ECONOMíA › SABBATELLA CONFIRMO QUE EL FONDO DE INVERSION DE DAVID MARTINEZ CERRO UN ACUERDO PARA QUEDARSE CON LA COMPAÑIA

La estrategia de Fintech para Telecom

La firma dejó en claro que invertirá fuerte en Telecom. Busca que el Gobierno apruebe la operación y licite más espectro.

 Por Fernando Krakowiak y
David Cufré

El presidente de la Afsca, Martín Sabbatella, aseguró ayer que el empresario mexicano David Martínez, titular de Fintech, le confirmó la compra de Telecom Argentina y la voluntad de vender su participación en Cablevisión si el Gobierno determina que hay incompatibilidades, tal como informó ayer Página/12. El fondo de inversión ofertó 960 millones de dólares por las acciones de Telecom Italia en Telecom Argentina. Los italianos aceptaron, pero la operación recién se efectivizará cuando la Secretaría de Comunicaciones la apruebe, lo cual podría ocurrir en el primer trimestre del año próximo. Fintech dejó en claro que invertirá fuerte en Telecom y busca que el Gobierno licite más espectro para potenciar esa estrategia. Además, si bien en última instancia está dispuesto a vender sus acciones de Cablevisión, la apuesta es convertirse en accionista sin derecho a voto ni control para tratar de adecuarse así a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) sin ceder participación en la compañía de cable.

La historia que derivó en el cambio de manos de una de las dos empresas de telefonía más importantes del país comenzó en Europa. El 24 de septiembre Telefónica de España informó que llegó a un acuerdo para incrementar de 46 a 66 por ciento su participación en Telco, sociedad controlante de Telecom Italia. Además, comunicó que en una segunda etapa ese porcentaje se elevaría al 70 por ciento. La firma conducida por César Alierta agregó entonces que mantendría inamovible el 46 por ciento de derecho a voto en Telco, pero lo cierto es que, una vez dado ese paso, los españoles tenían la opción de cambiar sus acciones de clase C, sin derecho a voto, por acciones ordinarias con derecho a voto y así tomar el control del ciento por ciento de Telco. Esa situación encendió una vez más la alarma en Argentina, donde Telefónica y Telecom son las principales operadoras del mercado y seguían “compitiendo” gracias a un compromiso asumido ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia en agosto de 2010.

David Martínez, titular de Fintech, siguió de cerca ese cambio de fichas y se dio cuenta rápido de que la situación de Telefónica y Telecom en Argentina era insostenible. En ese momento, se puso en contacto con los italianos y les hizo una oferta por Telecom Argentina. Este fondo de inversión se caracteriza por comprar empresas cuando están baratas, por el motivo que sea. Martínez sabía que en algún momento Telecom Italia sería presionada por la autoridad regulatoria argentina para desprenderse de su filial en el país, como había ocurrido antes de 2010. Además, tenía muy presente la deuda de casi 29 mil millones de euros que estaba poniendo en jaque la sustentabilidad de Telecom Italia. Entonces fue cuando les ofreció a los italianos 960 millones de dólares por sus acciones en Telecom Argentina, pese a que el valor de mercado de esas acciones está cerca de los 1400 millones de dólares. Los italianos analizaron la oferta y en la reunión de directorio del jueves pasado la aceptaron y dieron la orden de cerrar el acuerdo.

Fintech tenía acciones sin derecho a voto de Telecom Argentina desde que participó como acreedor líder en la reestructuración de deuda que la compañía cerró en 2004, pero éste es un desafío mayor porque si la autoridad regulatoria finalmente aprueba la operación se convertirá en el accionista controlante. Pasará a tener el 68 por ciento de Sofora en sociedad con el Grupo Werhein, que posee el otro 32 por ciento. A su vez, Sofora controla Nortel, dueña del 54,4 por ciento de Telecom Argentina.

En reuniones con el Gobierno, David Martínez aseguró que a partir de ahora Telecom Argentina no debe ser vista como una subsidiaria de un fondo de inversión extranjero sino como una empresa nacional porque las decisiones se tomarán en el país. El acuerdo de venta que cerró con Telecom Italia incluye un contrato de servicios para que los italianos asesoren por un plazo de dos años a la que ahora pasará a ser su ex filial. Más allá de eso, Martínez está convencido de que Telecom Argentina es una compañía madura, con un profundo manejo de la tecnología del sector, que puede ser manejada por argentinos. Incluso afirma que fortalecerá el área de investigación y desarrollo de la firma. Sostiene que las marcas de la empresa seguirán siendo las mismas y que buscará incrementar la competitividad para ganarles mercado a sus dos principales competidores: Telefónica y Claro.

Para lograrlo apuesta a incrementar la inversión en redes y mejorar la coordinación con los distintos municipios del país para instalar más antenas, tarea a la que también se está abocando la Secretaría de Comunicaciones, que conduce Norberto Berner. Además, Martínez cree que la salida de los italianos permitirá destrabar la licitación de espectro que en su momento el Gobierno canceló, entre otros motivos, por “la integración monopólica de Telefónica y Telecom”. Está convencido de que si finalmente se le otorga más espectro a las firmas, las inversiones de Telecom Argentina estarán muy por encima de los 500 millones de dólares anuales que promediaron durante los últimos tres años.

Martínez también le transmitió al Gobierno que la decisión de invertir en Telecom responde a un diagnóstico optimista sobre el futuro del país. Su percepción es que el potencial de crecimiento de la economía nacional es uno de los más altos de América latina, en parte porque en los últimos años la inversión quedó un poco rezagada. Incluso cree que si el Gobierno toma una serie de medidas para incrementar la competitividad del tipo de cambio y los superávit fiscal y comercial, “el país vuela”.

Este empresario mexicano radicado en Nueva York espera que el Gobierno apruebe su desembarco en Telecom. La LSCA establece en el artículo 25 que un licenciatario de un servicio audiovisual no puede tener más del 10 por ciento de las acciones de una firma de servicio público, pero Martínez propondrá que sus acciones en Cablevisión pasen a ser sin derecho a voto ni ningún tipo de control. Apuesta a ser un inversor pasivo en la firma y así conservar su participación. Parece difícil, pero igual dejó en claro ante el Gobierno que si su propuesta no convence y lo obligan a vender, se desprenderá de Cablevisión para concentrarse en Telecom Argentina, su principal desafío.

Compartir: 

Twitter
 

Fintech ofertó 960 millones de dólares por las acciones de Telecom Italia en Telecom Argentina.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.