EL PAIS › VENCE EL PLAZO PARA DEFINIR LA SITUACION PROCESAL DE FREYDOZ POR EL CRIMEN DE SORIA

El preocupante estado de la viuda

La única acusada por el asesinato del ex gobernador de Río Negro sigue internada en el hospital de Cipolletti y su psiquiatra dijo que estaría “mejor en una institución de salud mental”. El juez Stadler debe resolver esta semana si la procesa.

Susana Freydoz, única imputada del homicidio de su esposo, el ex gobernador de Río Negro Carlos Soria, continúa su tratamiento en el hospital de Cipolletti con un acompañante terapéutico y su familia podrá visitarla para participar de la estrategia de rehabilitación. Esta semana vence el plazo de la Justicia para definir su situación procesal.

La mujer fue internada el sábado pasado en el área de Clínica Médica de ese centro de salud, por pedido de su abogado, Alberto Riccheri, quien advirtió al juez, Emilio Stadler, sobre el profundo estado de depresión de la viuda. Desde la muerte de su marido, en la madrugada del 1º de enero, Freydoz permanecía en la casa de su hermana, en la localidad rionegrina de Allen. La mujer cuenta con custodia policial aunque la Justicia no le dictó la prisión preventiva, a pesar de haber sido imputada como presunta autora del delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y el uso de armas. Y se encuentra en un lugar junto a otras tres personas que atraviesan situaciones de salud similares.

El psiquiatra personal de Freydoz, Luis Di Giacomo, opinó que “podría estar mejor en una institución específica de salud mental”, pero reconoció que “éstas son las condiciones que hay”. El médico, que también preside el Concejo Deliberante local y era hombre de confianza del gobernador, explicó que “tomándolo como un caso general con peligro de autolesión tiene que estar en una habitación donde no haya elementos con los cuales infligirse alguna lesión, con control visual directo las 24 horas, controlar si ingiere la medicación, además de las cuestiones judiciales de seguridad que dispone la vigilancia fuera de la habitación las 24 horas, con lo cual se mezclan las consideraciones médicas con las judiciales”. Di Giacomo agregó que la situación de su paciente es “seria y preocupante por su problemática psicopatológica más la sumatoria de lo que ha protagonizado. Por eso hacemos este tipo de pedidos médicos frente a la posibilidad de autoagresión”. La continuidad de la medicación que venía tomando la viuda ahora será decidida por el servicio de Salud Mental del hospital de Cipolletti.

Sobre la conciencia de Freydoz al momento del hecho, el psiquiatra ratificó que “tiene recuerdos parciales, momentos en los cuales menciona determinadas cosas, alternados con otros de pérdida absoluta de noción temporal”. Reiteró que venía automedicándose con tranquilizantes “desde hace un tiempo” y que “ese día los había consumido en más de una oportunidad, lo cual respalda que tenga recuerdos, olvidos y falsas memorias que aparecen en las personas que sufren de una situación de inconsciencia por tóxicos”. Según dijo Di Giacomo, “los especialistas entienden que estos tranquilizantes deben recetarse en un plazo máximo de 6, 8 o 10 semanas, pero hay personas que durante años toman Rivotril, Lexotanil o Alplax, que mezclados con dosis normales de alcohol pueden producir efectos bastante nocivos”.

El final de la feria podría traer alguna decisión en la situación de la viuda de Soria en el expediente que investiga su asesinato. El primer juez de la causa, Juan Pablo Chirinos, había considerado que resultaba “bastante complejo de creer” en una “excusa absolutoria” para la imputada, que habría actuado bajo “emoción violenta” y así relativizar su responsabilidad. A casi un mes del asesinato, la estrategia de su defensa parece seguir la misma línea. Ahora se espera la definición del juez.

Compartir: 

Twitter
 

El médico de Susana Freydoz le teme “a la posibilidad de autoagresión”.
Imagen: EFE
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared