SOCIEDAD › UN ALUMNO DE QUINTO AÑO DISPARO UN REVOLVER EN SU COLEGIO, EN MERLO

Tres tiros en medio del aula

El adolescente, de 16 años, sacó el arma de su mochila y disparó al techo, a una estufa y al piso. No hubo heridos. Las autoridades explicaron que se encontraba en tratamiento psicológico por ataques de pánico. Ahora, quedó a disposición del fuero Penal Juvenil.

Un alumno de 16 años, en tratamiento psicológico por ataques de pánico, ingresó ayer a la mañana armado al colegio privado donde estudia, en la localidad de Pontevedra, partido de Merlo, y disparó tres veces en el aula, sin herir a nadie. El secretario de Educación de la Municipalidad de Merlo, Adrián Outeda, aseguró que el caso no fue un “hecho de inseguridad ni de bullying” y, si bien admitió que el estudiante “presentaba cambios en su conducta, nadie esperaba una reacción así”.

El hecho ocurrió cerca de las 8 en el Instituto Bernardino Rivadavia, ubicado en la calle De la Virgen 2260, de Merlo, en el oeste del conurbano bonaerense, donde el adolescente, que cursa quinto año, sacó de su mochila un revólver calibre 22. “Sacó el arma, todos lo miraron y apuntó contra la estufa del salón sin mediar palabras. Se ve que el chico se desbordó”, sostuvo Julio Pérez, presidente de la comisión de padres del colegio.

Por su parte, el jefe de la Departamental Merlo de la Policía Bonaerense, comisario Hugo Santillán, informó que el alumno extrajo el revólver y efectuó “tres disparos hacia el techo y una pared”. “No hubo ningún tipo de lesionados, no le apuntó a nadie. El alumno tiene problemas psicológicos y ataques de pánico. Ahora el chico está con la mamá en la comisaría recibiendo la correspondiente contención”, informó Santillán momentos después del episodio.

La madre del alumno contó, según el jefe policial, que su hijo manifestó que “no quería lastimar a nadie” y señaló que hacía poco tiempo “había iniciado un tratamiento psicológico”. También declaró que el arma que llevó su hijo al colegio “no es de la familia”, según relató el jefe de la policía departamental.

Por su parte, Outeda remarcó que habló “con las autoridades a cargo de las actuaciones y están todos sorprendidos. Gracias a Dios no tenemos que lamentar víctimas”, agregó. “No tenía problemas graves, pero sí había cambiado su conducta, aunque no para presumir un hecho de este tipo. Nadie esperaba esta reacción”, añadió.

Una preceptora declaró que el adolescente es “introvertido”, aunque a veces cuando algo no le salía “rompía las hojas”, amplió Santillán.

La causa fue caratulada como “abuso de arma”, según informó el comisario Santillán. El jefe policial explicó que tras el hecho, el alumno fue “aislado con su madre en una oficina” de la comisaría de Merlo y el “fuero Penal Juvenil dispuso la aprehensión” bajo la carátula de “abuso de arma y tenencia ilegal de arma de uso civil”.

En tanto, Pérez detalló que el adolescente “apuntó contra la estufa, pero el primer disparo no salió, después tiró al techo y el tercer disparo al piso”. “Apuntó a todos los chicos, pero no insistentemente, manipulando el arma, pero no apuntó a alguien fijo”, manifestó el hombre. Pérez comentó que tras el episodio “todos los chicos que estaban en el salón salieron corriendo y dejaron sus mochilas en el lugar”.

Compartir: 

Twitter
 

Frente del Instituto Rivadavia, en Pontevedra, donde ocurrió el episodio de los balazos en clase.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.