SOCIEDAD › DESDE UNA CENTRAL CONTROLAN EN TIEMPO REAL A LOS TRENES EN CIRCULACION

Subtes rigurosamente vigilados

Desde el Puesto Central de Operaciones se controla el funcionamiento de cuatro de las seis líneas. La empresa Metrovías lo exhibió, para salir al cruce frente a las sospechas que Macri despertó sobre la seguridad en el servicio.

En cinco pantallas gigantes, líneas luminosas reproducen el recorrido de cuatro líneas de subte, mientras que otras luces en movimiento reproducen, en tiempo real, el itinerario de cada uno de los coches que, en tiempo real, circulan por la red. La tecnología de última generación centraliza, en ese espacio, toda la información de la operación cotidiana del servicio: el movimiento de los trenes, el control de velocidad, la distancia de frenado entre cada una de las formaciones en operación. A eso se suma una guardia de emergencias para responder ante un posible accidente que pueda afectar a los pasajeros. La descripción corresponde al Puesto Central de Operaciones (PCO), un lugar que constituye “el corazón neurálgico del sistema de subterráneos, que permite una mejora en la puntualidad, en la seguridad y en la confiabilidad de los pasajeros”, argumentan directivos de la empresa Metrovías. Por primera vez muestran el equipamiento, después de que el jefe de Gobierno Mauricio Macri puso en duda la seguridad del servicio.

La central de control –ubicada en Bernardo de Yrigoyen al 200– permite unificar el control del tráfico en tiempo real de las líneas A, B, D y E e intervenir en la operación de los coches, en el manejo del sistema de señales, los servicios auxiliares, el telecomando de subestaciones eléctricas, la supervisión de estaciones de bombeo y las instalaciones de las estaciones de la red, desde las escaleras mecánicas a la ventilación forzada y la iluminación. La C todavía no está en ese sistema, ya que requiere la previa adecuación del sistema de señalización, mientras que la H tiene su centro de control en la estación Humberto I.

En una recorrida que este diario realizó por el PCO, directivos de Metrovías informaron que para poder habilitar el control desde ese lugar “fue necesario modernizar la señalización, mediante la instalación de un sistema de seguridad de protección automática de trenes, denominado ATP que, mediante sensores en los rieles, le indica al tren la velocidad a la que tiene que ir”.

Esta indicación “no sólo llega al conductor, sino que manda una señal al PCO y allí los controladores chequean que la distancia entre los trenes y la velocidad sea la correcta”, explicó Eduardo Zerbo, gerente de Mantenimiento de Material Rodante de Metrovías.

“Desde el PCO, en lo que concierne a la operación de tráfico de trenes, lo que hacemos es controlar, supervisar y administrar el funcionamiento de la red de subtes”, señaló Ricardo García, jefe del PCO. “Existe una comunicación permanente con cada uno de los trenes en cada una de las líneas y, ante cualquier inconveniente, el conductor o el guarda del tren se comunica con la sala de control y desde allí se deriva el problema a quien corresponda, ya sea al personal de mantenimiento, al personal del material rodante o a todos los externos que ayudan en el área: el SAME, los bomberos y la policía”, añadió.

“A partir de la implementación de este nuevo sistema de control, los tiempos de intervención y resolución de problemas ante una emergencia se achicaron entre un 40 y un 50 por ciento”, comentó García. “Dentro de este sistema funciona la guardia de emergencias, que recibe el aviso de los incidentes que ocurren en cualquier ámbito de la empresa y deriva al área correspondiente para su solución, maneja el pedido de ambulancias y bomberos y también brinda la información al público a través del audio y video que podemos encontrar en cada una de las estaciones de subterráneos.”

Horacio Paludi, gerente de Tráfico de Metrovías, informó a este diario que “todos los subtes cuentan con un sistema de seguridad de señales, semáforos en color rojo y verde, que indican si el tren no puede avanzar”. Este impedimento lo marca una línea amarilla punteada que se observa en los monitores de control de la sala. “Si un tren permanece detenido, hay que esperar la autorización del controlador del PCO, y una vez que recibe la autorización mediante un indicador verde, podrá avanzar y retomar su recorrido”, agregó Paludi.

Juan Peña, gerente de Mantenimiento de Instalaciones Fijas de Metrovías, explicó que el PCO se instaló a partir de 1999 en la línea B de subterráneos y desde allí se expandió a las demás, menos en la C, donde se implementará a mediano plazo, cuando se modifiquen los sistemas de señalización”.

Informe: Sabrina Améndola.

Compartir: 

Twitter
 

Desde las pantallas gigantes se ve el movimiento de cada uno de los trenes en funcionamiento.
Imagen: Joaquín Salguero
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.