EL PAIS › LOS CAMIONEROS HICIERON PIQUETES EN LAS SEDES DEL CORREO

Una acelerada a fondo

El ministro de Planificación, Julio De Vido, criticó a los camioneros por no acatar la conciliación. Pablo Moyano salió al cruce. Trabajo se reunió con la empresa y hoy seguirán las negociaciones.

 Por Julián Bruschtein

El conflicto entre el Sindicato de Camioneros y el gobierno nacional llegó ayer a su pico más alto. El secretario adjunto del gremio, Pablo Moyano, se preguntó si el ministro de Planificación, Julio De Vido, “se despertó en un mal día o tomó la medicina equivocada”, después de que De Vido criticara las medidas de protesta y el desconocimiento de la conciliación obligatoria por parte del gremio. Los sindicalistas se concentraron para protestar “por el despido de doscientos choferes” frente a sedes del Correo Argentino en distintos lugares del país.

“Nos vamos a reunir mañana (por hoy) bien temprano para ver qué hacemos para seguir con el reclamo. No se descarta ningún tipo de medida que tengamos que hacer”, aseguró a Página/12 el secretario gremial del Sindicato de Camioneros, Marcelo Aparicio. Los camioneros dejaron latente la posibilidad de realizar una manifestación al Ministerio de Trabajo o a la Plaza de Mayo en caso de ser necesario y esperaban “el llamado del ministerio para ver si la empresa se sienta a discutir”, enfatizó el dirigente gremial. Mientras el sindicato no acata la conciliación dictada, en el ministerio destacaron que la medida logró “impedir que se hicieran efectivos los 81 despidos”. El resto de los trabajadores que reclama el sindicato que se reincorpore están comprendidos en la finalización del contrato laboral, según informó la empresa en un comunicado (ver aparte).

El conflicto comenzó cuando la empresa Camuzzi Gas del Sur decidió no renovar el contrato del servicio de transportes que le brindaba la empresa Correos del Sur. Para los sindicalistas, se trató de “la cesantía de doscientos trabajadores” lo que generó una movilización a las oficinas centrales de Camuzzi en Trelew. Allí los choferes de camiones fueron reprimidos por la policía, acentuando la conflictividad y levantando el apoyo del sindicato a nivel nacional. El adjunto de camioneros, Pablo Moyano, junto a los afiliados al gremio se concentraron en las oficinas que tiene Camuzzi en Puerto Madero para reclamar por los despidos, lo que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, denunció como “un apriete”, ya que se trasladaba “el conflicto a la ciudad de Buenos Aires”. Se dictó la conciliación obligatoria el 19 y las negociaciones no tuvieron resultados.

La protesta empezó ayer temprano en distintas sedes del Correo Argentino. La central de tratamientos postales que el correo tiene en Monte Grande fue uno de los objetivos, mientras que Córdoba, Rosario, Trelew, Comodoro Rivadavia y Neuquén recibieron las concentraciones de camioneros en el ingreso de sus edificios centrales.

La elección del correo estatal como blanco de las protestas es porque Camuzzi decidió contratar ese servicio ante “el aumento del 130 por ciento en el costo” por parte de Correos del Sur y ante la “finalización del contrato” que los unía, afirmó la empresa Camuzzi en un comunicado. Pero la protesta del sindicato que lidera el moyanismo parece mezclarse con la tensa relación que mantienen la CGT y el gobierno nacional.

“El Correo Argentino no tiene ningún contrato en condiciones de precarización laboral”, señaló De Vido en un comunicado, contestando acusaciones realizadas por el gremio de camioneros contra la empresa estatal, y consideró “llamativo que se digan estas cosas ahora, ya que cuando el correo era de Macri y se explotaba y echaba sin fundamento a los trabajadores, nunca nadie dijo nada. Atrás de esto están los intereses de los correos privados”.

La respuesta de Pablo Moyano no se hizo esperar y llegó con los botines de punta. “Nos preguntamos si se despertó en un mal día o tomó la medicina equivocada”, fustigó el dirigente gremial al ministro, al tiempo que redoblaba la embestida al señalar que “en este sindicato, ninguno de sus dirigentes llamó a Carlos Saúl Menem para decirle que fue el mejor presidente de la historia”, chicaneando con un discurso que dio el ex presidente Néstor Kirchner en la década del ’90. Lo violento de la respuesta levantó dudas sobre su autenticidad, pero en el propio gremio reconocieron que provenía del su dirigente, aunque al mismo tiempo le restaban importancia para el desarrollo de las negociaciones. “Ustedes saben cómo es Pablo...”, dijeron.

Mientras los camioneros mantenían su reclamo en la calle, el Ministerio de Trabajo abrió ayer “una nueva ronda de negociaciones” en la que recibió a directivos de Correos del Sur. Allí “el ministro le pidió información pormenorizada del contrato con Camuzzi y de las posibles alternativas para salir del conflicto”, señaló a este diario un vocero del ministerio que enfatizó que “la mesa está abierta para todos”, En el sindicato se encontraban “a la espera del llamado”, mientras definen “las medidas con las que vamos a seguir la protesta”, destacó el secretario gremial.

Compartir: 

Twitter
 

A la derecha, el dirigente de Camioneros Marcelo Aparicio.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared