REPORTAJES › ALBERTO RODRIGUEZ SAA, GOBERNADOR DE SAN LUIS

“Kirchner instauró una Inquisición”

El candidato a presidente hace causa del peronismo anti-K. Defiende su alianza con Menem y sectores del macrismo. Y considera que Cristina Fernández comparte la “política de coacción sobre empresarios y dirigentes de la oposición” que implementa la Casa Rosada.

 Por Diego Schurman

Estruja el habano en el cenicero. Se acomoda el saco y se presta gentil a la sesión de fotos.

–¿Usted es prejuicioso? –sorprende Alberto Rodríguez Saá a Página/12 mientras ofrece su mejor semblante–. Le pregunto eso porque yo no lo soy con usted –agrega, enigmático.

El piso 18 del Hotel Emperador, de Retiro, es un avispero. El candidato a presidente despide a su pareja, la actriz Esther Goris, casi al mismo tiempo que irrumpe en escena su hermano, El Adolfo, flanqueado por el ex funcionario menemista Hugo Franco. Los tres terminan comentando la foto que minutos antes se tomaron con Ramón Puerta. “Decían que no nos iba a apoyar. Pero él va a ser nuestro candidato a gobernador en Misiones. Por eso lo invité a sacarnos una foto, así se dejan de decir mentiras.”

–¿Puerta finalmente le hizo un nexo con su amigo Macri?

–Macri apoya a López Murphy en su distrito. Pero en San Luis el PRO nos apoya, lo mismo que en Mendoza y San Juan. O sea, Macri nos apoya.

–Puerta se quedó con usted. Pero Sobisch lo desairó.

–Prefirió ir con fórmula propia. No fue un triunfo ni un fracaso.

–Fracasó la negociación. Iban a ir juntos, y ahora él se fue.

–Bueno, no sé si un frente con él sumaba o restaba. Pero ojo que mantenemos una relación cordial con Sobisch.

–Y al final usted acordó con Menem, a quien en otra época criticaba.

–Yo dije que la reforma constitucional de Menem era un mamarracho porque suprimía el Colegio Electoral, convirtiendo a la provincia de Buenos Aires en el distrito que decide quién es el presidente. Por esto renuncié a la titularidad del bloque y al Senado de la Nación.

–Entonces ¿por qué acaba de asociarse con Menem?

–Menem hizo un gran aporte al peronismo, al introducir el tema económico en un partido que sólo hablaba de justicia social. Hizo algo que no hizo Kirchner: la moneda fuerte, que es sinónimo de salario fuerte.

–Pero la convertibilidad sostenía una situación ficticia.

–Yo no digo que no había que salir de la convertibilidad. Pero se salió de forma desprolija y beneficiando a grupos financieros. Y además hicieron el acto ilegal de incautar los fondos del corralito financiero y devolverlos en forma depreciada.

–Teniendo en cuenta que salió tercero en La Rioja, ¿qué le suma Menem?

–Todas las víctimas del personalismo suman.

–Me habla de personalismo. Y usted, Cristina Kirchner, y los demás candidatos fueron elegidos a dedo. En el PJ, la última interna presidencial fue la de Menem-Cafiero del ’88. Después no hubo más.

–No podemos pedir internas cuando ahora hay un peronismo proscripto.

–¿Proscripto por quién?

–Todos los medios callaron, pero el interventor del PJ, Ramón Ruiz, es una agente de la Side. Es raro que Página/12 no haya dicho nada.

–Página/12 publicó esa denuncia suya el jueves.

–Ah, no lo vi, perdón. Pedimos la expulsión de él, de los Kirchner. Ruiz trabajó de delegado de la Side en España, bajo el alias de Rufini, desde los años de la dictadura, y ahora nos proscribe.

–¿Piensa lo mismo de la jueza Servini de Cubría, quien cuestionó la legalidad del congreso anti K desarrollado en San Luis?

–Nosotros cambiamos el domicilio del PJ para no tener que usar el recurso impugnativo de recusar a esa jueza electoral, que tiene prejuicios y trabaja para el Gobierno.

