SOCIEDAD › CERRO AYER SU TESTIMONIO EN EL JUICIO POR LA DESAPARICION DE SU HIJA

Susana Trimarco les respondió a los defensores

En una extensa declaración, Susana Trimarco respondió ayer las preguntas de los abogados que defienden a los imputados en el juicio por la desaparición de su hija, Marita Verón. Fue la única testigo en declarar ayer, al reanudarse las audiencias, tras el paréntesis dispuesto el 23 de febrero por los problemas de salud de uno de los imputados.

Durante casi cuatro horas, la madre de Marita dio detalles sobre su investigación personal de la desaparición de su hija, en 2002. Su testimonio había comenzado en la audiencia anterior, pero quedó trunco porque uno de los imputados, Gonzalo Gómez, fue operado de la vesícula y no podía estar presente en la audiencia, como exige la ley. A raíz de ese hecho, los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano ordenaron la suspensión de las audiencias, que se reanudaron ayer con la presencia de Gómez.

Gómez está imputado en el juicio junto a su madre y su hermano, y el tribunal busca dilucidar su responsabilidad por la privación ilegítima de la libertad y promoción de la prostitución de Marita Verón, secuestrada el 3 de abril de 2002, cuando tenía 22 años.

Trimarco, principal testigo del caso, respondió preguntas del abogado Sergio Morfil –defensor de los hermanos María Jesús y Víctor Rivero–, quien dijo haber detectado contradicciones en la declaración de la mujer. “Son contradicciones que pueden ser relevantes para la defensa como cuando la señora dijo que no sabía ni le constaba que tanto Víctor como María Jesús Rivero hubieran sido algunas de las personas que habrían plantado pistas falsas”, indicó Morfil. El abogado sostuvo que “todas las pistas de los diferentes lugares donde se la vio a Marita están en el expediente, pero traídas por ella y en ningún momento pudo precisar que María Jesús Rivero le dijo: ‘Mire, señora, vamos a tal parte’”.

Morfil cuestionó la declaración de Trimarco en la que sostuvo que “Rivero era prostituta en Ledesma y (su ex pareja Rubén) Ale la trajo para trabajar en Tucumán”.

La réplica a los dichos de Morfil llegó por parte de José Dantona, abogado de Trimarco, quien destacó que “seguramente escucharán a los abogados defensores decir que se encontraron con una persona desmemoriada, en su intento por desprestigiarla”.

“Pasaron muchos años y hay detalles que no recuerdo, pero todo lo que cuento lo hago de buena fe”, afirmó Trimarco ante el tribunal.

Después de Trimarco deben declarar los otros 160 testigos. El abogado Carlos Garmendia, que también patrocina a la madre de Marita, adelantó que la próxima testigo será Patricia Soria, enfermera de una maternidad que insistió para que Marita se colocara un DIU.

Compartir: 

Twitter
 

“Todo lo que cuento lo hago de buena fe”, afirmó Trimarco.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared