SOCIEDAD › GOLPEAN A UNA MUJER EMBARAZADA DURANTE UN DESALOJO

Otra denuncia contra la UCEP

Por primera vez, a partir de una denuncia de las víctimas, la policía identificó a integrantes del grupo de choque que el jueves intentó desalojar a varias personas que viven en Pasco y la autopista, en San Cristóbal.

“Llegaron a la una y cuarto de la madrugada y yo me levanté de la cama por los gritos. Cuando miré por la ventana, vi a los de la UCEP, que le pegaban una piña a Carla, que está embarazada.” Marcelo Angel Varela es el vecino de San Cristóbal que narró a Página/12 una nueva intervención violenta de la Unidad de Control de Espacio Público (UCEP) del gobierno porteño contra un grupo de personas en situación de calle. Conoce a la gente que vive sobre la calle Pasco, bajo la autopista, y está acostumbrado a ver este tipo de procedimientos. Carla Baptista vive ahí con su pareja. Según la denuncia, la semana pasada integrantes de la UCEP la golpearon y les quisieron sacar sus pertenencias a ella y a otras cuatro personas que acampaban en el lugar. No pudieron desalojarla porque, tras la denuncia del vecino, llegó la policía e identificó a los agresores. Los ocupantes continuaban hasta ayer en el lugar. Por primera vez, el grupo de choque que depende del Ministerio de Ambiente y Espacio Público es denunciado por sus víctimas, con testigos y fotografías. Desde el ministerio negaron la agresión a los sin techo. “Les ofrecimos ir a un parador, pero no quisieron. Ellos mismos retiraron sus cosas”, dijo a este diario Jorge Pollini, director de Ordenamiento del Espacio Público.

Sin embargo, en las imágenes que tomaron los vecinos se ven forcejeos y cómo miembros de la UCEP arrojan parte de los enseres de las personas en situación de calle a un camión recolector de basura. La denuncia, radicada en la Comisaría 18ª, se suma a la realizada meses atrás por la diputada Liliana Parada ante la Justicia por las intervenciones violentas de este grupo en otros desalojos. Parada presentará un pedido de informe ante la Legislatura.

“‘¿No te vas a levantar?’, me dijeron. Y me pegaron una trompada. Mirá”, dice Graciela Cisneros, mientras se levanta la remera y muestra un moretón en la panza. “Hoy (por ayer) fui al médico legista” por la causa que está abierta desde la semana pasada en la Fiscalía en lo Correccional Nº 14, a cargo de Andrea Giudice. “Cuando vienen se quieren llevar todo. Hasta al perro”, contó Graciela mientras sostenía por la correa a Bruce Lee, su perro y única compañía cuando Antonio, su esposo, sale a cartonear.

No es la primera vez que la UCEP llega a Pasco al 1200. Varela, que vive enfrente, ya fue testigo de varios procedimientos. La forma de operar es siempre la misma. “Llegan con cuatro camionetas y un camión de basura de la empresa Panizzi, que es el único identificado con el escudo del gobierno”, contó Varela, algo que también registró el jueves pasado con su cámara de fotos desde la ventana de su pieza.

Los últimos en tomar como hogar un rinconcito de la cuadra bajo la autopista fueron Carla Baptista y Juan Villoda, luego de ser echados de la pensión donde vivían, en el partido de Avellaneda, con sus seis hijos. Los chicos ahora están en un hogar en la provincia.

“Los de la UCEP tienen horarios para venir. Entre la medianoche y la madrugada. El otro día llegaron y uno me dijo: ‘Yo soy el Tano y los mando a todos’”, contó Juan. El Tano ya tiene una causa judicial abierta como funcionario del gobierno a cargo de los operativos.

Fue el jueves último, a la madrugada, cuando “unos 15 o 20 hombres” despertaron a todos. Carla dormía cuando le quisieron quitar el colchón. Comenzó a gritar y lo recuperó de las manos de uno de los hombres de Espacio Público. Eso le mereció golpes en la cara y la panza. Las escenas quedaron registradas en los fotos de Varela. Carla llevó el colchón a la vereda de enfrente, bajo la ventana del vecino.

–Ayúdenme, estoy mal. Llamen al Same –clamó la embarazada.

–¿Te sentís mal? Te vamos a hacer el tacto –le respondió uno de los hombres de la UCEP. Sólo uno de ellos estaba identificado por un pechera con el nombre de la unidad.

El vecino Varela vio y escuchó todo desde su ventana. “Ahí decidí llamar al 101 y bajé para persuadirlos. Cuando salí, los tipos se empezaron a ir porque llegó un policía que estaba custodiando la cuadra. Luego vino el patrullero de la Comisaría 18ª que los identificó a todos y nos llevó a hacer la denuncia”, relató.

Carla fue derivada al hospital Ramos Mejía, donde se verificó que por los golpes sufrió un “desplazamiento de placenta”. La ecografía que lo acredita figura en la denuncia presentada ante la Defensoría del Pueblo. “Me dijeron que tenía que pasar cinco días en reposo. Al otro día vinieron los del BAP (Buenos Aires Presente) a ofrecer un hotel, pero sólo por unos días”, contó Carla. El BAP les ofrece ir a los paradores donde “tenemos que entrar a la tarde e irnos a la madrugada. Además, dormimos igual de amontonados que acá”, dijo Carla, que sigue viviendo en Pasco y la autopista. “Cada vez que pasa un auto blanco tengo miedo”, confiesa.

Informe: Nahuel Lag.

Compartir: 

Twitter
 

Carla Baptista, embarazada, con su pareja, denuncia que la golpearon durante el intento de desalojo.
Imagen: Daniel Dabove
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.