CIUDAD › EL JUEZ VIENNA SE APARTó DE LA CAUSA DE LOS MONOS

"Todo tiene un límite"

El magistrado invocó "violencia moral" para dejar la causa, que ahora pasó al juzgado de Rodenas. "Algunos sectores -dijo- no elaboraron cuál es su función, dándole más importancia a una fotografía", en alusión a la imagen donde se lo ve con Paz.

 Por Lorena Panzerini

"Todo tiene un límite; y en este caso, ha llegado", expresó el juez Juan Carlos Vienna al resolver su apartamiento de la causa en la que durante dos años investigó a la banda de Los Monos y policías cómplices, a partir del homicidio de Martín "Fantasma" Paz. El magistrado advirtió que con su resolución quedan "abstractos" los planteos de recusación presentados por la defensa de algunos de los 37 procesados en la causa 913/12, que ahora pasó a manos de la jueza Alejandra Rodenas, quien deberá resolver si la acepta. Vienna se excusó de continuar con la investigación "prácticamente agotada", por sentirse víctima de "violencia moral", después de que la semana pasada comenzara a circular una foto panorámica de un estadio de box estadounidense, donde se lo ve muy cerca de Luis Paz, padre de la víctima cuyo hecho investigó hasta ayer. Esa imagen se sumó a la polémica de principio de año, cuando se conocieron planillas de Migraciones en las que figuran los viajes coincidentes entre Vienna y Paz a eventos deportivos.

En cuatro carillas, el magistrado resumió su accionar en la causa, los avales que recibió de fiscales, la procuración, camaristas y hasta de la Corte Suprema santafesina; y se inhibió de seguir interviniendo. El escrito fue firmado pasado el mediodía de ayer y se entregaron copias a los miembros del máximo tribunal provincial y al juzgado de Instrucción 5ª, a cargo de Rodenas.

"Siempre comprendí que las amenazas, el hecho de convivir con custodia policial, los intentos de desacreditación por parte de algunos sectores y la crítica formaban parte de los gajes del oficio del juez penal, sobre todo ante un magistrado que tiene más de 25 años en el Poder Judicial; por lo tanto, fueron absorbidas como `regla del juego'. Todo lo decidido fue desde un Tribunal imparcial e independiente", expresó el juez en un párrafo del escrito. Y continuó: "Pero en esta oportunidad, se intenta colocar a personas muy allegadas a mí para que sean auscultadas sobre aspectos menores, secundarios y hasta ajenos a la investigación, con el propósito de desacreditarme; y ello hizo que decida apartarme del proceso por violencia moral". En esas líneas, aclaró que "la investigación se encuentra agotada en el juzgado", aunque aún hay prófugos.

Vienna recordó que la investigación "está concluida"; y aclaró que es "una de las más importantes, históricamente, en la provincia". "Sólo resta resolver cuestiones singulares y realizar la admisibilidad de la requisitoria de elevación a juicio", dijo; y destacó: "Se contó con el invalorable aporte de la Corte, el procurador (Jorge Barraguirre), la presidencia de la Cámara Penal, los fiscales, y el poder Ejecutivo" provincial.

Al mismo tiempo, reflexionó: "Nuestro medio aún no está del todo preparado para realizar investigaciones de `criminalidad organizada' con plurales sujetos, imputados y delitos graves. Algunos sectores aún no elaboraron cabalmente cuál es su función, dándole más importancia a una fotografía, en contraposición con lo que significaron las acciones judiciales en relación a quiénes se procesó, a quiénes se detuvo, por qué delitos y qué acciones fueron más beneficiosas para la sociedad".

Sobre los abogados que lo recusaron, planteó: "Hacen una tarea muy bien remunerada y en función de ello, y de las presiones de los imputados, no tienen límites éticos. Pero forma parte de su trabajo: cuando no se pueden discutir los hechos atribuidos, se trata de perjudicar a funcionarios policiales que se comprometieron con la causa y de desprestigiar al juez".

Ocho meses después del homicidio de Paz (8 de setiembre de 2012), y a días de una seguidilla de crímenes que se iniciaron con el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero, líder de Los Monos, en mayo de 2013; Vienna inició una serie de allanamientos que terminó con varios detenidos. En febrero de este año, el juez procesó a 36 personas por asociación ilícita, entre los que hay una docena de policías de diferentes reparticiones.

Poco después, la causa tuvo muchas derivaciones y hasta se planteó en su momento que por la relación de los imputados con el narcotráfico, Vienna no debía intervenir. El magistrado, también fue blanco de un plan para asesinarlo, en marzo pasado, de parte de Aaron Treves, acusado por otro homicidio, y Germán Almirón, un policía que está imputado por facilitar la fuga de un integrante de Los Monos, en enero de este año.

La semana pasada, a tres meses de que la Cámara Penal rechazara la primera recusación a Vienna --por las planillas de Migraciones--, tres abogados de imputados en el expediente insistieron con el apartamiento, tras la aparición de la polémica fotografía. Antes de resolver ese nuevo planteo, el magistrado desistió de continuar con la causa.

El abogado Carlos Varela, defensor de Máximo "Guille" Cantero, principal imputado en el expediente, planteó que la Cámara Penal deberá resolver sobre las quejas planteadas en la recusación, por las que Vienna no se expidió. El letrado lanzó que "hay motivos que provocarían nulidades".

Compartir: 

Twitter
 

Vienna aclaró que "la investigación se encuentra agotada" en su juzgado.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.