SOCIEDAD › DETIENEN AL ACUSADO DE UNA GRAN ESTAFA EXTRAFINANCIERA

Dueño de un corralito

Eugenio Curatola, un empresario acusado de cometer la mayor estafa extrafinanciera de los últimos años, fue detenido ayer en un country de la localidad bonaerense de Hudson, en el partido de Berazategui. Se trata de un financista al que se investiga por quedarse con los ahorros de por lo menos 1200 personas y se estima que el desfalco podría alcanzar los 300 millones de dólares. La detención se concretó tras un allanamiento en su casa del club de campo Abril, ordenado por el juez de instrucción porteño Mariano Scotto, que dictó su procesamiento con prisión preventiva y dispuso su captura. El empresario también está investigado por la justicia federal por presunto lavado de dinero.

Tras reunir pruebas, el juez Scotto consideró a Curatola “jefe de una asociación ilícita” y lo procesó por ese delito en concurso material con estafas reiteradas en 167 oportunidades. También trabó un embargo de 16 millones de pesos sobre sus bienes. En esta causa se investigan estafas cometidas contra al menos 1200 personas que invirtieron unos 33 millones de dólares y nunca los recuperaron, pero hasta ahora se reunieron pruebas para endilgarle sólo una parte de los ilícitos.

Pero éstos no serían los únicos damnificados: se estima que en todo el país hubo 11.000 afectados (muchos de los cuales nunca hicieron reclamos) por un total de 300 millones de dólares. La cifra surgió de contratos secuestrados en la casa de Curatola cuando esta causa se inició en la Justicia federal.

En 2001, Curatola –ex vendedor de seguros– formó la empresa que lleva su apellido para asesorar a gente interesada en inversiones con brokers del exterior y tuvo una avalancha de clientes. Algunos aprovecharon esta oferta para retirar dinero del país en plena crisis por el corralito financiero en 2001. La empresa llegó a abrir cuatro oficinas en la Capital Federal y al menos 20 en el interior.

Al comienzo, los clientes recibían ganancias fabulosas (del ciento por ciento) a través del broker estadounidense FXCM, pero a fines de 2003 éste dejó de operar con Curatola y apareció en escena otro, llamado Forexvan, de las Islas Vírgenes. Desde entonces, Curatola comenzó a pedir a los clientes que depositaran su dinero en el Commercial Bank de Bermudas y si bien al principio seguían cobrando dividendos, en febrero de 2004 ya no pudieron retirar ni un centavo más.

La causa fue investigada en principio por el fiscal federal Guillermo Marijuán y luego fue trasladada al fiscal Marcelo Solimine. La pesquisa determinó que el empresario era titular de la empresa Vaderbilt (con sede en Panamá), desde donde se habrían realizado las maniobras. También se reunieron elementos que confirman que Forexvan pertenecía a Curatola y que para que los clientes no sospecharan abrió “oficinas virtuales” en distintas ciudades del mundo, entre ellas Londres, Tokio, Sydney, Shanghai, Luxemburgo y San Petersburgo. Entonces, si algún inversor llamaba a esas supuestas sucursales, un empleado decía pertenecer a Forexvan y nadie dudaba de la existencia del fondo de inversión.

En la causa principal y otras que se abrieron, no sólo está imputado Curatola sino también varios familiares suyos, abogados y representantes que la firma tenía en las ciudades de Azul, La Plata, Bariloche, Santa Rosa y Comodoro Rivadavia.

Además de este expediente, que es el que concentra la mayor cantidad de denuncias, el empresario tiene una causa por los mismos delitos en La Plata, por la que estuvo detenido el año pasado y luego fue excarcelado bajo fianza por el juez de Garantías César Melazo.

Curatola sigue siendo investigado por Marijuán por un delito más grave, lavado de dinero, causa a la que aportó gran cantidad de pruebas la Unidad de Información Financiera (UIF), ya que existe la sospecha de que el dinero invertido se giraba fuera del país con ese fin y que podría estar en las Islas Bermudas.

Compartir: 

Twitter
 

Eugenio Curatola, procesado por asociación ilícita y estafa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.