hot Area, en Artigas 1490 y Juan B. Justo 5302; Top Secret, en Artigas 1438 y Oba Oba, en Rivadavia 2434. En cada caso, la hija de Raúl Martins detalla a nombre de quién está cada local y cada habilitación. “En tres de esos locales, Top Secret, New Manhattan y Oba Oba –detalla Lorena– hay habitaciones en donde las chicas mantienen sexo con los clientes. En Hot Area, los clientes usan las habitaciones de Top Secret porque queda a 40 metros.” La hija de Martins, que se infiltró en la organización, señala que el Appart Hotel y Swinger Club Anchorena también es propiedad de su padre y allí se cuenta con cinco o seis chicas que ejercerían la prostitución encubierta: el objetivo es que mantengan relaciones sexuales con algunos de los hombres que concurren solos y de esa manera hacer atractivo el lugar.

Lorena revela que varios de los locales están preparados para inspecciones, ya que cuentan con “puertas trampa” que permiten escapes tanto a menores como extranjeras sin documentación. En su denuncia judicial, la joven indicó exactamente dónde están esas puertas trampa y a qué departamentos de edificios contiguos conectan. Esos escapes se accionan en forma electromagnética, según detalla el texto presentado.

La hija de Martins también detalló la forma en la que se pagarían las coimas mensuales a las dependencias de la Policía Federal. Es más, acompañó las planillas que le fueron enviadas por mail por las allegadas a su padre, que son primas de su actual concubina, y en las que constan los valores y las dependencias. Lorena sostiene que resultará fácil comprobar el origen, el IP, de esos mails.

En la planilla figura, por ejemplo, como Gaona, la comisaría 50, ubicada en esa avenida; la 83 de la planilla en verdad es la 38: árbitro 11 es la que corresponde al barrio de Once; la 19 es “vecinos” porque queda a pocos metros del Club Swinger; Drogas Peligrosas es Farmacia; Extranjeros es Asuntos Extranjeros; la División Seguridad Personal, ex Moralidad es Casa Mayor; Ruidos Molestos es Tata, y delitos contravencionales es Contra. Los pagos suman 33.400 pesos mensuales.

Para no entorpecer el trabajo de la Justicia el diario se abstiene de publicar los nombres de quienes pagan y de quienes cobran el dinero en cada caso, pero Lorena aportó todos los elementos que configuran el delito de cohecho.

Respecto de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, también la joven aportó todos los nombres, tanto de un ex funcionario de altísimo rango como el operador del que se valdría para evitar las inspecciones o incluso abortarlas cuando se iniciaron. Lorena Martins sostiene que el Club Swinger de la calle Anchorena es utilizado como disco, sin que esté habilitado al efecto, y señala los inmensos riesgos que se corren porque va una enorme cantidad de gente y “no existen las mínimas medidas de seguridad contra incendio y limitación de la capacidad. Una simple llamada de mi padre al influyente funcionario llevó a que los inspectores se retiraran del lugar cuando concurrieron este año”.

La investigación de Lorena sobre todos esos locales se enmarca en la acción que su madre y ella llevan adelante para que Martins no haga desaparecer sus bienes que son considerados conyugales. Por ello, intimaron al ex integrante de la SIDE a que restituya todos esos bienes que –según ellas– “fueron sustraídos en forma fraudulenta o mediante ocultamiento a la sociedad conyugal”. El reclamo es sobre todos los locales mencionados, además de The One, de la calle Chacabuco, que está siendo reformado. Lorena enumera en cada caso las sociedades uruguayas que aparecen como propietarias, pero incluso figuran en una carta documento de intimación, bienes y cuentas que existen en Miami, Estados Unidos. Por último, la mamá de Lorena, Susana Cancela, esposa legal de Martins, exige no sólo el blanqueo de todas las propiedades, sino también una indemnización por daños y perjuicios por cuatro millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

En la denuncia figuran estas tarjetas con los locales que funcionan en Cancún, México.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.