SOCIEDAD › MUCHOS TURISTAS PERO POCOS GASTOS

Vacaciones gasoleras

 Por Emilio Ruchansky

Desde Mar del Plata

Los turistas ratonearon durante enero. Lo confirman en la céntrica parrilla Papá Gino, cuyo encargado dice que van matrimonios con tres chicos y preguntan si una parrillada para dos, que cuesta 110 pesos, alcanza para todos. “Al lado, en Manolo –dice Eduardo Luna– algunos hacían cola para cenar té y tostados.” Estela, de la heladería Pons, frente al Gran Hotel Provincial, coincide: “Puse el cono a 10 pesos, medio a pérdida, y no repunta. A las tres de la mañana ya está la calle vacía”. En la municipalidad prefieren destacar la excelente última quincena de diciembre, en tanto que los comerciantes creen que la primera de febrero será mejor. Mientras tanto, los espectáculos teatrales reman con entradas rebajadas y promociones.

Sentado a la sombra de su puesto de diarios, bajo el paseo del Casino Central, Miguel Angel, el canillita, comenta que también cambió el perfil económico de los turistas. “Además se gasta poco porque muchos no saben cuánto van a aumentar la luz, el gas, el agua, el transporte en marzo”, interpreta. Frente a su puesto, el histórico bar Montecarlo (ex París) permanece cerrado y eso, más cierto descuido, le quita compradores. “A la vuelta están los lobos marinos, el símbolo de Mar del Plata, y no se soporta el olor a meo.”

El canillita montó cajas con libros y revistas viejas y vende, según él, el 20 por ciento más. Tampoco le va mal al intrépido DJ que armó una fiesta sobre la rambla, con un par de parlantes y éxitos bailanteros. Vende el CD a 10 pesos y pone a bailar a señores y señoras mayores. Hasta arma las parejas. “Vacaciones es comer afuera”, dice Mónica Jacoy, sentada en una plaza justo frente al casino. Su marido, Luis, ceba mate mientras Jesica, la hija, merienda. Es la segunda vez que vienen a Mar del Plata. ¿Y antes? “Antes no nos íbamos de vacaciones”, dice él.

Desde una pequeña ventanilla en la boletería de espectáculos en Santa Fe al 1900, la cajera informa que Moria Casán pondrá una entrada popular de 90 pesos. Y sigue: “Le fue mal a (Gerardo) Sofovich. Trabajó a pérdida y se fue el 15 de enero. Los actores armaron una cooperativa, cobran la entrada a la mitad y siguen”. El cómico Jorge Corona optó por reducir funciones.

“Aumentó el hospedaje y eso desnivela el consumo”, sugiere Estela, de la heladería Pons. A pocas cuadras, en el cruce de Entre Ríos y Belgrano, otra heladería cobra 4 pesos el vaso más chico y tiene, por lejos, más clientes que Pons. “Yo no veo abogados, médicos, esa gente va a otro lado. Igual a veces gasta más la gente de clase baja”, comenta Estela, con 25 años en el rubro.

Pablo Fernández, titular del Ente Municipal de Turismo, dice que en enero hubo más de 1,3 millón de turistas, un cuarto de ellos durante la última semana: “Este número es ligeramente superior al del año pasado”. La ocupación hotelera ronda entre el 90 y 95 por ciento, el alquiler de toldos y sombrillas entre el 70 y 75, “una cifra similar a la de 2011”, según Matías Machinandiarena, de la Cámara de Balnearios, Restaurantes y Afines.

“Diciembre fue tan bueno con el rally Dakar que los comerciantes esperaban que enero fuera igual o mejor, ellos siempre se quejan, pero gente hay”, explica una fuente municipal. El encargado de Papá Gino aclara que se recauda bien los fines de semana y apuesta a la próxima quincena: “Enero es de los pibes que comen pancho y milanesas, ahora vienen los mayores. Esos sí gastan”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.