SOCIEDAD › DENUNCIAN GATILLO FACIL EN LA CIUDAD

Los chicos del sur

En la zona sur de la ciudad, el gatillo fácil y la violencia social dejan “a los colegios sin sus pibes y a familias sin sus seres queridos”. Así lo detalló Santiago Asorey, docente en la escuela Nº 6, de la Villa 21-24, e integrante de un colectivo de docentes, vecinos y trabajadores que denuncian la violencia institucional y que ayer realizaron un acto en conmemoración del Día Nacional de Lucha Contra la Violencia Institucional. Asorey señaló a Página/12 que “a raíz de la necesidad de ayudarnos entre docentes”, desde finales del año pasado, y “luego de la muerte de muchos pibes de nuestras aulas”, a manos de las fuerzas policiales y balas perdidas, “armamos una red de trabajadores y docentes de las escuelas que necesitan denunciar las cosas que pasan, como pibes fusilados en sus barrios”.

La red busca “visibilizar las problemáticas relacionadas con la violencia social que para nosotros es lo mismo que violencia institucional”, explicó. “Decidimos impulsar las jornadas contra la violencia institucional en las escuelas del Bajo Flores y Barracas, para pensar soluciones desde adentro de la escuela”, señaló Asorey, quien agregó que buscan “conocer y recuperar, en un proceso doloroso y complejo para la comunidad educativa, las historias de estos chicos que nos mataron de forma violenta”.

En un comunicado, los docentes denunciaron la existencia de “zonas liberadas por las fuerzas de seguridad que terminan en el fusilamiento de los pibes, el abuso de poder por parte de las fuerzas de seguridad y su complicidad con los mercados criminales. La emergencia habitacional que concluye en incendios en conventillos, tomas y desalojos. La precarización y el vaciamiento en dispositivos de atención a la infancia y la adolescencia. La inacción del Estado ante el trabajo reglado sólo por la voracidad empresaria del lucro y la especulación que ajusta siempre en las condiciones de vida y de trabajo del trabajador, que nos generaron muertes de niños”.

El comunicado también repudia “la estigmatización recurrente de los grandes medios de comunicación en la cobertura, que sólo ayudan a reforzar la violencia en los barrios y forjar los estereotipos que acrecientan la desigualdad y la violencia. Etiquetas que ubican a las víctimas de la violencia institucional en el lugar de victimarios o víctimas sin una nueva vida posible”.

Los docentes pidieron “justicia por Ariel Villa, del Bajo Flores; Cinthia Ayala, de la Villa 21-24; Gonzalo Reynoso, de La Boca, y Brian Ayaviri, de Villa Lugano”, y reclamaron “justicia para todos los jóvenes asesinados en el sur de la ciudad”.

Frente a las condiciones de vida de los barrios, exigieron “a las autoridades políticas responsables garantizar el derecho a una vida digna, actuar con eficacia en la restitución, prevención y promoción de derechos. Implementar políticas públicas integrales e inclusivas”. Además, remarcaron que “la violencia social es violencia institucional” y concluyeron con la consigna “Ni un pibe menos, ni una bala más”.

Informe: María Fernanda Rezzano.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.