EL PAíS › DOS DE LOS AUTOS IMPORTADOS NO FUERON DECLARADOS

La AFIP también puso la lupa

 Por Irina Hauser

Por los menos dos de los súper autos sospechosos no fueron declarados por sus propietarios en bienes personales y otros dos figuran a nombre de monotributistas que, como tales, se supone que no tienen ingresos superiores a 72 mil pesos anuales, una cifra de por sí muy inferior a lo que cuestan un Porsche o una Hummer, que pueden superar los 100 mil dólares. Así lo determinó la AFIP que, según pudo saber Página/12, ya monitorea el patrimonio de los dueños –ricos, famosos y no tanto– de los controvertidos vehículos de lujo importados con franquicias diplomáticas, por más que juren que hicieron una compra de buena fe.

La AFIP venía estudiando desde tiempo atrás una lista de 400 empresas a nombre de las cuales aparecían autos costosos, de valores superiores a 100 mil pesos, para ver si existían maniobras para burlar al fisco. Es frecuente, explican los expertos en asuntos tributarios, que alguien compre, por ejemplo, un auto deportivo para uso personal pero lo inscriba a nombre de una empresa para obtener beneficios impositivos en IVA y ganancias. Es, en definitiva, una forma de evasión.

La semana pasada, el organismo que dirige Alberto Abad recibió la nómina de los 56 coches que el juez Marcelo Aguinsky resolvió sacar de circulación, además de prohibir su venta y transferencia. Eran camionetas Hummer y Porsche. Una veintena de ellos está a nombre de empresas que, aparentemente, no requerirían de semejantes autos para su actividad. El pago de IVA y ganancias por parte de los dueños están en pleno análisis.

En la nómina que originalmente aportó el Registro Automotor al Juzgado Penal Económico, figuran La Dolfina S.A, del polista Adolfo Cambiaso; Energy Group, la compañía del abogado Víctor Stinfale que vende bebidas energizantes; Gilmer SA, que comercializa la marca de ropa Soho; Magic Team, de ropa deportiva; otras de servicios inmobiliarios como Divot Group y Los Tukis, la constructora Viancap, la firma de cría de ganado La Angelita, entre otras tantas. Algunas de las empresas, como Eagle Security & Investigations tienen antecedentes de embargos por sus infracciones fiscales.

Las otras dos cuestiones en las que la AFIP está poniendo el foco son: si el propietario de alguno de los autos lo declaró en bienes personales y si, además, tiene la capacidad económica para adquirirlo. Así fue como se detectaron dos casos sin declarar y otros dos que, sorprendentemente, pertenecen a monotributistas, según confirmaron allegados al organismo. También aclaran que hay muchos declarados correctamente.

Entre los personajes intimados la semana pasada a presentarse en el Registro Automotor, y que están en la mira de la AFIP, aparecen los jugadores de fútbol Juan Sebastián Verón y Aldo Duscher, el ex rugbier Pedro Sportleder, el empresario del fútbol Gustavo Mascardi, y el folklorista Oscar “El Chaqueño” Palavecino, entre muchos otros.

En la AFIP insisten en que “el hecho de que las personas hayan comprado de buena fe, no quita que puedan haber incurrido en una eventual evasión tributaria”. El ente saldrá a hacer los ajustes y reclamar los impuestos, con intereses y punitorios a quien corresponda. Las denuncias penales quedan reservadas a los casos en que la evasión supera los 100 mil pesos de IVA, algo que estiman como bastante improbable en estos casos.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Abad, de la AFIP.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.