SOCIEDAD › UN COLECTIVO ACCIDENTADO POR LA DISCUSIóN ENTRE EL CHOFER Y UN PASAJERO

La pelea que terminó en choque

Un pasajero discutió con el conductor de un 109 por el pago del boleto y le dio una trompada en la cabeza. El colectivo se estrelló entonces contra un garaje de Paraguay al 3000.
Hubo 32 heridos, entre ellos el chofer. Hay distintas versiones sobre el motivo de la pelea.

Un total de 32 personas sufrieron heridas, algunas de ellas de gravedad, luego de que un colectivo se incrustrara en el frente del garaje de un edificio del barrio porteño de Recoleta como consecuencia de una discusión entre un pasajero y el chofer del vehículo por el pago del boleto, según testigos del hecho. El choque se produjo ayer alrededor de las 8 en la esquina de Paraguay y Agüero y, producto de la colisión, el conductor de la línea 109, interno 5, sufrió “politraumatismos de consideración” y tuvo que ser rescatado por los bomberos porque quedó atrapado dentro del colectivo.

Alberto Crescenti, titular del SAME, informó que “tres de los pasajeros del transporte público sufrieron politraumatismos de consideración y si bien el impacto fue muy violento, no hubo víctimas fatales”.

El director del SAME precisó que “el total de heridos asciende a 32 y son todos adultos” y dijo que “con un accionar rápido los bomberos pudieron dominar la situación en poco tiempo”. Asimismo, relató que el chofer del colectivo, de unos 27 años, sufrió “traumatismos de consideración, ya que su habitáculo quedó totalmente destrozado”. Al llegar las ambulancias, los heridos fueron asistidos de acuerdo con las contusiones que presentaban y derivados a los centros de salud según la gravedad de cada caso.

Crescenti también sostuvo que “hay siete pacientes más con fracturas diversas en piernas, brazos y manos, tres de ellos más graves”. “Del total de los heridos, diecisiete fueron trasladados al Hospital Fernández, ocho al Rivadavia, dos al Durand y cinco al Ramos Mejía”, agregó. “El más afectado fue el chofer, que permanece internado en el hospital Rivadavia”, precisó.

Las primeras versiones señalaron que el chofer habría dejado el volante para pelearse con un pasajero. Según indicaron algunos testigos que viajaban en el colectivo accidentado, “todo se originó cuando un pasajero quiso sacar su pasaje con la tarjeta SUBE y el sistema electrónico no funcionaba de forma correcta. Como tampoco tenía monedas para viajar, el chofer le pidió que se bajara del colectivo”. “El pasajero –según dijeron algunos testigos– le explicó al chofer que llegaba tarde al trabajo y volvió a subir al vehículo y en medio de insultos cruzados ambos se tomaron a golpes de puño”, lo que derivó en que el vehículo perdiera el control y se estrellara violentamente contra la pared de un edificio.

En tanto, un conductor de la empresa, identificado como Alejandro, dio otra versión: dijo que “el pasajero quiso subir sin carga en la tarjeta SUBE, por lo que el chofer le advirtió que tenía que pagar dos pesos. Como no quería pagar, le pidió que se bajara de la unidad y ahí fue cuando le pegó un golpe”. “El pasajero –según contó el chofer de la empresa– se bajó del colectivo y se alejó del lugar corriendo.”

Por su parte, Alberto Traverso, jefe de Tráfico de la línea 109, que cubre el trayecto entre Liniers y el Correo Central, aseguró que el “accidente fue consecuencia de una discusión por un problema con la tarjeta de pago electrónico SUBE”. “Hubo una discusión con un pasajero, que le pega un golpe que lo noquea, el chofer queda inconsciente y pierde el control y se produce la colisión”, precisó. Asimismo, Traverso indicó que “hay conflictos porque, a veces, el sistema no es óptimo” y recordó que “el pasajero tiene derecho a mantener su viaje si no anda la máquina lectora”. “En caso de que no tenga saldo en la tarjeta, tiene que pagar con monedas”, agregó.

Traverso aseguró que el colectivero herido trabaja hace cinco años en la empresa y lo definió como “experimentado”. Sin embargo, varios testigos coincidieron en que “el chofer abandonó el volante para increpar a un pasajero que no le funcionaba la tarjeta SUBE y no tenía dinero para abonar el pasaje”.

El tránsito por la calle Paraguay permaneció cerrado durante varias horas, por lo que agentes de la Policía Federal y Metropolitana implementaron un desvío por las calles Gallo y Mansilla.

Compartir: 

Twitter
 

El chofer accidentado quedó atrapado entre los hierros y debió ser sacado por los bomberos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.