EL PAíS

Las vetas del Alberto

 Por M. J.
desde San Luis

“En la pintura soy adolescente. Cuando encuentro mis colores, me entusiasmo y le sigo. Cuando aparecen combinaciones o superposiciones de colores donde se concreten mis deseos interiores, me emociono profundamente y, por un tiempo, no puedo dejar de contemplar mi obra.”

Así define su trabajo pictórico Alberto Rodríguez Saá, el reelecto gobernador puntano, en su propia página web. La veta artística de Rodríguez Saá –que también incursionó en la escultura, la literatura y la música– no ha sido un escollo para que este abogado de 57 años que asesoró a la Confederación General del Trabajo (CGT) y ocupó innumerables cargos públicos, también una banca de senador nacional durante once años, tome la posta de su hermano, “el Adolfo”, para prolongar la dinastía familiar hasta 28 años en la cima del poder político provincial.

Embelesado con su “obra” política, no duda en considerarse de los hombres más aptos para representar al peronismo antikirchnerista en las elecciones de octubre próximo y volver a poner a un puntano en el sillón de Rivadavia, esta vez por un período no tan efímero como ocurrió con su hermano tras la crisis de 2001. Refugiado en su mansión Los Peñitos – una deformación del ranquel que significa “los hermanos”–, ubicada en El Durazno, a 30 kilómetros de la ciudad de San Luis y a 1200 metros sobre el nivel del mar, Alberto Rodríguez Saá se zambulle en su tarea “creativa” y diseña su estrategia política, en compañía de su pareja, la actriz Ester Goris. Allí alimenta su sueño de ser presidente.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.