EL PAíS › LOS METRODELEGADOS DICEN QUE NO ES NECESARIO PARALIZAR EL SERVICIO

Un plan alternativo al cierre de la línea A

 Por Werner Pertot

Ante la decisión del gobierno de Mauricio Macri de cerrar la línea A por dos meses (o tres), los metrodelegados volvieron a advertir que no era necesario cerrar la línea completa ni tampoco todo ese tiempo. Ayer detallaron un plan alternativo por el que se podría hacer el recambio de los vagones antiguos sin afectar la totalidad de la línea (se cerraría solo de Puán a Plaza Miserere). También indicaron diversas posibilidades para paliar las complicaciones que traerá el cierre. Hasta ahora, en la gestión PRO no parecen haber sido muy receptivos.

“Lo que hay que hacer es sacar los trenes de madera y poner los trenes chinos. Las vías, las señales, la usina y el cable aéreo por donde se transmite la electricidad son nuevos: fue cambiado en los últimos cuatro años y no se paró el servicio para eso. Mirá que cambiar la vía es complicado. Se cambiaba de noche y se abría una hora más tarde”, recordó Roberto Pianelli, el secretario general de los metrodelegados.

“Ahora hay que cambiar los trenes que requieren 1500 volts y la A tiene 1100. Sólo pueden correr los trenes belgas y los Fiat. Para poner los chinos hay que subir el voltaje. La usina ya está, así que es subir una palanquita. Las protecciones eléctricas que están durante el trayecto hay que cambiarlas a 1500”, explicó Pianelli. “Hay otra particularidad. Estos trenes, como son nuevos, vienen con una garantía que exige que con una formación de los 45 vagones se recorra 2000 kilómetros sin pasajeros. Se lo carga de arena y se recorren los dos mil kilómetros. Eso para probar si son buenos”, detalló el gremialista. “Como tenés que cambiar el voltaje no tenés más los belgas. ¿Qué va a hacer la Ciudad? Va a cerrar la línea y va a hacer andar este tren. Eso equivale a ocho días del tren yendo y viniendo. Mientras tanto, se capacita a los conductores”, indicó.

“Lo que proponemos es que se use la mitad de la línea (de Plaza Miserere a Puán) para probar los 2000 kilómetros. Es el mismo tiempo: como exageración, serían diez días de pruebas. En el resto de la línea, podés seguir con los Fiat –que tienen doble voltaje– y ya no con belgas, que son los de madera”, detalló Pianelli. “De Puán a Miserere podés poner micros. Así evitás recargar otras líneas y los colectivos”, estimó.

El dirigente gremial opinó que la gestión PRO tiene otras prioridades en mente que los lleva a cerrar la línea completa por 60 días o más y que son más electorales que técnicas: “La van a cerrar para hacer un lavado de cara para inaugurar para la campaña”. También advirtió que “hay otro tema: sacan 90 vagones y van a poner 45. Es decir, que la frecuencia cuando vuelva la línea A va a ser peor. Eso hasta mitad de año, cuando van a seguir llegando más coches”.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Pianelli y Néstor Segovia, referentes de los metrodelegados.
SUBNOTAS
  • Un plan alternativo al cierre de la línea A
    Por Werner Pertot
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.