SOCIEDAD › NUEVO EPISODIO DE VIOLENCIA EN UN HOSPITAL, ESTA VEZ EN LANUS

Ataque de furia en la guardia

Familiares y amigos de un joven fallecido en el Hospital Eva Perón descargaron su bronca con destrozos. Hubo trece detenidos. La policía dice que el muchacho había sido baleado al intentar robar un auto. La familia asegura, en cambio, que fue víctima de los ladrones.

Algunos amigos y familiares de Pablo Santillán, un joven fallecido ayer en el Hospital Eva Perón, de Lanús, provocaron destrozos en la guardia y fueron reprimidos por la policía, que detuvo a trece personas, cinco de ellas menores de edad. “Tardaron mucho en atenderlo”, acusó Carmen Ramírez, tía del joven internado el domingo pasado con una herida de bala en una pierna. Las autoridades del hospital detallaron que falleció por las secuelas físicas que le dejó la cantidad de sangre que perdió. Según informó el jefe de la Departamental Lanús, comisario mayor Carlos Perillo, Santillán estaba internado en calidad de detenido y habría recibido el disparo en medio de “un enfrentamiento con personal policial en Villa Diamante al intentar robar un auto”. Los familiares aseguraron que el joven, de 23 años, fue baleado por quienes habrían cometido ese robo. Un hecho similar ocurrió hace diez días en un hospital de Moreno.

Los incidentes dentro de la guardia comenzaron a las 9, luego de que los familiares de Santillán supieron que había muerto. El parte de la Dirección Provincial de Hospitales aclaró que nadie concurrió armado. “Las personas que provocaron los hechos violentos revolearon sillas y cestos de basura en una de las salas de espera, además de romper a pedradas algunos vidrios de la guardia. Finalmente, un efectivo policial fue asistido con una herida leve en el rostro provocada por un piedrazo”, agrega el parte.

“Llegaron dos allegados junto con otros dos hombres. Estos últimos provocaron los hechos vandálicos”, informaron desde la Dirección Provincial. Horas más tarde, una barra de amigos de Santillán, quien vivía en el barrio Villa Jardín, en Lanús, se enfrentó a la policía. “Eran como quince y le tiraron piedras a la policía. Cuando llegaron los refuerzos, con una camioneta del Servicio Penitenciario, los detuvieron”, contó a este diario un cuidador de coches, a pocos metros de la garita que antecede a la guardia, donde suele estar el único policía que vigila esa entrada.

El director provincial de Hospitales, Claudio Ortiz, aseguró que ningún médico resultó herido y detalló que desde afuera, este grupo de amigos y familiares rompió “los vidrios de una sala de médicos y lesionó de una pedrada en el maxilar al jefe distrital de Lanús”. En la comisaría 1ª de Lanús informaron a Página/12 que las ocho personas mayores allí detenidas iban a pasar la noche en la dependencia hasta que declaren, hoy, ante la Unidad Fiscal de Investigación 12 de Lomas de Zamora. “La carátula es daños agravados, lesiones y resistencia a la autoridad”, dijo un oficial.

Entre los detenidos hay dos hermanos de Santillán. La tía del muchacho fallecido y sus tres hermanas contaron a este diario que el domingo pasado, Santillán fue a bailar con algunos de sus nueve hermanos, a la disco Kory, en el barrio porteño de Pompeya. “Cuando volvíamos a casa, después del baile, vimos un auto negro que parecía que lo habían robado, porque muchas veces los abandonan en el barrio. Nos acercamos a verlo y vinieron unos pibes, uno me pegó con un caño en la cara y a mi hermano le dispararon en la pierna”, relató una hermana del fallecido.

Luego, agregó otra de las hermanas, esos agresores se enfrentaron con el policía al que le habían robado. “Como el policía le había disparado a uno, salieron a levantar los heridos de bala en el barrio. Mi hermano estaba en la UPA (Unidad de Pronta Atención) en Villa Jardín, lo llevamos en remís hasta ahí porque no venía la ambulancia. Los de la comisaría 5ª (de Lanús) lo arrestaron y lo acompañaron hasta el Hospital Eva Perón”, afirmó la joven. Su tía acotó: “Quisimos hacer la denuncia en la comisaría 5ª. No nos dejaron y encima nos forrearon”.

La pérdida de sangre le causó a Santillán un shock hemorrágico, es decir, sus órganos no recibieron el oxígeno suficiente. El joven fue operado de urgencia. “Quedó internado con respiración mecánica artificial. No obstante, sufrió un paro respiratorio y, si bien los médicos le practicaron las maniobras de resucitación cardiopulmonar durante 50 minutos, no lograron reanimarlo”, dice el parte de las autoridades sanitarias de la provincia. Sus familiares desconfían. Aseguraron que un día antes de morir estaba lúcido y hablaba.

“La comisaría 5ª lo culpó de un delito que no cometió. De ahí que surgió este disturbio por parte de los familiares y hermanos. A él me lo mataron acá cuando yo me retiré. ¡Quiero al fiscal!”, gritó la madre de Santillán, un muchacho que se ganaba la vida haciendo pequeños trabajos de albañilería en el barrio, según informaron sus hermanas. Anoche, esta mujer no logró que la Justicia le devolvieron el cuerpo de su hijo y aún buscaba contactarse con algún abogado.

Compartir: 

Twitter
 

Durante el día, el Hospital Eva Perón, de Lanús, quedó custodiado para evitar nuevos incidentes.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.