SOCIEDAD › FUE EXTRADITADO EL SUPUESTO LíDER NARCO MARTíNEZ ESPINOZA

Un regreso con auspicios

El sindicado cabecilla de la banda de mexicanos que producían metaanfetaminas en Maschwitz llegó anoche al país. El policía apresado en el caso del triple crimen sostuvo que es inocente y que es víctima de una interna policial.

Durante una extensa indagatoria, dos de los siete detenidos en el raid de allanamientos por “la ruta de la efedrina” negaron todas las sospechas del juez federal de Campana, Federico Faggionatto Márquez. Anoche, llegó Jesús Martínez Espinoza, detenido en Paraguay y sindicado como uno de los cabecillas mexicanos de la banda que fabricaba metaanfetamina en una quinta de Ingeniero Maschwitz. Al otro líder y supuesto financista, Rodrigo Pozos Iturbe, le fue denegada ayer la excarcelación y el juez podría dictar su procesamiento. Salvo Martínez Espinoza, estos hombres fueron detenidos por declaraciones de testigos de identidad reservada.

“Estaba muy molesto y muy reticente”, comentaron ayer fuentes judiciales sobre Darío Atrio, luego de que este policía demorado el miércoles pasara cuatro horas ante el juez. El hombre dijo que su detención es consecuencia de “una interna policial” y negó conocer a los mexicanos y a los tres empresarios asesinados en su localidad, General Rodríguez. Atrio es el jefe de calle de la seccional primera y fue arrestado porque habría sido visto en el zanjón del kilómetro 11 de la ruta 6, horas antes del hallazgo de los cadáveres de Leopoldo Bina, Damián Ferrón y Sebastián Forza. El policía negó esta información y aclaró que estuvo ahí convocado por sus superiores, luego de la aparición de los cadáveres. Dijo sentirse “conmovido” por esta masacre.

“Todo es producto de una conspiración”, le aseguró Atrio al juez, quien también le preguntó si conocía al empresario Hernán De Carli (en cuya mansión podrían haber estado las tres víctimas antes de morir). Atrio dijo que no, pero admitió que conocía esa vivienda y que escuchó hablar de su camioneta Dodge RAM negra doble tracción con una chapa patente (de fantasía) del intimidante escuadrón norteamericano SWAT. Otro de los detenidos (que manejaba esa camioneta porque era custodio De Carli), negó conocer tanto a los mexicanos como a los empresarios detenidos. Se trata del agente penitenciario Miguel Angel Lombardi, quien no fue liberado luego de declarar.

Según un testigo de identidad reservada, Bina habría manejado la camioneta de De Carli por General Rodríguez. Ayer, la Dodge RAM fue objeto de comentarios entre el ministro Aníbal Fernández y el embajador estadounidense Earl Wayne. Este último dijo que la placa de SWAT que lucía la lujosa 4x4 “son de imitación y pueden comprarse como souvenir en muchos comercios de los Estados Unidos”.

Por otra parte, el custodio afirmó haber acompañado a su jefe a Paraguay, en uno de los numerosos viajes de este empresario. Antes de cruzar la frontera estuvieron en Clorinda, Formosa, y se alojaron en el mismo hotel que los dos mexicanos detenidos el mes pasado en Paraguay junto a Martínez Espinoza. El dato levantó todo tipo de sospechas. Según Lombardi, De Carli fue a Paraguay con un empresario cordobés y tuvieron una reunión con otras personas en una oficina donde él oyó hablar de importar y exportar hierro y de otro negocio vinculado con la construcción. Anoche, a las 21, Martínez Espinoza llegó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza en el vuelo 701 de la empresa TAM, procedente de Asunción. El trasladado hasta la delegación Campana de la Dirección de Tráfico de Drogas Ilícitas estuvo encabezado por el subcomisario Marcelo El Haibe, de Interpol, quien viajó especialmente a Paraguay acompañado por otros efectivos. El lunes, este supuesto líder narco declarará ante Faggionatto Márquez, según informó su abogado, Francisco Chiarelli. El mexicano fue detenido juntos a dos compatriotas el 2 de octubre pasado; en la habitación del hotel donde se alojaban fueron encontrados cinco kilos de efedrina escondida en paquetes de yerba mate de una marca argentina.

“Nunca le encontraron nada, ni tuvo relación con nada de drogas. Confío en que se va a ir libre”, dijo una de sus hijas, Jessica Preciado, que fue hasta el aeropuerto con su novio para recibirlo. También aseguró que su padre tiene empresas dedicadas a la venta de artesanías y una curtiembre. Como el juez Faggionatto Márquez no piensa lo mismo, ayer le negó la excarcelación a Rodrigo Pozos Iturbe, supuesto socio capitalista de Martínez Espinoza y cabecilla de la banda mexicana.

Compartir: 

Twitter
 

Las armas secuestradas en la mansión de General Rodríguez, uno de los elementos para las sospechas.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.