ESPECTACULOS › LA TEMPORADA 2005 DE LA FILARMONICA

Una combinación de nuevos nombres y de viejas obras

El ciclo de la Filarmónica de Buenos Aires, que estrena director principal, se centra en repertorio tradicional.

 Por Diego Fischerman

Con una fuerte apuesta por intérpretes poco conocidos en el mercado de la música clásica internacional, algunos buenos músicos que hicieron sus carreras en las décadas de 1970 y 1980, un repertorio tradicional y algún toque populista, se anunció la temporada 2005 de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. Las novedades más llamativas son la presencia de Theo Alcántara como asesor artístico y primer director de la orquesta y de Arturo Diemecke como principal director invitado. También son llamativas la ausencia casi absoluta de obras compuestas a partir de la segunda mitad del siglo XX y, en particular, de repertorio latinoamericano y de autores argentinos vivos.
El ciclo de abono a 20 conciertos comenzará el jueves 31 de marzo cuando, con la dirección de Diemecke y la actuación solista de Ernesto Bitetti en guitarra, la Filarmónica de Buenos Aires interpretará Fiesta criolla de Gómez Carrillo, Concierto de Aranjuez de Rodrigo y Sinfonía Nº 5 de Prokofiev. El 14 de abril el conductor será Alcántara y se tocarán la Sinfonía Nº 2 de Beethoven y la Nº 1 de Brahms. El 19 de mayo, Gian Carlo Guerrero conducirá a la cellista Alicia Weilerstein en el Concierto Nº 1 de Shostakovich y el programa se completará con el Concerto Grosso de J. M. Castro, la Sinfonía N° 35 de Mozart y las Metamorfosis de Hindemith. David Agler, uno de los asesores del director del teatro, conducirá el concierto del 26 de mayo, en el que se interpretará la Obertura de Lucio Silla de Mozart, el Concierto en La menor de Grieg (con la actuación como solista de Pía Sebastiani en piano), El salón México de Aaron Copland y las Danzas sinfónicas de West Side Story de Leonard Bernstein. El 2 de junio, con dirección de Alcántara y la actuación solista del violinista Pablo Saraví, el programa incluirá la Obertura para el Fausto criollo de Ginastera y el Concierto en Re mayor para violín y orquesta de Beethoven y, de Kalinnikov, la Sinfonía Nº 1.
El 9 de junio, Alcántara dirigirá la Sinfonía Nº 2 de Mahler y el 30 de ese mes Max Bragado Darman conducirá Sinfonía breve de Bautista, el Concierto para armónica y orquesta de Benjamin, un medley de Gershwin arreglado para armónica y orquesta y la Sinfonía N° 2 de Sibelius. El solista será Robert Bonfiglio, en armónica. Michel Corboz dirigirá Un requiem alemán de Brahms, con los cantantes Mónica Capra y Víctor Torres como solistas, el 14 de julio (el chiste de cantar Un requiem alemán el día nacional de Francia posiblemente sea involuntario). El 21 de ese mes regresará Charles Dutoit, quien dirigirá la Alborada del gracioso de Ravel, el Concierto Nº 5 de Mozart (con Yura Lee en violín) y la Sinfonía Nº 5 de Shostakovich. El 28 de julio, la directora Ligia Amadio y el pianista Bruno Gelber comenzarán la integral de los Conciertos para piano y orquesta de Beethoven, interpretando el primero, el segundo y el cuarto. El ciclo se completará el 1° de septiembre con los Conciertos Nº 3 y Nº 5 y, como complemento, la Obertura Leonora N° 3, del mismo autor. Alcántara dirigirá, el 22 de ese mes, la Obertura de La gazza ladra de Rossini, el Concierto Nº 1 de Paganini (con Yuki Janke en violín), Colores de la cruz del sol, de Esteban Benzecry y, de Respighi, las Fiestas romanas. El concierto del 29 de septiembre aún no tiene director designado, pero el solista será el muy buen pianista Barry Douglas, un especialista en repertorios poco transitados que esta vez, sin embargo, hará el Concierto Nº 2 de Brahms. El programa se completará con la Sinfonía N° 100 en Sol mayor, “Militar” de Haydn y La valse de Ravel.
La violinista Haydée Francia será la solista en el Concierto Nº 2 de Wieniawski, el 20 de octubre. El director será Pedro Ignacio Calderón y el concierto se completará con Usher de García Morillo y la Sinfonía en Re menor de Franck. Una semana después se interpretarán la bellísima Knoxville, verano de 1915, de Samuel Barber y la Cuatro últimas canciones de Richard Strauss, con la soprano Nancy Gustafson. El concierto, para el que aún no hay director designado, también incluirá la Sinfonía N° 31 de Mozart y el Viaje de Sigfrido a través del Rin, de El ocaso de los diosesde Wagner. Alcántara retomará la batuta de la orquesta del 3 de noviembre, para conducir Tres danzas españolas de Enrique Granados, el Concierto para quinteto de vientos y orquesta de José Carli (con la actuación solista del Quinteto Filarmónico, la Obertura de Rosamunda de Schubert y, de Mendelssohn, la Sinfonía Nº 4. El 10 de noviembre, con el pianista Marcelo Balat como solista y la dirección de Alcántara, la Filarmónica interpretará el Concierto Nº 2 de Tchaikovsky y Una sinfonía alpina de Richard Strauss. Diemecke dirigirá al cellista Carlos Nozzi, el 17 de ese mes, en el Concierto de Elgar. El programa se completará con las Danzas sinfónicas de Sergei Rachmaninov y El mar de Debussy. El 24 de ese mes, el mismo director conducirá El cisne de Tuonela de Sibelius, la Sinfonía Nº 38 de Mozart y la Sinfonía Nº 3 de Bruckner y, el 1° de diciembre, clausurará la temporada con la Suite para orquesta de cuerdas de Caamaño, el Concierto para violín y orquesta de Sibelius (con la violinista Chee Yun como solista) y el Concierto para orquesta de Béla Bartók.

Compartir: 

Twitter
 

Bruno Gelber hará los conciertos de Beethoven.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared