SOCIEDAD › EMPIEZA EL MUNDIAL Y CAMBIA LA VIDA DE LOS ARGENTINOS

Un mes hecho pelota

En cuatro días comienza el evento deportivo más importante y las ofertas se multiplican. Desde los televisores de alta definición, comprados hasta en 50 cuotas, hasta los partidos transmitidos por celular, en el cine o en la vía pública.

Imagen: Leandro Teysseire.

Que si Messi o Maradona, que si bilardistas o menottistas, que si somos candidatos o somos un desastre. Todas las discusiones, todas en primera persona del plural, estarán presentes durante los partidos que la Selección Argentina dispute desde el próximo sábado en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica. Sólo resta saber en qué ámbitos se van a desarrollar. Hay para todos los gustos: las promociones de las casas de electrodomésticos ofrecen televisores para ver el “Mundial como en la cancha”, a pagar en cuotas hasta el próximo Mundial; muchas empresas se predisponen a liberar horas laborales para no ponerse la hinchada en contra. Además, celulares e Internet ofrecen alternativas contra jefes antifútbol e hinchas inquietos y obsesivos. Los bares se cubrirán de celeste y blanco, y los cines llevarán los partidos a tamaño King Kong. En las calles quedarán los pocos desinteresados y los miles que decidan ver a la Selección del Diego en multitud y pantalla gigante. Propuestas de alta definición.

La tribuna en casa

Aquellos que decidan ver el Mundial en la tranquilidad de su casa o abrir las puertas a una barra brava de amigos tienen la posibilidad de transformar el living en platea con la compra de un televisor de tecnología LCD o LED con alta definición y en pantalla gigante. La unión entre cadenas comerciales y bancos tiene como vedette la venta de los televisores con una facilidad de pago (50 cuotas) que llevará a los consumidores a pagar la última cuota cuando el campeón del mundo del 2014 haya dado la vuelta en Brasil.

Un informe de la consultora Abeceb.com permite tomar dimensión del impacto esperado por el bombardeo de la oferta mundialista: en Tierra del Fuego las importaciones de dispositivos de televisores aumentaron un 502 por ciento interanual en el primer trimestre para ensamblar el 85 por ciento de los televisores que salieron al mercado.

Canal 7 y Telefe serán las señales de aire encargadas de transmitir los partidos de la Selección, entre otros. La TV Pública ofrecerá un servicio adicional incorporando la televisión en formato digital. Para poder recibir la señal, el Ministerio de Planificación está repartiendo a través del Correo Argentino los primeros 350 mil conversores entre familias de bajos recursos.

Para los que tienen un resto para gastar, las empresas de televisión por cable ofrecen distintos paquetes con los canales de HD (alta definición) como máximo atractivo. Un caso particular es el de DirecTV, que ofrece un plan a través del cual el abonado puede pagar por recibir el servicio sólo por un día: para disfrutar los goles de Argentina y después seguir apretando el bolsillo.

Un paro por dos horas

El Mundial ofrece cada cuatro años feriados de dos horas a trabajadores y empresarios, y, por capricho de los meridianos, la mayoría de los partidos jugados en Sudáfrica se verán en hora laboral argentina. Cuando juegue la celeste y blanca los encargados de recursos humanos de las empresas se ocuparán de hacer felices a los empleados sin un aumento de sueldo: gorro, bandera y vincha; sandwiches y bebidas, pantallas gigantes, inversiones de diez mil pesos para equipar de sonido y video las instalaciones de la empresa, viajes al Mundial y juegos futboleros con premios, de acuerdo con las previsiones que ya tomaron algunas empresas. Según la consultora Abeceb.com, el costo por detener el trabajo para las empresas será de 42 pesos –el 1,13 por ciento del salario promedio nacional– por empleado, cada partido. Si Argentina clasifica primera en su grupo: octavos de final se jugará un domingo, al igual que la final. El ausentismo laboral parece solucionado, pero el universitario dependerá de cada casa de estudios. Por ejemplo, en Ingeniería y el Departamento de Extensión Universitaria de la UBA se instalarán pantallas gigantes, mientras que en otras, como la de Sociales, aún no había decisiones tomadas. Por su parte, en la Universidad de La Plata la falta correría para el estudiante que elige la Selección a los libros.

En celulares, la web y el cine

Las tres empresas que manejan la prestación de servicio de telefonía celular también se subieron al tren comercial del Mundial. Las empresas Claro y Movistar ofrecen promociones de mensajes y llamadas para quienes viajen al país de Mandela. Aunque Claro cuenta con la ventaja de estar estampada en los buzos del seleccionado y en los paneles que decoran las conferencias de prensa. Por su parte, Personal tomó la posta del patrocinio de la FIFA y permite bajar material exclusivo en los celulares con conexión a Internet y hasta ver los partidos transmitidos por Canal 7.

Internet también será una ventana a las gambetas de Tevez y Agüero para quienes convivan con jefes poco permisivos: en Internet existen portales futboleros que redireccionan las señales de televisión para ver online. Los hinchas de sueño profundo que se pierdan los partidos mañaneros no podrán buscar en YouTube el compacto de los goles –como los hipervisitados tras las hazañas de Messi– ya que el sitio utilizará la tecnología VideoID para borrar automáticamente todo video subido sin permiso de licencia.

Un servicio interesante es el que dará la FIFA a través de su página oficial. En el sitio, al final de cada partido se emitirán crónicas de los 64 choques del Mundial en la lengua de signos internacional para hipoacúsicos, unos 70 millones de hinchas en todo el mundo. En Argentina, durante mayo, al menos 4.700.000 de usuarios web se informaron sobre el Mundial en sitios especializados. Mientras, la red social Facebook aprovechará los 200 millones de personas que juegan online cada día en el portal y lanzó el viernes el juego FIFA Superstars.

Los que quieran ver cómo el tapón de Walter Samuel raspa contra la pierna de un rival o cómo Messi hunde el botín contra el pasto para buscar un ángulo del arco, parece que tendrán la posibilidad de acceder a alguna de las salas de cine que poseen pantallas inmensas y tecnología de alta definición. La FIFA autorizó la transmisión de, al menos, diez partidos y las principales cadenas ya están cerrando las ofertas, que rondarán en cien pesos la entrada. Desde el amargo campeonato mundial de 1978 que en el país no se transmite un partido mundialista en una sala de cine.

En la calle

El partido despedida de la Selección nacional contra Canadá visto por cientos de miles sobre la 9 de Julio, durante los festejos del Bicentenario, le prendió la lamparita al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y los intendentes de otras localidades del país. “Buenos Aires Mundial” es la iniciativa PRO para ofrecer los 64 partidos mundialistas en pantallas gigantes instaladas en el anfiteatro de Parque Centenario y en la Plaza San Martín, de espaldas a la Torre de los Ingleses. Además, desde la plaza hasta la peatonal Florida habrá una muestra con la historia de los mundiales.

Cinco barrios del partido bonaerense de Tandil, la peatonal comercial de la localidad mendocina de Luján y la bonaerense de Zárate, el Polideportivo Gatica del partido de Avellaneda y hasta el centro de esquí de Las Leñas son algunos de los lugares donde se replicará la pantalla gigante para convocar multitudes de fanáticos en un solo grito: “¡Volveremos, volveremos. Volveremos, otra vez. Volveremo’ a ser campeones, como en el ochenta y seis!”.

Producción: Nahuel Lag.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice
  • EMPIEZA EL MUNDIAL Y CAMBIA LA VIDA DE LOS ARGENTINOS
    Un mes hecho pelota
  • LA OFERTA DE PRODUCTOS CON LOS COLORES DE LA SELECCION
    Marketing albiceleste
    Por Sonia Santoro
  • ENTREVISTA CON PEPE CIBRIAN CAMPOY DESPUES DE SU INTERVENCION EN EL SENADO POR EL MATRIMONIO GAY
    “Un homosexual puede ser un gran padre”
    Por Soledad Vallejos

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.