SOCIEDAD › UN PERITO DECLARó QUE LA VOZ DEL AUDIO CLAVE NO ES SEGURO QUE PERTENEZCA A BáRTOLI

No alcanza para la certeza

Un perito de Gendarmería que analizó el audio de la llamada de Carrascosa a Osde infirió que se trataba de Bártoli, pero que no lo podía afirmar con certeza. Hoy declarará un perito que sostuvo que se usó La Gotita para cerrar la herida visible.

 Por Horacio Cecchi

Una de cal y otra de arena, el juicio por el encubrimiento del crimen de María Marta se reclina cada día a favor y en contra de cada versión. Ayer, un día después de que un perito de la Policía Científica lanzara la sospecha de que el pituto había sido plantado durante la búsqueda en la cloaca, complicando la versión de John Hurtig, otro perito, esta vez de Gendarmería, sostuvo que la voz que se escucha por detrás de la de Carrascosa, durante la llamada que éste hizo a Osde pidiendo una ambulancia, no puede decirse con certeza que sea la voz de Bártoli. La declaración es, si se quiere tomar periodística y no judicialmente, un golpe a la acusación, porque pone en duda la ubicación de Bártoli en el lugar del crimen a una hora crítica, y durante una conversación también crítica porque en ella, quienes hablaban, ya sabían que María Marta estaba muerta. Lo sorprendente del caso, porque el caso sigue montando sus curiosidades, es que la principal defensa que aporta a favor de la fiscalía es el propio Bártoli, quien hace tiempo y en el expediente judicial ya había reconocido que se trataba de su voz.

El ingeniero en informática de Gendarmería Nacional Hugo Arancibia Vázquez fue el único testigo que declaró ayer ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro. El tema sobre el que se desarrolló su declaración fue el audio de la llamada que realizó Carlos Carrascosa a Osde desde su casa, el 22 de octubre de 2002, a las 19h07’58. La llamada fue considerada clave en la causa porque le permitió al fiscal Diego Molina Pico suponer la escena. Según los datos que le fueron aportados y que fueron agregados al primer juicio, se escucha la voz de Carlos Carrascosa, la del operador de Osde del otro lado de la línea y dos voces por detrás de Carrascosa, la de un hombre y la de una mujer.

El estudio de Gendarmería determinó que las modulaciones de voz de la mujer no era posible identificarlas por defectos del audio (las voces estaban por detrás de la conversación principal), por lo que no se pudo determinar a quien pertenecían. En las del hombre, según declaró ayer Arancibia Vázquez, cotejadas con la voz indubitable de Bártoli en otra llamada que sí realizó él, “la distribución de la frecuencia es lo que me hizo inferir que se trataba de la misma voz”.

Cuando los defensores de Bártoli, Eugenio Blanco y Alejandro Novak, le preguntaron si había certeza de ello, Arancibia respondió que “acá no se puede afirmar que hay certeza, sino que existe correspondencia en la frecuencia, pero no para darle identidad. Para afirmarlo con certeza, necesitamos más calidad y cantidad de señal”.

En la conversación de fondo que produce un escalofrío al escucharla, la mujer decir “¿No la ves?”, y el hombre, “¿Alguien va llama...?”; la mujer, “Tenela”, “Tocala”; el hombre “Cerrá la puer...”, “Sí, está muer...”; la mujer “Dale... vamo...”

El impacto a la versión de la acusación es fuerte. Lo sorprendente del caso es que el principal soporte de la acusación a Bártoli es el propio Bártoli, quien en el expediente judicial previo al inicio del segundo juicio ya había reconocido que se trataba de su propia voz. En la banda de audio, Carrascosa pide una “ambulancia urgente para una persona que se cayó en la bañadera. Se golpeó y está como ahogada”, mientras que detrás de él ya se la sabía muerta. “Yo no sé si ésa es mi voz. La única certeza que tengo es que si esa voz es mía, la voz femenina que se escucha es la de Beatriz Michelini”, dijo Bártoli a la agencia Télam al finalizar la audiencia.

Para hoy se espera la declaración del perito químico Luis Ferrari, quien tras un minucioso estudio determinó la presencia de ciano en los bordes de una de las heridas, la más visible, mientras que no lo halló en las que estaban ocultas bajo el cuero cabelludo. El ciano es componente de La Gotita. También fueron citadas las amigas de María Marta, Inés Ongay y Susan Murray, que dieron una versión diferente de la de la familia.

Compartir: 

Twitter
 

El propio Guillermo Bártoli ya había reconocido que la voz del audio le pertenecía a él.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.