SOCIEDAD › MURIO LA ADOLESCENTE DE 17 AñOS QUE HABIA SIDO QUEMADA AL PARECER POR SU NOVIO

Otro fuego de la violencia machista

Aldana Maira Torchelli falleció tras seis días de agonía. Por esa muerte está preso su novio, acusado de haberla quemado con alcohol. El nuevo caso coincidió con el segundo aniversario del asesinato de Wanda Taddei. Los otros casos. Los reclamos.

 Por Mariana Carbajal

Tras seis días de agonía, murió Aldana Maira Torchelli, la adolescente de 17 años que quedó con el 75 por ciento del cuerpo quemado después de que, según llegó a contar antes de perder el conocimiento, su novio le prendiera fuego en el marco de una discusión. El joven, de 23 años, se encuentra detenido por el brutal ataque y hoy volverá a ser indagado por el delito de “homicidio calificado con ensañamiento”, que tiene pena de prisión perpetua. El horror quiso que la noticia del fallecimiento de Aldana coincidiera con el segundo aniversario de la muerte de Wanda Taddei, incinerada a los 29 años, y por cuyo homicidio está preso e imputado su esposo, el baterista del grupo Callejeros, Eduardo Vázquez. “Yo solamente pido Justicia y que a ninguna chica le pase más eso”, dijo Miriam, la madre de Aldana. Junto con los padres de Wanda y los de Fátima Catán –quien también murió quemada hace un año y medio luego de estar con su novio–, los familiares de Aldana están organizando una marcha para los próximos días para reclamar Justicia.

Desde el femicidio de Wanda aumentaron los casos de mujeres quemadas por sus parejas, advirtió a Página/12 Fabiana Túnez, directora de La Casa del Encuentro. La ONG lleva un conteo de los asesinatos de mujeres como consecuencia de la violencia machista publicados en los medios. Después de Wanda, otras 41 mujeres murieron en el país por quemaduras que habrían sido provocadas por novios, maridos o ex parejas, de acuerdo con el Observatorio de Femicidios en Argentina, que coordina la entidad. En los dos años previos a ese caso, los hechos relevados por la ONG fueron solo 8: 2 en 2008 y 6, en 2009. Pero en 2010, se dispararon y llegaron a 11 y en 2011 treparon a 28. En lo que va de este año, ya suman tres las mujeres incineradas, incluida Aldana.

Frente al incremento de estos casos, Ada Rico, coordinadora del Observatorio, advirtió sobre la importancia de que la Justicia condene con celeridad a los culpables para “demostrar a los agresores que el crimen perfecto no existe, y de esta forma evitar el efecto impunidad”. “El fuego podría llegar a borrar algunas pruebas pero no todas, y si se investiga bien se pueden encontrar los indicadores para un juicio y una posterior condena”, agregó. “En los casos que ingresan a los hospitales con más del 65 por ciento quemado, son inducidas en un coma farmacológico, razón por la cual se comienzan a demorar acciones judiciales a la espera de la declaración de la víctima. Es indispensable que en estos casos se actúe con celeridad y de oficio en el allanamiento, en la preservación de la escena y se agilicen los tiempos procesales para la reconstrucción de los hechos. Porque el principal problema en estas situaciones es no darle tiempo al agresor”, señaló Túñez.

“Los femicidios de Wanda y Aldana son un símbolo y un dramático recordatorio de que el poder machista sigue haciendo desaparecer a las mujeres, incinerándolas. Independientemente de las especificidades, lo que el patriarcado no tolera es que las mujeres queramos tener el control sobre nuestros cuerpos y que no reverenciemos una pretendida superioridad masculina. Se torna inelubible que el Congreso Nacional tipifique al femicidio como un delito autónomo sancionado con el máximo de la pena que admite el Código Penal”, opinó la abogada Perla Prigoshin, titular de la comisión para elaborar las sanciones contra las diferentes formas de violencia de género (Consavig), del Ministerio de Justicia de la Nación. También desde La Casa del Encuentro reclaman la tipificación del femicidio. En el Consejo Nacional de las Mujeres están trabajando en un proyecto de ley para impulsar esa reforma penal, según pudo saber este diario.

Aldana falleció a las 22 del lunes en el Hospital San Martín de La Plata, donde estaba internada en terapia intensiva y en estado crítico, desde el Día de los Enamorados, cuando sufrió las terribles quemaduras. Su padrino, José Mariani, contó ayer a Página/12 que la chica hacía alrededor de dos años que estaba de novia con Juan Gabriel Franco, de 23 años, y que hacía un mes que convivían en una habitación, en el fondo de un PH, ubicado en Wilde, partido de Avellaneda. En ese ámbito fue quemada. “Tuvimos una discusión. Yo me rocié con alcohol. Cuando me iba a bañar, él me prendió fuego”, llegó a contar la adolescente a los tres policías que llegaron al lugar alertados por vecinos. Pero en ese momento del relato, Aldana se desvaneció y nunca más recuperó el conocimiento. Esa declaración consta en la causa judicial que lleva adelante el fiscal de Avellaneda, Alejandro Rojas.

La familia de Aldana es muy humilde. Miriam, su mamá, de 40 años, vive en Quilmes, y tiene otros 9 hijos, el mayor de 18 años y los más chiquitos, mellizos, de poco más de un año. Franco está detenido desde el día del hecho. Y se negó a declarar. La familia desconoce si antes la había agredido físicamente. Pero sí estaba al tanto de que la relación estaba marcada por violencia verbal. “El la agredía verbalmente”, señaló el padrino. Hoy el novio volverá a ser indagado por un delito que lo puede dejar de por vida en la cárcel.

Compartir: 

Twitter
 

La mamá de Aldana reclamó justicia: “Ni un animal merece morir así”, dijo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared