SOCIEDAD › UN PATOVICA DE UN BOLICHE DE FLORES MOLIó A BASTONAZOS A UN JOVEN

Entrenados para poner orden a golpes

Ocurrió el domingo en la madrugada en la discoteca Asbury Club, de Rivadavia al 7500. El joven, de menos de 20, mantuvo un entredicho en la barra. Un patovica le empezó a pegar y otro lo atacó a bastonazos. El chico quedó malherido. La policía no intervino.

La diversión de la noche de sábado terminó en otro episodio de violencia, manopla de patovicas de por medio: un joven de entre 18 y 20 años fue hospitalizado ayer en la madrugada por heridas graves al ser atacado a bastonazos por un empleado de seguridad de un local bailable del barrio porteño de Flores, según denunciaron testigos de la golpiza.

El episodio ocurrió en la madrugada de ayer dentro de la discoteca Asbury Club, ubicada en la avenida Rivadavia 7525, cuando dos empleados de seguridad del local bailable protagonizaron una pelea con un joven cordobés, identificado como Gonzalo Castro. Todo habría comenzado por una discusión entre el muchacho y el encargado de la barra por el pago de un vaso de cerveza, según contaron testigos a este diario.

Mientras se llevaba a cabo el recital de bandas de rock, un empleado de seguridad comenzó a golpear a Castro y luego intentó echarlo del boliche. En ese momento, otro empleado de la discoteca –algunos testigos lo mencionaron luego con el nombre de Diego– se sumó a la gresca contra el muchacho. “El de seguridad empezó a pegarle a mansalva con una especie de palo de goma flexible con punta redonda”, contó a Página/12 uno de los jóvenes que estaba en el recital. Otros precisaron que se trataba de un elemento “con mango grueso y punta de acero”.

Según testigos, el segundo patovica “empezó a atacar” al joven cordobés, mientras “lo empujaba para sacarlo” de la discoteca. “Afuera siguió golpeándolo hasta que otros empleados de seguridad lo detuvieron”, relató uno de los jóvenes.

El hecho provocó fuertes discusiones entre el violento patovica y las personas que estaban en el local bailable. “La gente le decía: ‘Vos no podés pegar, estás acá para prevenir’, y entonces él empezó a insultarlos. Inclusive a una chica la agredió verbalmente y le escupió en la cara”, contó uno de los testigos y se quejó de que el personal de seguridad “está para prevenir y cuidarte, no te pueden pegar”.

En medio de la gresca, los integrantes del local lograron separar al agresor, mientras que el muchacho quedó tirado en la vereda a unos metros del boliche. La víctima tenía “golpes en la cara, con el rostro completamente hinchado, tenía cortes, el más importante en la cabeza, y perdía mucha sangre”, contó un muchacho.

Cuando Castro comenzó a recuperar el sentido, “se arrastró hasta la esquina”, donde unos minutos después un patrullero lo encontró y llamó a una ambulancia del SAME. Castro fue trasladado al Hospital Piñero del barrio porteño de Flores y quedó internado por múltiples cortes y politraumatismos. Luego de varias horas, el magullado muchacho fue dado de alta y ya habría regresado a Córdoba. Según los testigos, la policía no intervino ni antes ni después.

Este episodio se suma a otras denuncias de agresiones a jóvenes por parte de empleados de seguridad en los boliches: en agosto pasado, en Berisso, los patovicas salieron a la calle a los tiros y una de las balas mató a un muchacho de 25 años que esperaba un colectivo frente al boliche. Ese mismo mes, un grupo de cinco jóvenes fue víctima de una golpiza por parte de patovicas en un boliche del partido bonaerense de Vicente López. Lo mismo le ocurrió a un joven de 25 años que en mayo pasado fue brutalmente golpeado en un boliche del barrio porteño de Recoleta.

Informe: Soledad Arréguez Manozzo.

Compartir: 

Twitter
 

Los patovicas están en la cresta de la ola de inseguridad bolichera en Capital y provincia.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.