SOCIEDAD › DESDE HACE OCHO DIAS, QUINIENTOS CHICOS NO TIENEN CLASES POR PROBLEMAS EDILICIOS

Una escuela inundada y en cortocircuito

Hace más de un mes, Página/12 había denunciado que una escuela porteña tenía sus sótanos inundados. Ahora el problema se agravó: el agua provocó un cortocircuito y el edificio está sin luz ni agua. Para colmo, no hay calefacción.

 Por Eduardo Videla

La escuela, ubicada en Villa Devoto, a dos cuadras de la avenida General Paz, hace ya ocho días que está sin clases. Tiene los sótanos inundados desde hace meses, pero ahora se sumó un cortocircuito, que dejó al edificio sin luz y sin agua. Hace más de un mes, funcionarios del gobierno porteño prometieron que el problema se resolvería a la brevedad pero, por el contrario, la situación se agravó. Y ahora aseguran que antes del fin de semana no habrá solución. Hoy, padres de alumnos realizarán una caravana hasta el CGP de la zona para reclamar la reanudación de las clases. La Defensoría del Pueblo insistió con una resolución en la que instaba al gobierno porteño a “garantizar las condiciones de infraestructura, seguridad y habitabilidad” del edificio escolar, y tres legisladores de la oposición pidieron informes sobre las medidas adoptadas durante el actual ciclo lectivo para subsanar los inconvenientes.

La escuela afectada es la Nº 19 Franklin Roosevelt, del Distrito Escolar 17, ubicada en Salvador María del Carril 4957, a la que asisten 300 chicos, en turno completo. El corte de luz y de agua también afecta a un jardín de infantes, al que concurren 200 chicos. “En una reunión con autoridades, hace un tiempo, se comentó que, como la mitad de los chicos que asisten provienen del Gran Buenos Aires, la escuela no sería beneficiada con inversiones de infraestructura”, comentaron madres de alumnos consultadas por este diario.

“El 30 de mayo a la tarde se cortó la luz y desde entonces estamos sin clases”, relató a este diario Ana Clara Ruzzuto, madre de un alumno de segundo grado. “Se inundó uno de los sótanos donde están las bombas de agua y se produjo un cortocircuito”, explicó. Lelis Vercellesi, madre de alumnos de 7º y 2º grado, agregó que “vino personal de infraestructura, cambió el tablero eléctrico, pero el problema sigue, parece que hay que cambiar todo el cableado”, agregó.

Página/12 había informado el 26 de abril que la escuela tenía sus sótanos inundados, con más de un metro y medio de agua estancada, lo que generaba un “serio riesgo ambiental y para la salud de alumnos y docentes”, según la resolución de la Defensoría. El titular del Area de Derecho a la Educación, Gustavo Lesbegueris, había advertido en la resolución, fechada el 12 de abril, que “la instalación eléctrica es deficiente y precaria, exhibiendo conductores sueltos, artefactos deteriorados sin sus respectivas luminarias, cajas y tomacorrientes sin sus tapas de cierre”. Podría decirse que fue un inconveniente anunciado. Ayer, el diputado Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires) hizo una visita a la escuela y comprobó que “no había personal obrero ni técnico desarrollando tareas que permitan pensar en un rápido reinicio de las clases”, relató el legislador a Página/12. Epszteyn dijo que la directora de la escuela, Liliana Pinto, “informó oportunamente a sus superiores sobre los problemas de infraestructura existentes, de manera que se podrían haber hecho las reparaciones para evitar la suspensión de las clases”. Junto a sus compañeros de bloque, Aníbal Ibarra y María Elena Naddeo, el legislador presentó un pedido de informes.

Los problemas en la Escuela 19 son crónicos: fue construida como sede transitoria en lo que era un depósito de autobuses y en medio del edificio quedó un transformador de Edesur, que agrega inquietud a padres y docentes. Los sótanos, al parecer, se inundan por filtración de las napas. “Pero nunca hasta ahora hubo que suspender las clases”, dicen las madres. Para resolver el problema de la inundación, el ministerio se limitó a colocar una manguera con una bomba de de- sagote, pero la filtración continúa.

“La solución al problema eléctrico va a estar entre jueves y viernes”, estimó Maximiliano Gulmanelli, de la Unidad de Apoyo a la Comunidad Educativa del ministerio, ante una consulta de este diario.

Según los padres, con esa reparación no terminarían los inconvenientes: “Hay sectores de la escuela y del jardín que no tienen calefacción porque las estufas pierden gas”, alertó Lelis Vercellesi.

Compartir: 

Twitter
 

Padres de alumnos divulgaron fotos del estado en que se halla el edificio.
 
SOCIEDAD
 indice
  • SEIS FEDERALES SON INVESTIGADOS POR LOS INCIDENTES EN EL INDOAMERICANO
    Procesados por violencia policial
  • DECLARA LA MASAJISTA MICHELINI
    Otra vuelta de Belsunce
  • DESDE HACE OCHO DIAS, QUINIENTOS CHICOS NO TIENEN CLASES POR PROBLEMAS EDILICIOS
    Una escuela inundada y en cortocircuito
    Por Eduardo Videla

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared