EL PAIS › MIENTRAS EN BARILOCHE SE AGRAVA LA SITUACION, LA NUBE VOLCANICA PASO SOBRE BUENOS AIRES Y CAUSO CANCELACIONES DE VUELOS EN EZEIZA Y AEROPARQUE

La maldición del volcán

La nube volcánica provocó la paralización de los aeropuertos de Ezeiza y el Jorge Newbery, donde los primeros vuelos partieron a las 16. Las cenizas ya llegaron a Brasil. El volcán permanece en actividad, aunque con menos intensidad.

 Por Carlos Rodríguez

La nube de cenizas provocada por la erupción del volcán chileno Puyehue pasó en la madrugada de ayer por el cielo de Buenos Aires –desapercibido para la mayoría– y se fue internando en el Océano Atlántico, afectando también los territorios de Uruguay y Brasil. La actividad en los aeropuertos argentinos de Ezeiza y Jorge Newbery había comenzado a normalizarse anoche, luego de que 62 vuelos fueran cancelados desde la mañana. Ayer fueron 32 los vuelos suspendidos en Ezeiza y 30 en Aeroparque. La medida fue tomada “como prevención, porque la ceniza puede afectar a las máquinas”, explicó José María Vaca, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Aviación. Ahora el problema se trasladó a los servicios aéreos en Chile, Uruguay y Brasil. En Argentina, la situación es grave en San Carlos de Bariloche, donde se vivieron horas difíciles cuando la ciudad turística se quedó sin luz y con déficit de agua potable, tras una intensa lluvia que convirtió la ceniza en barro y provocó la salida de servicio del sistema generador de energía (ver nota aparte).

“La nube de cenizas se desplaza dentro de las predicciones a una altura que ronda los 12.000 metros de altura en dirección sudoestenoreste”, aseguró la Secretaría de Transporte nacional. En su desplazamiento de 1500 kilómetros, la nube volcánica ingresó ayer al sur de la provincia de Buenos Aires en dirección a la capital argentina, donde pudo observarse en forma “muy leve”, como anticipó el Servicio Meteorológico. La situación crítica se fue trasladando hacia Brasil, donde fueron cancelados diez vuelos que debían partir de San Pablo rumbo a la Argentina y Chile, mientras que en Río de Janeiro se adoptó la misma medida con tres arribos desde Buenos Aires y uno de Córdoba. Chile, por su parte, canceló todos los vuelos hacia Buenos Aires y Montevideo.

En la capital uruguaya se suspendió “el 90 por ciento de los servicios”, informó Nelson Rosano, gerente de Operaciones Aeroportuarias. En el aeropuerto de Carrasco “la inoperabilidad era total, por la posibilidad de que las cenizas pudieran afectar los vuelos”. En la Patagonia fueron cerrados los aeropuertos de Bariloche, Chapelco, Esquel, Trelew, Viedma y Bahía Blanca. Hubo cancelación de vuelos en Río Gallegos, Río Grande, Ushuaia, Comodoro Rivadavia, Mendoza, Santa Rosa y San Rafael.

Luis Rosso, gerente de Servicio a la Comunidad del Servicio Meteorológico, recordó a Página/12 que la nube de cenizas ingresó al país del domingo al lunes con rumbo sudoeste, después comenzó a subir hacia el norte, llegando el lunes al centro y norte del país. “La nube cruzó el cielo de Buenos Aires a las tres de la madrugada de hoy (por ayer) y ahora se encuentra hacia el este, sobre Uruguay y Brasil.” Ayer, explicó Rosso, “había cesado la emisión de ceniza, que quedó totalmente segregada”.

Luego, con la aparición de un frente frío, el volcán “volvió a emitir y ahora sigue emitiendo, nuevamente hacia el este, este-sudeste”. Para hoy se esperaba que tenga “mucha menor magnitud y altura, dado que ahora no sobrepasa los seis mil metros”. La nube tiene “su propia secuencia de desplazamiento” y, en cuanto al ritmo de la actividad volcánica, sostuvo que no se sabe “cuándo va a emitir o no porque no hay ninguna regla”.

