SOCIEDAD › LIBERARON AL KARATECA OSVALDO MARTINEZ, INVESTIGADO POR EL CUADRUPLE FEMICIDIO DE LA PLATA

Otra causa policial termina en papelón

La Sala III de Apelaciones platense ordenó liberar a Osvaldo Martínez, por falta de pruebas para mantenerlo detenido. Seguirán investigándolo, pero el principal sospechoso pasó a ser el albañil Javier Quiroga. Un papelón para el fiscal Garganta.

La ansiedad, la presión de la inseguridad mediática y, muy posiblemente, la urgencia por mostrar algún toque de filomanodurismo que en estos tiempos pueden significar ascensos hicieron del caso del cuádruple femicidio de La Plata, más conocido como el caso del karateca, una versión light del papelón del caso Candela. Esta vez, el escenario no estuvo compartido, fue unipersonal y le correspondió al fiscal Alvaro Garganta. La Sala III de la Cámara de Apelaciones platense ordenó la inmediata libertad de Osvaldo Martínez, el susodicho karateca y en la mira inmediata de Garganta, por falta de pruebas para mantenerlo detenido. La Cámara consideró válida la prueba del celular presentada por la defensa (y que el fiscal había cajoneado). También se incorporó el peritaje psiquiátrico al segundo detenido, el albañil Javier Quiroga, quien desdibujó su relato. Mediáticamente, tal vez haya que empezar a buscar otro apodo al caso, tal vez ninguno, para no apurar a sentenciar antes de tiempo.

Los jueces Carlos Silva Acevedo y María Riusech decidieron aceptar el pedido excarcelatorio de la defensa de Martínez, contra el voto de Alejandro Villordo, que dispuso rechazar el pedido. Las pruebas nuevas que se conjugaron en la apelación fueron, sintéticamente, el análisis de la empresa de celulares presentado por la defensa de Martínez y el resultado del peritaje psiquiátrico a Quiroga.

Villordo aceptó la nueva presentación de la defensa en la que la empresa de celulares realizó una serie de pruebas pedidas por la defensa ante escribano (el fiscal se negaba a aceptarlas) que lograron demostrar que cuando una antena se encuentra saturada, la señal se desvía a la siguiente, y en el caso, Martínez se encontraba en su casa. Pero el juez relativizó el resultado, ya que tomó en cuenta la versión de una testigo que dijo haber visto a Martínez llegar a su casa en un auto que no era el suyo (el de él estaba estacionado), en un horario en que el acusado sostenía que había permanecido sin salir.

En cambio, Riusech y Silva Acevedo consideraron como válido el estudio de la telefónica, aunque no en forma definitiva para Riusech. Y tomaron en cuenta que cuando se decidió la segunda preventiva contra Martínez, no se tenía el resultado del peritaje psiquiátrico a Quiroga. En esta segunda ocasión, el peritaje volcó el criterio de los jueces, ya que “los rasgos de personalidad, circunstancias vitales y consumos de tóxicos concurren en la facilitación de conductas violentas. Quiroga no necesitaba motivo valedero para matar. No es necesario buscar un móvil, cualquier cosa pudo desencadenar su desenfreno homicida”, tal como sostuvo Riusech.

Silva Acevedo consideró que el informe de la telefónica “termina por despejar las dudas” sobre la presencia de Martínez en su casa a la hora del crimen. Ambos jueces consideran que no se demostró que hubiera un grado de conocimiento entre el karateca y el albañil como para que aquél indujera al crimen a éste. También relativizaron el testimonio de la testigo, ya que sostuvieron que el auto en que dijo que llegó Martínez fue estacionado en el lugar donde también había dicho que estaba ubicado el auto del karateca. La Cámara ordenó la inmediata libertad de Martínez, porque no se encontraron pruebas “para mantener su coerción”, lo que no significa que lo hubieran desprocesado. En realidad, analizaron que no existían motivos para considerar que fugaría. La orden fue cumplida ayer, alrededor de las 17, cuando Martínez salió por la puerta de la U9, lloroso, casi sin poder hablar, acompañado por su madre, que exteriorizó todas sus impresiones sobre el fiscal.

Herminia López apuntó contra Quiroga y también contra el remisero Tagliaferro. “Las marcas de las pisadas llegan hasta la vereda al lugar donde estaba estacionado el remisero”, sostuvo la mujer. De paso, habrá que agregar que Marcelo Mazzeo, defensor de Martínez junto a Julio Beley, aseguró que pidió el arresto de Tagliaferro “como partícipe del crimen”, al señalar que “las huellas de pisadas con sangre” de la entrada de la casa “son de salida nada más y van por el pasillo hasta el auto” que estaba estacionado en la calle, o sea el remís. Pero especialmente, la madre cargó contra el fiscal: “No sé si puedo hablar de justicia porque hace seis meses que un inocente está preso. Pero tal vez hablemos de eso cuando el fiscal Garganta esté preso”.

“El fiscal estructuró la detención de mi hijo por la declaración de esta persona”, dijo refiriéndose a Quiroga, pero luego, con la aparición del dueño del ADN, “armó” una declaración para mantenerlo involucrado, aseguró López. Además, la mujer reveló que Quiroga “no nombró” a Martínez en su primera confesión, pero el fiscal Garganta habría instado al policía Juan Manuel Rodríguez a que “rompa esa declaración porque no lo nombraba” y “le armó” una nueva diciendo que el karateca realizó los crímenes, y que en mayo pasado derivaron en el segundo arresto de Martínez.

El karateca fue detenido casi inmediatamente después de que se conociera el cuádruple femicidio. El caso está en condiciones de demostrar el funcionamiento de la lógica de detención irrestricta, a la espera de pruebas, la prisión preventiva urgente, utilizada como condena previa. Y si bien es cierto que el papel(ón) de Garganta fue unipersonal en la escena en la misma medida de sus expectativas de éxito criminógeno, también hay que conceder el papel de balanza tocada al juez de Garantías Guillermo Atencio, que no sólo aceptó la detención anticipada, sino que, además, la explayó en los medios.

Compartir: 

Twitter
 

“No sé si puedo hablar de justicia porque hace seis meses que un inocente está preso”, dijo la madre de Osvaldo Martínez.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.