SOCIEDAD › UN SATELITE ARGENTINO, CON TECNOLOGIA DE ULTIMA GENERACION

El Saocom aprobó el examen

Un comité de expertos internacionales dio vía libre para la construcción del satélite diseñado por la Conae. Estará en órbita en 2012 y podrá detectar incendios, inundaciones y erupciones aun de noche o en días nublados.

 Por Adrián Pérez

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) obtuvo ayer luz verde para construir la primera versión de un nuevo satélite en Argentina a partir de 2009, durante el último tramo de la Revisión de Diseño Preliminar. Con la aprobación del comité científico internacional que sesionaba desde el lunes en Buenos Aires, el satélite Saocom 1-A pasó con alta calificación la evaluación de su diseño. Si se cumplen los plazos, el satélite estaría en órbita en 2012. Podrá detectar incendios o inundaciones y, a diferencia de los satélites actuales, podrá obtener información aun de noche o a través de las nubes o el humo.

Con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) más recursos propios y aportes del sistema científico-tecnológico, el satélite Saocom 1-A, será construido para actuar, fundamentalmente, en la detección y prevención de inundaciones, incendios y erupciones volcánicas. Tendrá una altura de 4,63 metros, un diámetro de 2,70 metros, pesará dos toneladas y será puesto en órbita a 619 kilómetros de altura de la Tierra.

Lo novedoso es que el satélite se inscribe dentro del Sistema Italo Argentino para la gestión de Emergencias (Siasge), un proyecto de cooperación científica Norte-Sur que descansa en la conjunción entre dos satélites Saocom argentinos –el actual y uno futuro– y otros cuatro Cosmo-Skymed italianos. Operando en conjunto, este puzzle utilizará Synthetic Aperture Radar, una tecnología de radar de última generación con capacidad para observar la superficie de la Tierra tanto de día como de noche, bajo cualquier condición climática.

Además, obtendrá imágenes desde el espacio, en períodos de doce horas, de cualquier desastre natural o causado por el hombre en cualquier punto del planeta. De este modo, inundaciones, terremotos, incendios, deslaves de terreno, sequías y derrames de petróleo estarán en la mira del Siasge.

Los cuatro satélites italianos Cosmo-SkyMed observarán la Tierra utilizando radares de banda X (con microondas de tres centímetros de longitud de onda) y sus pares argentinos, los Saocom, harán lo propio en la banda L (con microondas de 23 centímetros de longitud de onda). Mientras los radares italianos en banda X, de alto detalle pero escasa penetración, observarán la superficie, los dispositivos argentinos en banda L, con mayor alcance, irán un poco más allá, por ejemplo, penetrando el follaje y los troncos de un bosque.

“Estuve involucrado en investigaciones muy difíciles y siempre lo hice con jóvenes, porque hacerlo forma parte de mi forma de trabajar”, destacó Conrado Varotto, director ejecutivo y técnico de la Conae, y alma mater de la iniciativa, cuando se refirió al papel que las nuevas generaciones de científicos tienen en este tipo de proyectos.

Durante la presentación de los resultados de la revisión, los científicos que participaron en el diseño del satélite no ocultaron su alegría por la buena nueva, que tuvo su día D y pasó la “prueba de fuego” ante un jurado de diez especialistas internacionales en tecnología espacial. Los expertos, luego de estudiar con suma precisión cada uno de los diseños presentados por la Conae, determinaron que el diseño del Saocom 1-A es apto para pasar a la siguiente etapa: la de su construcción.

Sobre los buenos resultados obtenidos durante el seguimiento del proyecto, Fernando Hisas, gerente de Proyectos de la Conae, destacó la resolución del comité de especialistas: “Esta gente tiene mucha confianza en este proyecto así que tenemos que ponernos las pilas. Si creemos en nosotros mismos, tenemos que terminar esta misión en los plazos establecidos”. Y acerca de la posibilidad de retener a las futuras generaciones de científicos en el país, el ingeniero enfatizó que para los jóvenes este proyecto representa “una oportunidad única, un pasaporte para hacer lo que quieran en el futuro”.

Por último, Zaid Haddad, titular de la Jet Propulsión Laboratory de Estados Unidos, instituto que construye y opera naves espaciales no tripuladas para la NASA fue contundente, durante su intervención sobre el trabajo de la Conae: “Les pido que compartan el conocimiento con el resto del mundo”.

Compartir: 

Twitter
 

El Saocon 1-1 pertenece al Sistema para la Gestión de Emergencias.
Imagen: Gentileza Prensa Canoe
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared