EL PAíS › LA CANCILLERíA MOSTRó SU DESAGRADO POR UNA RESPUESTA DE EE.UU.

Para evitar el gran bonete

Tras el discurso de CFK en la ONU, un vocero anónimo del Departamento de Estado respondió ayer que no harían comentarios sobre requerimientos judiciales. La Cancillería reclamó una respuesta expresa en un comunicado.

El gobierno argentino reclamó a la administración de Barack Obama que brinde una respuesta concreta a los pedidos de asistencia realizados por la Argentina para determinar el paradero del ex agente de inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso, que tras la muerte de Alberto Nisman se mudó Miami, donde parece estar recibiendo una suerte de protección de los servicios norteamericanos. El lunes, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había criticado, en su discurso ante la ONU, la falta de colaboración del Departamento de Estado para informar dónde reside Stiuso y en carácter de qué. Tras las palabras de la Presidenta, un vocero del Departamento de Estado indicó a los corresponsales argentinos en Washington que su gobierno “no hará comentarios” sobre si recibieron o no “requerimientos para asistencia en asuntos criminales”. La Cancillería le salió al cruce y cuestionó la falta de cooperación del gobierno norteamericano. Además, agregó que el gobierno “recibió con desagrado” que el gobierno norteamericano se escude en un vocero que contesta de manera anónima. Adelantó que hoy le entregará copia del comunicado al embajador de Estados Unidos en Buenos Aires, Noah Mamet, para que se lo envíe a las autoridades del Departamento de Estado.

“Los pedidos argentinos” sobre el paradero de Stiuso “no fueron anónimos. Todos y cada uno de ellos fueron realizados en forma pública, con la firma del responsable y sin ocultar o mentir sobre los motivos de dichos pedidos. Esperamos un trato similar por parte de las autoridades estadounidenses”, advirtió el texto difundido por la Cancillería.

Horas antes, el Gobierno había pedido además a la Justicia que libre una segunda circular azul a Interpol para ubicar a Stiuso. La circular azul es una medida que debe ser solicitada por la Justicia y permite la búsqueda y localización de una persona, pero no su captura internacional.

Los fiscales de la Unidad AMIA ya habían presentado un pedido de búsqueda de este tipo, al que se sumará el que ayer llevó a los tribunales federales la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con la firma de su titular Oscar Parrilli. El requerimiento quedó radicada en el juzgado federal número cinco, a cargo del juez Norberto Oyarbide, que lo remitió al fiscal Guillermo Marijuán para que le de curso, siguiendo el procedimiento para este tipo de trámites.

Stiuso, ex director general de Operaciones de la SIDE, tiene abiertas varias causas judiciales en los tribunales argentinos, aunque en ninguno de los casos le han librado todavía llamados a prestar declaración indagatoria, ni órdenes de detención. El último registro que se tiene del ex espía en el ámbito judicial es la declaración testimonial que prestó en febrero ante la fiscal Viviana Fein, para luego abandonar el país.

Ayer, la Cancillería dio detalles sobre las gestiones que realizó el gobierno argentino para que Estados Unidos colaborara en ubicar a Stiuso. Parte de estas gestiones habían sido reveladas por la Presidenta en su discurso del lunes ante la Asamblea General de la ONU.

La Cancillería reseñó que el 30 de julio el canciller Héctor Timerman acompañado por Parrilli, en su carácter de director de la AFI, se reunieron con el embajador Mamet, para explicarle por qué se estaba pidiendo la cooperación de Estados Unidos para ubicar a Stiuso. “Por tratarse de un ex agente de inteligencia, Stiuso está obligado por ley a presentarse cada vez que sea citado por las autoridades, lo que incumplió”, plantearon los funcionarios a Mamet. El embajador norteamericano se comprometió a dar una respuesta, pero nunca lo hizo.

Así, el Gobierno decidió llevar el pedido directamente a Washington. El 2 de septiembre, la embajadora argentina Cecilia Nahón se reunió con el funcionario del Departamento de Estado Alex Lee y le reiteró la solicitud de colaboración para ubicar al ex agente. A Nahón, detalló la Cancillería, “le llamó la atención que Lee hablara del ‘asesinato de Nisman’, por lo que le pidió que aclarara si tenía información al respecto”, ante lo que el funcionario contestó que no tenía opinión sobre la muerte del ex fiscal. Nahón repitió su pedido cooperación la semana siguiente, a través de un escrito.

A estos requerimientos se sumaron ocho exhortos enviados por la Justicia argentina, que tampoco ha logrado hasta ahora obtener la información solicitada.

Al mismo tiempo, agregó el comunicado, “desde abril”, los fiscales de la Unidad AMIA “se han visto imposibilitados de citar a Stiuso por desconocer su paradero, por lo que emitieron el primer alerta azul para que Interpol lo buscara”. Se sabe que, tras declarar ante la fiscal Fein por la muerte de Nisman, Stiuso salió del país por vía terrestre hacia Uruguay. Hoy residiría en un resort de Portofino, en Florida.

El ex espía, relevado en diciembre de 2014 como jefe de Operaciones de la disuelta SIDE, fue denunciado por la AFI por presunto lavado de dinero, enriquecimiento ilícito y contrabando. Los nuevos fiscales de la causa AMIA lo requirieron a su vez por la desaparición de documentos de en investigación del atentado a la mutual judía.

Hasta ahora, Stiuso no está prófugo de la Justicia porque ha contestado mediante escritos presentados por su abogado, el también ex espía Santiago Blanco Bermúdez, pero la propia fiscal Fein ha señalado que no lo citó nuevamente a declarar por la muerte de Nisman “porque nadie me lo podía traer”.

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno sospecha que el ex espía Antonio Stiuso se esconde en Estados Unidos bajo protección.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.