SOCIEDAD › INVESTIGACION DE MEDICOS DEL MUNDO EN LA CIUDAD

Los sin techo, sin servicio de salud

“Luchamos contra todas las enfermedades, incluyendo la injusticia”, rezaba la iconografía de la unidad móvil de la ONG humanitaria internacional Médicos del Mundo, ubicada ayer al mediodía en la plaza 1º de Mayo. Allí, la organización presentó el Informe Anual de Salud en la Calle sobre la situación sanitaria de las personas sin techo en la ciudad de Buenos Aires. La falta de acceso a la atención en hospitales públicos que tienen las personas en situación de calle, en su mayoría, por carecer de documentos y la reducción de programas sociales del Estado porteño para responder a su problema son las principales conclusiones a las que arribó la investigación, realizada entre enero de 2007 y diciembre de 2008. “El informe, sobre todo, denuncia las acciones de persecución, represión y maltrato de parte de funcionarios de la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP) de la ciudad en distintas plazas y paradores, hechos que fueron constatados por la organización”, aseguró Gonzalo Basile, presidente del Consejo Directivo de Médicos del Mundo Argentina.

En Hipólito Yrigoyen 2200, a unas cuadras del Congreso, Basile explicó los alcances del trabajo realizado a partir de 879 consultas directas y 362 casos de seguimiento a personas (chicos y adultos) que se atendieron en los equipos de salud diseminadas en algunos puntos estratégicos de la ciudad, en especial en plazas de la zona sur.

Según el informe, el 40,1 por ciento de los pacientes que son atendidos por Médicos del Mundo padecen adicciones como la drogadicción o el alcoholismo. También, a raíz de la exposición constante a condiciones insalubres de vida, del total de personas que viven en la calle un 15 por ciento contrae enfermedades respiratorias y mio-esqueléticas, un 18 por ciento problemas de piel y un 8 por ciento heridas de gravedad.

La exposición, por momentos, se interrumpía por la llegada de algunas personas sin techo que necesitaban ser atendidas. “Hoy es un día de consulta: todos los martes, jueves y sábados realizamos atenciones médicas a las personas en situación de calle. De hecho, muchos son pacientes que vienen frecuentemente”, confirmó Basile.

Según el informe, casi 10.000 personas son víctimas de la naturalización de la exclusión social y, como consecuencia, viven en la calle: en los últimos años, los desalojos en la ciudad se hicieron frecuentes, con un aumento del 300 por ciento, según datos de la organización. En tal sentido, “el trabajo que realizamos se enfoca en dos cuestiones básicas. Primero, en la falta de acceso a la salud pública que tienen las personas sin techo, ya que el 33 por ciento no tiene documento, con lo cual se les dificulta la atención en hospitales o centros de salud. Además, los programas sociales vigentes (como el BAP, los del Consejo de la Niñez, entre otros) sufrieron enormes recortes presupuestarios durante el gobierno de (Mauricio) Macri, lo que impide que el Estado dé respuestas acordes con la dimensión del problema”, aseguró Basile, mientras le indicaba a un paciente dónde debía ser atendido.

No obstante, para el titular de la ONG, “lo más grave es que a estas personas que están primero excluidas de todo derecho, a su vez, se las busca invisibilizar mediante acciones de represión y maltrato por parte de funcionarios de la UCEP, que pertenece al Ministerio de Espacio Público”. Según testimonios que recogió el informe de Médicos del Mundo, grupos de civil que se presentan como integrantes del gobierno porteño golpean y, luego, expulsan a las personas en situación de calle de los lugares donde pueden, por el momento, sobrevivir. Por esta razón, según Basile, “se necesita con urgencia un shock de fondos públicos para crear e incrementar servicios y políticas públicas que puedan abordar esta situación en toda su complejidad”.

Informe: Mariana Seghezzo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.