SOCIEDAD › LA MADRE DE LA ADOLESCENTE PIDIó “JUSTICIA, NO VENGANZA PROPIA”

Velorio y reclamos de justicia por Melina Romero

Luego de que entregaran el cuerpo de la adolescente hallada muerta el martes pasado, la familia realizó ayer el velorio. Su madre habló del caso. Dijo que no fueron detenidos todos. La Justicia busca a dos prófugos. La madre rechazó la venganza.

Luego de que los forenses le entregaran el cuerpo de su hija y antes de comenzar a velarla en Caseros, la madre de Melina Romero pidió “justicia, no venganza propia” por el crimen de la joven asesinada tras salir de un boliche de San Martín donde había celebrado su cumpleaños. Ana María también aseguró que, aunque por el caso hay cuatro detenidos, uno de ellos conocido de la familia, “faltan responsables y los que están detenidos es porque tienen algo que ver, son lobos con piel de cordero; faltan uno o dos”. La mujer señaló que Melina “se tuvo que haber defendido; de cualquier manera no deja de ser un femicidio”. La joven, que fue velada a cajón cerrado “por el estado de descomposición del cuerpo”, según explicó su madre, será enterrada hoy en un cementerio de Pablo Podestá.

Después de que le entregaran los restos de su hija, Ana María contó que conocía a Toto, un joven de 16 años que está detenido por la presunta participación en el crimen de Melina. El menor fue identificado por la testigo clave como uno de los hombres que abusó y golpeó a la chica cuando quiso irse del lugar al que había sido llevada. La madre de Melina contó que a ese mismo joven “le pedí ayuda para pegar panfletos con fotos de mi hija por la aparición de Melina. Me dijo que me iba a dar una mano, pero que no quería quedar pegado en ningún quilombo. Eso me llamó la atención”. El joven, agregó, le pidió que le devolviera una prenda: “Había en mi casa una campera negra Adidas, con franjas en color flúo naranja, y Toto me dijo que era de él, así que, el día que estuvo en mi casa para buscar los volantes, le devolví la campera. Pero quedar pegado en un quilombo, no sé, porque nada que ver con lo que yo le estaba pidiendo”.

Ana María aseguró que sólo pide “que se haga justicia, no venganza propia. Que los culpables paguen y me gustaría que exista la pena capital” para casos como el de Melina. “Mi hija se tuvo que haber defendido, de cualquier manera no deja de ser un femicidio”.

Además de Toto, por el caso está detenido Elías Fernández, un joven de 18 años apodado Narigón; Joel Fernández, de 21, a quien llaman Chavito, y Javier Rodríguez, Pelado, de 44, y dueño de una casa en donde los investigadores creen que habría estado Melina la noche antes a ser asesinada. La Justicia también busca a dos prófugos, un hombre que habría conducido el auto en el que transportaron a Melina y otro que se habría presentado como “un padrino de Toto”.

El sábado pasado, alrededor de veinte expertos participaron de la autopsia realizada al cadáver de Melina, que había sido hallado el martes 23 de septiembre, casi un mes después de su desaparición, en un basural cercano al río Reconquista. Los peritos aseveraron que el cuerpo presentaba contusiones, una de ellas en la cabeza, y que la joven habría sido asesinada poco después de su desaparición, el 24 de agosto. Aunque descartaron que el cuerpo hubiera permanecido sumergido en el agua, los expertos realizarán pruebas para determinar si fue depositado allí donde resultó hallado o si, como indicó la testigo clave, inicialmente había sido arrojado al agua. Las pericias complementarias también deberán establecer si Melina fue violada, tal como asegura al hipótesis de la fiscalía.

El cuerpo de Melina fue encontrado el martes de la semana pasada en José León Suárez, a la vera de un brazo del río Reconquista. Estaba en posición fetal, en dos grandes bolsas de plástico negras. La joven había cumplido 17 años el sábado 23 de agosto, cuando fue a festejar con amigas al boliche Chankanab, en San Martín. Las cámaras de seguridad la registraron cuando llegó, a las 23.24, y cuando se retiró a las 6.46 del domingo junto a cuatro hombres.

La autopsia realizada a la joven no logró determinar la causa de la muerte debido al avanzado estado de descomposición del cuerpo, aunque sí dio cuenta de que recibió un fuerte golpe en el cráneo y otros en diferentes partes. Eso confirmó el testimonio de la testigo clave del caso, quien declaró haber visto cómo golpearon a la chica hasta matarla. Las pericias complementarias buscarán restos de semen en los tejidos preservados.

Compartir: 

Twitter
 

“Había en mi casa una campera negra Adidas, con franjas en color flúo naranja, y Toto me dijo que era de él.”
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.