EL PAíS

“Están tratando de tapar el problema que tuvieron”

Uno de los referentes de la Asamblea de Gualeguaychú, Jorge Fritzler, explica aquí el alcance de lo sucedido ayer en la planta de Fray Bentos y por qué supone que reapareció la cuestión de los permisos para cruzar el puente.

 Por Alejandra Dandan

Jorge Fritzler es uno de los referentes de la Asamblea de Gualeguaychú. En diálogo con Página/12 repasó lo que sucede dentro de las vedadas tierras de Botnia y cómo manejaron la información sobre lo sucedido ayer. Según la Asamblea, Botnia sufrió un primer problema técnico el día martes y lo intentaron ocultar de distintas formas. Fritzler también habla de las credenciales verdes que distribuyen desde hace siete meses en el puente internacional para quienes las necesiten, excepto turistas y transportistas.

–¿Cómo se enteraron del problema de Botnia?

–El martes supimos que la planta no estaba funcionando pero no sabíamos por qué. Recién lo supimos hoy (por ayer) por gente que estuvo adentro de la fábrica y nos contó que se descosió la soldadura de un silo y que se derramó la parte de celulosa que estaba depositada ahí. Aparentemente el problema fue el martes porque estuvieron trabajando en la planta toda la noche y toda la mañana.

–¿Cómo lo supieron?

–Nosotros tenemos una cadena que nos permite estar informados, no le puedo dar más precisiones porque la persona que nos informa no lo hace de forma pública, pero lo interesante de todo esto es que Botnia no dejó ingresar con celulares a los operarios. Se los quitaron a todos para que no sacaran fotos y no pudieran documentarlo.

–¿Saben de otros antecedentes?

–No sé si nos enteramos de todo lo que pasa. Tenemos informes de que hubo derrames de licor negro, de que se les rajó una pileta y de que en una oportunidad tuvieron que poner una topadora en un piletón para sacar una especie de borra de café que estaba filtrándose a las napas.

–Ellos dicen que no es contaminante.

–Siempre van a decir lo mismo. Fíjese que a la CARU (órgano de control del río Uruguay) le negaron la entrada. Lo que hacen es justificar los errores.

–¿Desde hace cuánto entregan las credenciales para cruzar el puente?

–Se implementaron desde hace seis o siete meses, para agilizar el trámite de los que pasan varias veces al día por el puente. Trabajadores, dueños de las estancias u obreros. Además, nuestro corte es al transporte y al turismo. El resto tiene derecho a pasar.

–¿Por qué lo implementaron?

–Porque como no siempre estaban las mismas personas controlando el corte de ruta, cada vez que iba a pasar una persona que no conocían tenían que preguntar y explicar todo de nuevo. A dónde va, por qué, a qué hora vuelve. Ahora, aunque uno no lo conozca ya se sabe que la Asamblea habilitó a esa persona a pasar por un determinado motivo.

–¿Y quién toma la decisión de quién puede pasar y quién no?

–Para eso se formó una comisión de paso. En algunos casos lo resolvió la Asamblea.

–¿También pasan hinchadas de fútbol?

–El tema es viejo. Lo reflotaron ahora pero es del año pasado cuando la Asamblea dejó pasar a la hinchada de Gimnasia porque consideramos que sin la hinchada el equipo iba a estar en desventaja en Uruguay. No nos pareció justo que jueguen sin su hinchada. Eso se criticó, se nos dijo que estábamos dejando pasar a los barras que nos habían apretado, y en realidad la gestión la había hecho personalmente el presidente de Gimnasia.

–Lo que se les cuestiona es que la Asamblea se arrogue el derecho al paso.

–Por supuesto, porque somos administradores del puente.

–Pero hay como una colisión con las funciones del Estado, que es en todo caso el que debe decidir.

–Pero del corte al puente hay 10 kilómetros, nosotros no autorizamos a nadie a que pase el puente, eso lo autoriza Aduana. De todos modos, nosotros creemos que todo esto es parte de una estrategia de prensa de Botnia para tapar el problema que tuvieron: el tema sale ahora, mientras ellos decían simultáneamente que iban a parar la producción de la planta por 48 horas por un problema supuestamente distinto al que tuvieron.


Gargano, “horrorizado”

El canciller uruguayo Reinaldo Gargano se declaró “horrorizado” por la existencia de una tarjeta distribuida por los asambleístas de Gualeguaychú para franquear el paso de la ruta a vecinos que tienen que cruzar la frontera con Uruguay. “Es como si yo me pusiera a emitir tarjetas para determinar quién puede entrar o no entrar por la calle Cuareim al Ministerio de Relaciones Exteriores”, ironizó. Gargano presentará ante la Corte Internacional de La Haya un escrito en el que explicará por qué a fin del año pasado su país cortó los tres puentes que unen ambos países. Gargano afirmó que en la nota se destacará que “no es hábito uruguayo cerrar la frontera” y adelantó a la prensa uruguaya que la nota que enviará a La Haya indicaría que “la amenaza de invasión por aire, mar y tierra” de los ambientalistas argentinos “obligó a impedir el ingreso” a Uruguay. Junto a la nota, Uruguay acompañará informes ambientales realizados por la Dirección de Medio Ambiente y un monitoreo del río.

Compartir: 

Twitter
 

Los asambleístas de Gualeguaychú creen que la pérdida en Botnia sucedió el martes.
SUBNOTAS
  • “Están tratando de tapar el problema que tuvieron”
    Por Alejandra Dandan
  • Dos opiniones
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.