SOCIEDAD › UN CASO DE VIOLENCIA DOMéSTICA Y NEGLIGENCIA DEL ESTADO, EN TUCUMáN

Pidió ayuda, nadie la escuchó y la asesinó su pareja

La mujer, víctima de la violencia de su pareja, había hecho varias denuncias por amenazas ante la policía y la Justicia. Hasta llegó a pedir ayuda para “no aparecer en la tapa de los diarios luego de ser descuartizada”, según dijo a un medio de comunicación. Ayer apareció muerta en la habitación de un hotel alojamiento, cerca de la terminal de ómnibus de San Miguel de Tucumán. La había estrangulado su pareja, quien confesó el hecho a través de un mensaje de texto y luego se suicidó, en el cementerio de un pueblo vecino, junto a la tumba de sus abuelos. Otro saldo de la tragedia: cinco niños quedaron huérfanos

María del Carmen Pérez tenía 27 años, era empleada gastronómica y hace 11 años había formado pareja con Francisco Modesto Soraire, un albañil de 36 años, con quien tuvo cinco hijos y mantuvo una complicada relación.

Ayer, la mujer fue encontrada sin vida en una habitación del hotel Hallowen, que funciona como albergue transitorio, al que había ingresado en la madrugada de ayer acompañada por el hombre.

Soraire se encontraba apartado del hogar por orden judicial luego de varios intentos y amenazas de muerte contra su pareja, pero el domingo por la noche logró encontrarse con ella, la llevó al hotel y allí la estranguló aparentemente con una soga de las que utilizan los albañiles para mensurar.

El lunes a la mañana, la abogada de Soraire, Lilian Vargas, se presentó en la comisaría segunda para denunciar que su cliente le había enviado un mensaje de texto en el que le informaba: “La hija de puta no va a joder más”. Además, en el mensaje dijo que ella se encontraba en la habitación 20 del hotel, que había dejado “solos” a sus hijos y que la llave de la vivienda se encontraba “en el pantalón”, según informaron fuentes de la investigación. Tras confesar el crimen, Soraire se trasladó a la localidad de Campo Azul, en Leales, donde visitó la tumba de sus abuelos y allí se disparó con una escopeta.

En su edición de ayer, el noticiero de Canal 10 de Tucumán puso al aire una nota de archivo realizada en abril, donde María del Carmen pedía ayuda a las autoridades policiales y judiciales a raíz de agresiones y amenazas recibidas por parte de su pareja.

“Hace cinco meses que decidí separarme porque él intentó asesinarme dos veces y nadie hace nada”, había expresado la mujer en la nota periodística. Luego relató que hizo la denuncia en la Fiscalía I en lo Penal pero, según sus palabras, “no hacen nada” para ayudarla.

“El siempre fue violento, pero desde hace dos años comenzó a amenazarme y a los chicos –los hijos tienen entre dos y nueve años– les dice que me va a matar”, relató. “El 25 de diciembre pasado me desfiguró a golpes y luego me dijo que estaba arrepentido por no haberme matado directamente”, contó la mujer en la entrevista.

Recordó que hizo la denuncia de la agresión en la comisaría novena. “Allí me dijeron que lo iban a notificar, pero él sigue entrando y saliendo de la casa cuando quiere”, explicó. “También pedí custodia policial, pero no me la dieron. Les pido una solución porque no quiero aparecer en la tapa de los diarios descuartizada”, advirtió Pérez hace cuatro meses. Por último, la mujer señaló que “la Justicia no tomó ninguna medida cuando él fue a declarar”.

“Sé que a los niños no les hará nada, porque son sus hijos, pero a mi sí”, vaticinó la mujer golpeada.

Los restos de Pérez fueron inhumados hoy y en el velatorio, su prima Roxana Avila lamentó lo sucedido y señaló que Soraire “no pensó que destruyó a una familia ya que quedan cinco chicos de-samparados”. “Ella vivía con temor y casi no dormía. Yo esperaba este desenlace y lamentablemente no me equivoqué: ahora la estamos velando”, indicó Avila.

Compartir: 

Twitter

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.