–Está obsesionado con el tema de los prejuicios.

–A Ruiz lo puso Kirchner para controlar todo. Lo puso de interventor del PJ porteño que designó a Alberto Fernández titular de ese distrito. Kirchner instauró una Inquisición, para que nadie haga, piense o disienta. Y esto lo avala su esposa, obviamente.

–Habla de dictadura y usted buscó un acuerdo con el represor Luis Patti.

–En la provincia de Buenos Aires nuestro candidato es Alieto Guadagni.

–Pero buscó un acuerdo con el represor Patti.

–Bueno. Por ahí él decide apoyar mi fórmula presidencial y lo recibiríamos con mucha alegría.

Radicales cash

Rodríguez Saá sugiere una foto junto a la biblioteca.”Siempre queda bien ¿no?”, dice antes de rendirse a relatos épicos del “Irízar”. Hay una motivación política: el ex comandante de ese rompehielos Guillermo Tarapow será el candidato a diputado nacional por la Capital del PJ disidente. “Tuvo ofrecimientos de todos los partidos menos del kirchnerismo. Y nos eligió a nosotros”, saca pecho y le entra al primer sorbo de café.

–Veo que con el kirchnerismo están todos los puentes rotos.

–Si Cristina es una tilinga. Cree que es una coquetería armar un partido para tener uno o dos amigos nuevos. Y lo que hace es despreciar al peronismo. Se olvida de las patas en las fuentes de la Plaza de Mayo. Encima en Santa Cruz amenazan a nuestro candidato, Arnold, cuando supieron que yo iba a viajar ahí.

–¿Quiénes son los nuevos amigos de Cristina?

–Otro tilingo: Alberto Fernández, que era del partido de Cavallo. Y también amigos del centroizquierda.

–¿Lo que Kirchner llama la transversalidad?

–Ahí están los radicales que se dicen K pero son “radicales cash”.

–Esa frase es propiedad intelectual de Jorge Asís.

–(Se ríe.) Sí. Así definió a los radicales que responden a la billetera.

–Perón también armaba frentes. El Frejuli, por ejemplo.

–El peronista que alguna vez dejó la sigla porque se sintió echado igual levantaba las banderas del peronismo. En cambio, los Kirchner, a quien nadie echó, abandonaron las banderas. ¡Son gorilas y tilingos!

–Pero no les va tan mal. A pesar de las sospechas de corrupción o eventuales problemas de gestión, lideran las encuestas.

–La gente no adhiere a un liderazgo sino a la valija, al apriete, al sistema prebendario.

–Puede que algunos gobernadores, empresarios y aun personas necesitadas adhieran por esas razones. Pero eso sólo no explicaría un eventual triunfo en octubre.

–A eso le sumo la proscripción del peronismo y el apriete a los intendentes del conurbano. Además del factor miedo y el clientelismo.

–Tampoco hay que subestimar a la gente: el triunfo de Macri en Capital y el de Piña en Misiones contradicen su teoría.

–Bueno... es verdad, ahí la gente no le creyó a Kirchner, que decía “Kirchner o el abismo”.

–¿No observa que la situación económica puede influir en el apoyo a Cristina Kirchner?

–No. Todos los países emergentes han crecido igual o más que Argentina. Kirchner tiene una nave con viento a favor y no la lleva a ningún puerto. Fíjese la crisis energética: se murieron más de 100 personas de frío.

–¿Los empresarios piensan como usted?

–Ellos tienen muchísimo miedo. El Gobierno genera un sinnúmero de oficinas de peajes y de aprietes. Precio que toco, oficina que creo. Si yo manejo el precio, vos dependés de mí. Hay una política de coacción hacia los empresarios. Pero mejor pregúnteles a ellos.

–¿Y hacia los políticos que no son del PJ también?

–¡Claro! Fíjese lo que pasó con Carrió, en cuyo ánimo no estuvo injuriar sino criticar, opinar, denunciar irregularidades. Kirchner es un fundamentalista del poder, quiere ahogar a la oposición. Interviene despiadadamente y con imprudencia, como un elefante en un bazar, en la economía, para generar corrupción, corrupción y corrupción.

Del Che a Menem

El tiempo expira. El gobernador aclara que tiene compromisos en televisión. Pero antes de irse vuelve a sorprender: dice que el mejor presidente post-dictadura fue Raúl Alfonsín y no un peronista, pese a que hubo varios, entre ellos su propio hermano. “Con Alfonsín volvieron el estado de derecho, los derechos humanos, la democracia”, dice.

–Hablando de democracia, la oposición dice que en San Luis es acotada.

–Mire, logré el 83,5 por ciento de los votos. Pérsico, el opositor, le llevó a Kirchner las encuestas que hace la Side, que decían que yo ganaba estrepitosamente. Entonces el Presidente le dijo a Pérsico que se bajara. La actitud antidemocrática fue la de él, que no se presentó.

–Convengamos que es sugestiva la falta de alternancia. El apellido Rodríguez Saá gobierna San Luis hace décadas. Usted, además, es dueño de un diario, La República...

–La gente nos vota. Y sobre el diario...sí, compite con Página/12. Ahora, con este reportaje, vamos a copiarlo íntegro para que la gente lo lea en La República y no en Página/12 (se ríe).

–¿Le gustaría ser el Berlusconi de la Argentina?

–Noooooooo. A mí me gustan la pintura y la escultura.

–¿Qué lee?

–Ahora leo sobre Europa, en los finales del siglo XIX... con la secularización de Italia.. la llegada de Garibaldi, que para mí es un romántico, una especie de Che Guevara.

–¿Usted admira al Che Guevara?

–Claro, un personaje maravilloso. Igual que Eva, Perón e Yrigoyen.

–Es algo contradictorio para alguien que comulga con Menem...

–Son momentos históricos distintos. Tener sueños y no poder ejecutarlos, como en la época universitaria mía, es una frustración. Yo los sueños los realizo. El sueño solo te convierte en un romántico, yo estoy en una categoría más refinada.

–¿Y sueña con un ballottage?

–Vamos a entrar al ballottage. ¿Y sabe por qué? Porque Cristina toma distancia de los pobres y de las valijas de Antonini, porque no puede ni hablar. Ofende a los periodistas, no da conferencias de prensa. Igual que el Presidente. Ella ni debate, yo la invito a debatir.

–Al final, es un romántico.

–(Se ríe.) Ella dijo en el Congreso que el Poder Legislativo es el órgano deliberativo del Ejecutivo. Para ellos no hay división de poderes.

–Si gana la presidencial, ¿qué hará?

–Antes de los primeros seis meses de gobierno vamos a dar trabajo a todos los argentinos. Vamos por el pleno empleo porque es un ordenador social.

–¿Cómo lo hará?

–En San Luis bajamos la desocupación del 14,7 al 3,7 con un shock muy fuerte que fue un Plan de Inclusión Social. Según el Indek, con K, ahora estamos en 1,8, pero con el Indec, con C, estamos en 1,2.

–¿Dar trabajo es asignar planes?

–No, no, no. Yo le propongo que vaya a San Luis. Mejor que lo vea antes que yo se lo explique, porque en un reportaje no entraría toda la explicación.

–¿Para usted Kirchner hizo algo bien?

–(Largo silencio.) No. Fue el peor presidente de la historia argentina. Y se lo digo sin prejuicios, eh.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pedro Linger Gasiglia
 
REPORTAJES
 indice
  • DANIEL SCIOLI, VICEPRESIDENTE, CANDIDATO A GOBERNADOR BONAERENSE
    “Hay lugar para todos”
    Por Fernando Cibeira
  • ALBERTO RODRIGUEZ SAA, GOBERNADOR DE SAN LUIS
    “Kirchner instauró una Inquisición”
    Por Diego Schurman

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.