El Servicio Meteorológico, que integra el Comité de Crisis conformado en la noche del lunes por la Secretaría de Transporte, confirmó que “la nube de cenizas se desplaza dentro de las predicciones a una altura que ronda los 12 mil metros en dirección sudoeste-noroeste”. El Comité de Crisis está compuesto por el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y los responsables del Servicio Meteorológico, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), de Aerolíneas Argentinas y de YPF.

La nube llegó ayer al conurbano bonaerense y avanzó luego sobre la Capital Federal, sin generar problemas a la población. El titular del Consejo de Emergencias bonaerense, Jorge Echarrán, informó que fue “una nube que pasó entre 5 y 7 mil metros de altura, y que como no contiene la cantidad de partículas que afectó a la zona de Bariloche, no tuvimos los inconvenientes que hubo allí”. Echarrán puntualizó que “si cambian las condiciones meteorológicas puede producirse la caída de algunas cenizas. Si esto llegara a ocurrir, hay que trabajar en la prevención, con tranquilidad, llevando las actividades diarias con algún cuidado, como utilizar barbijos, tener cuidado con lentes de contacto para no tener irritación en la vista y tener cuidado al conducir”.

El funcionario advirtió que “no es necesario generar alarma porque no va a ocurrir la misma situación que se produjo en Bariloche, según los datos que nosotros estamos manejando”. Comentó que, ante la emergencia, “todos los organismos estamos en contacto y ante cualquier situación que merezca una intervención especial se va a actuar, pero ahora no hay una situación de gravedad que altere la vida normal”.

El Consejo Provincial de Emergencias bonaerense desactivó ayer el alerta que había emitido para localidades del sur provincial. En el marco de la política de generar tranquilidad, el Ministerio de Salud bonaerense aclaró que las cenizas volcánicas “no son tóxicas sino irritantes”. Las imágenes satelitales del Servicio Meteorológico demostraron que la zona sur aparecía “sin rastros evidentes de cenizas volcánicas”. El ministro de Salud, Alejandro Collia, confirmó más tarde que la provincia “no está en una situación de alarma para la salud”. Insistió en que las cenizas “son arena y si bien podrían provocar irritación en los ojos y vías respiratorias en caso de descender, no hay peligro de intoxicaciones”.

El geólogo Eduardo Malagnino, del Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Buenos Aires, le dijo a Página/12 que “la actividad volcánica puede ser mucho más intensa” que la ocurrida en esta ocasión. “Fue una actividad explosiva más bien baja” porque hay que tener en cuenta que en algunos casos “la erupción puede alcanzar una altura de hasta diez kilómetros hasta eyectar material a la estratosfera”. En esos casos, “los materiales volcánicos pueden permanecer (en suspensión) hasta uno o dos años” hasta que comienzan a caer sobre la superficie terrestre.

Malagnino dijo que los volcanes pueden entrar en erupción en cualquier momento porque “recién cuando han pasado diez mil años sin cobrar vida puede decirse que ya no producirá ninguna explosión”. Sobre si la situación en Chile podría reproducirse en algún volcán de la Argentina, aclaró que “la mayoría está en territorio trasandino”. Al mismo tiempo sostuvo que lo ocurrido con el Puyehue “es algo provocado por la naturaleza”, dado que “ninguna actividad del hombre (incluyendo la minería a cielo abierto, por ejemplo) es capaz de producir la erupción de un volcán”.

En Bariloche, el vulcanólogo del Conicet Gustavo Villarrosa pronosticó que el volcán “continuará con emisiones continuas de cenizas”. Aseguró que “no se puede conocer por cuánto tiempo continuará en actividad ni prever su explosividad, pero seguirá emitiendo cenizas”, aunque “es posible que la emisión tienda a disminuir”. Villarrosa explicó que se trata de un “complejo con varios volcanes emitiendo materiales piroclásticos, dispuestos en línea en una gran fisura”. Destacó que el mayor de los volcanes, el Puyehue, “no está emitiendo material”.

Precisó que en Chile, cerca del complejo volcánico, ya se registra presencia de material incandescente en algunas laderas. Además, las lluvias recientes generaron aluviones con materia volcánica.

Compartir: 

Twitter
 

Un avión de Austral tapado de ceniza en el aeropuerto de Bariloche.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared